Decoración y diseño

BUSCAR EN ESTE BLOG

POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de cookies. Ver detalles aquí:

28 de octubre de 2011

Corazón de Padre POR BERNARDO STAMATEAS

Corazón de Padre  POR BERNARDO STAMATEAS

Hechos 27: 9-11, 33-35

El corazón tiene que volver de los padres a los hijos. Satanás viene a tu vida cuando estás pasando el momento de la prueba para quitarte, para que dudes de tu identidad de hijo; porque si dudás nunca disfrutarás de la herencia que, como hijo, te corresponde.
¿Cómo tener un corazón de padre?  Cuando digo padre, no sólo hablo de ser un padre natural sino de ser un padre espiritual, y no sólo de padre sino también de madre, porque cuando Dios se manifiesta lo hace a través de hombres y de mujeres.
Un padre espiritual no es un mentor, no es un maestro, es más que eso.
Padre espiritual es la persona que ha decidido invertir su vida en otros, a los que adopta como hijos.  Les enseña, los forma, los ayuda a salir de la inmadurez espiritual y lo lleva al crecimiento. El corazón de un padre espiritual está dedicado a levantar hijos, a los que les da dirección, les provee seguridad, les levanta la estima, los ayuda a encontrar su propósito.
Un padre espiritual es una mujer o un varón que tiene algo que los demás quieren tener; los mirás y decís: "cómo me gusta su vida espiritual", "cómo me gusta su manera de orar, su manera de dirigirse a los demás", "cómo me gusta como maneja sus relaciones interpersonales".
El padre espiritual es una persona que ha pasado por el desierto de la vida y ha afirmado su identidad de hijo, ha cobrado y está cobrando su herencia espiritual porque sabe que como hijo tiene derecho a la herencia y, cuando madura, está en condiciones de ser padre espiritual.
¿Por qué en el mundo hoy se escucha el clamor de un padre? ¿Por qué en todo lugar se está hablando acerca de la paternidad? ¿Por qué hay cursos donde se enseña a ser padres? ¿Por qué es tan importante?
Todos necesitamos cobertura de padre.  Casi la mayoría de los seres humanos ha tenido conflictos con su figura paterna, ya sea con su padre o su madre.
Una mujer me decía: "Cuando fui chica, iba corriendo hacia mi padre, me colgaba de su cuello y mi papá ponía sus brazos tensos, sus manos duras,  yo sentía que él me rechazaba, que no me quería abrazar; y eso fue por muchos años de mi vida, hasta que encontré al Señor y tuve la libertad de abrazarlo. Sentí tanta libertad de poder abrazar a Dios y sentir que no me rechaza como hija, así como lo hacía mi padre".
Nuestra vida es una búsqueda constante de cobertura espiritual y vamos a buscar un padre o madre de diferentes maneras. Por ejemplo:
-Hay hombres que no buscan casarse con una esposa sino con una mamá.
Una mujer que los atienda, que les sirva, que les diga qué ropa ponerse, cómo combinar la corbata, qué zapatos le quedan bien; llegan del trabajo y ellas tienen que tener la comida preparada.
Hablaba con un hombre en Nueva York que venía de una familia italiana y me decía: "yo me crié viendo a mi papá llegar del trabajo, sentarse a la mesa y todos nosotros salir corriendo, dejar todo lo que estábamos haciendo para atenderlo. Teníamos que ponerle las pantuflas en los pies para que no se cansara más, mi mamá haciendo la comida para mi papá, y si a él no le gustaban lo que había preparado, le daba otra comida porque él quería comer otra cosa.
Era el señor de la casa. Me crié de esa manera; debajo de la mesa de la cocina siempre poníamos el diario, pero cuando llegaba mi papá preguntaba ¿el diario donde está?, y estaba ahí nomás, pero mi mamá venía de la otra punta que estaba cocinando y tomaba el diario de debajo de la mesa y se lo daba a mi papá que estaba sentado ahí, porque  era el señor de la casa. Por lo tanto me busqué una mujer que fuera igual que mi mamá, que me sirviera, que me atendiera".
-Hay mujeres que buscan en un hombre un papá, un hombre que las defienda, que tome decisiones por ellas, que haga todo, que siempre la esté sacando de los problemas, que pague las cuentas, y que resuelva todos los asuntos.
-Hay hijos que buscan paternidad por ejemplo en las drogas, o en amigos muchos más grandes que ellos, para buscar el consejo que su padre no le dio.
-Hay hombres y mujeres que buscan la paternidad en una botella de alcohol, dicen que el alcohol es su consejero, tomando dos o tres copitas empiezan a hablar, y la botella está siempre ahí nunca se va, nunca los abandona, lo pueden tomar cuando quieren.
-Otras personas buscan paternidad en el dinero porque tener dinero les hace sentir seguridad, la seguridad que nunca sus padres le dieron.
-Mujeres que tienen relaciones extramatrimoniales buscando en el fondo la imagen del padre que no tuvieron, que perdieron o que nunca les dio amor; y cuando encuentran un hombre que tienen las características de su padre, creen que están enamoradas pero en realidad lo que buscan es la imagen paterna.
Todos estamos llamados a ser padres.Dios está restaurando el corazón de padre y en primer lugar lo está haciendo dentro de su reino. El quiere que  adentro de la iglesia estén los mejores padres espirituales para el mundo.
Por eso, Lucas 1:17 dice: "Antes de que venga el Mesías, antes de que venga el Señor, se va a restaurar el espíritu de Elías".
¿Qué tiene que ver Elías con la paternidad?
Es el espíritu que va hará  volver el corazón de los padres a los hijos.
Hoy tenemos problemas de paternidad porque pretendemos que los hijos se vuelvan a nosotros cuando somos nosotros los que nos tenemos que volver a ellos. Ese es el espíritu de Elías.
A Elías se lo relaciona  con la paternidad porque fue el único profeta que desató la doble unción a su hijo espiritual Eliseo.
Eliseo lo llamaba padre y cuando Elias se fue le dijo: "Padre mío, padre mío"; fue el único padre que tuvo la virtud de ministrarle a su hijo espiritual una doble porción.
Quiero decirte que cada vez que te pongas bajo la cobertura de un Elías, de un padre espiritual, recibirás r una doble herencia porque los Elías están preparados para darte doble herencia y harás  las cosas más rápidamente de lo que ellos la hicieron.
Hay un tiempo de aceleración de las cosas y ese tiempo viene cuando te ponés debajo de la cobertura de un padre espiritual que tiene la unción de Elías.
Aceleramiento de las cosas: lo que a él le costó años a vos te va a costar meses porque tenés doble unción y las cosas se hacen más rápido.
Metete bajo la cobertura de un Elías porque te dará doble herencia.
Para ser un padre espiritual tenemos que tener ciertas características:
  1. Un padre espiritual abre camino para sus hijos: Un padre  espiritual pelea batallas y obtiene victorias.
    Cada batalla que peleás en tu vida y obtenés victoria, tus hijos no la tendrán que luchar. Cada vez que ganás una victoria en el mundo espiritual tus hijos no van a tener que batallar con eso.
Por ejemplo:  -Si batallaste con el legalismo y venciste, hoy tenés una vida espiritual en libertad, tus hijos nunca más tendrán que batallar con el legalismo; pero si seguís batallando con el legalismo, seguís preguntándote cosas, seguís diciendo "no estoy de acuerdo", "no sé si es así o de otro modo" entonces todavía no tuviste la victoria y tus hijos tendrán  que luchar, tarde o temprano, con el legalismo.
-Si estas luchando con vicios y todavía no has tenido la victoria, tarde o temprano, tus hijos van a tener que volver a luchar con esos vicios.
-Si estás luchando con la depresión, tarde o temprano, tus hijos van a tener que volver a luchar y a pelear la misma batalla hasta que logren la victoria.
Yo trato con muchas mujeres y, especialmente maltratadas, veo como de generación tras generación fueron maltratadas, humilladas, victimizadas, y nunca tuvieron victoria frente al maltrato, por lo tanto sus hijas y sus nietas vuelven a repetir la historia.
Un padre debe pelear las batallas por sus hijos y obtener la victoria para que ellos puedan disfrutar de la herencia.
Debemos aprender a pelear nuestras batallas para que nuestros hijos puedan tomar el botín y repartirlo. Lo tenemos que hacer por nosotros y por ellos, porque después, ellos,  tendrán sus propias batallas, sus propias luchas.
Tal vez hoy estés peleando batallas en las que tus padres nunca tuvieron la victoria; tal vez tengas problemas económicos que tus padres también tuvieron porque nunca pudieron tuvieron victoria en la economía, por eso seguís batallando con eso. Y si no obtenés la victoria en el aspecto económico hoy en el nombre de Jesús, tus hijos y tus próximas generaciones van a tener que seguir batallando con lo mismo.
Tal vez estés batallando con la angustia, con la depresión, no te podés levantar de la cama y quizás, si hoy no tenés la victoria, tus hijos cada tanto van a caer en depresión y van a tener que luchar esas batallas. Si no vencés, tus hijos van a tener que luchar nuevamente. Abraham tuvo que salir de la tierra, porque Dios le dijo: "Sal de la tierra y de tu parentela" ¿Y adónde voy?, le preguntó. Dios le dijo: "Vos andá".
Abraham tuvo que usar de su fe, tuvo que salir, accionar, a pesar de que no sabía adonde iba a parar;  sin embargo Isaac, su hijo, nació en la tierra que su padre había conquistado y nunca se movió de ah, comió del fruto de esa tierra sin moverse, sin preocuparse, porque su padre había ganado la batalla anteriormente.Esto mismo le pasó a Salomón; David había batallado durante toda su vida, sin embargo Salomón tuvo un reinado de paz y la herencia que cobró, que le dejó su padre, que había acumulado, él la usó para hacer el templo para Dios. 
Nuestros hijos tienen que repartir el botín. Quiero decirte que en nuestra iglesia Presencia de Dios, vamos a ganar la ciudad para Cristo y nuestros hijos repartirán el botín. Ganaremos esta ciudad por nuestros hijos que cobrarán la herencia y que también lo disfrutarán en el nombre de Jesús. Hay poder en la cobertura de un padre y debemos esforzarnos para abrirle camino a nuestros hijos.Yo me hice sanidad interior y espero que mis hijas no tengan que renunciar a las mismas cosas que yo ya renuncié y obtuve la victoria. Tendrán que renunciar a sus cosas porque cada una tendrá su batalla, pero al menos yo no le cargue encima las batallas que no obtuve la victoria, por eso me esfuerzo cada día por batallar y tener la victoria.
Repetí:  Señor estoy preparado, para batallar y obtener la victoria porque le voy a dejar buena herencia a mis hijos. 
2-Un padre es un formador:Un padre trasmite carácter, mentalidad; un padre espiritual trasmite maneras de hacer las cosas.
Los hijos observan a sus padres espirituales aun cuando ellos no se dan cuenta y extraen habilidades para enfrentar sus propias batallas más adelante.
Pregunto: ¿querrán tus hijos ser iguales a vos? ¿Tener tus mismas características? ¿Repetir tu vida espiritual? ¿Les gustará a tus hijos tu vida espiritual?
Yo le digo a las mujeres: "si querés que tu hijo cambie, primero cambiá vos"; "si querés que tu hijo venga a la iglesia, primero cambiá vos", porque si tu hijo te ve como una mujer aburrida, depresiva, una vieja histérica y loca, ni loco vendrá a la iglesia. Pero si te está observando y está viendo que te estás levantando de la depresión, de la angustia, que saliste de la duda, que sos una persona de fe.  
¿Querrá tu hijo discípulo, querido líder, tener la vida espiritual que tenés vos o está con vos porque tiene que estar, porque no le queda otra, o está bajo tu cobertura y sos como líder un padre o madre espiritual? ¿Querrá imitarte? ¿Querrá orar como vos? ¿Le gustará verte adorar?
  1. Un padre espiritual es un cuidador. En 1 Tesalonicences Cap. 2 Pablo les dice: "cuando estuvimos con ustedes los tratamos con ternura como una madre que cuida y cría a sus propias hijos".  Pablo vuelve a colocarse en una figura femenina y dice "los criamos, los tratamos con ternura, como una mamá que cuida y cría a sus propios hijos".
La palabra ternura significa: "los mantuvimos abrigados, les dimos un ambiente de paz y de amor". Hablé hace poco con una mujer que me decía que estaba asustada, se quiere ir de su iglesia porque no aguanta más y su pastor la maldice, la persigue, le hace llamados telefónicos maldiciendo su vida porque se quiere ir.
El que maldice tu vida no es un padre espiritual, porque un padre espiritual no maldice sino bendice; y si te está maldiciendo alejate, andate de ahí, buscá la cobertura de un padre espiritual que te ame, que te bendiga, que te renueve, que te tome de la mano y que te haga salir adelante. Andate de los lugares donde te maltratan, donde te maldicen.Un padre espiritual te da un ambiente de ternura, te abraza, te cuida, te abriga, te cubre, te da paz y amor.
  1. Un padre espiritual afirma. Afirmar es dar identidad a nuestros hijos espirituales, es ayudarlos a ver quienes son como personas. Tenés que seguir afirmándolo hasta que madure y hasta que se transforme en un padre espiritual; no podés soltar a ese hijo espiritual hasta que no haya madurado.
Alguien dijo hace muchos años que los hijos de Dios somos muy buenas parteras pero no sabemos cuidar, los hacemos nacer y luego los dejamos abandonados, por eso hay tantas personas apartadas del camino del Señor.
Debemos aprender a estar a su lado hasta que la persona crezca, y si esa persona no quiere crecer entonces sacarle la paternidad e ir con una persona que sí quiera crecer - porque tampoco vas a tener un hijo que hace cincuenta y ocho años que está en el evangelio y todavía pretende que lo sigas llamando por teléfono-
Hablaba con una chica que me dijo: "hay un muchacho que siempre me dice cosas lindas, y yo no sé si me estoy enamorando de él o me gusta lo que me dice, porque yo necesito esas palabras". Hay gente que se confunde, escucha palabras lindas entonces cree que esa persona lo ama, o ella está amándolo.
Todos necesitamos ser afirmados, ser alentados. Y nuestros hijos -tanto espirituales como naturales- necesitan escuchar afirmación de nuestra parte, porque de otra manera se irán  detrás de aquel que les diga una palabra dulce y, como no tienen discernimiento, no van a saber si lo están manipulando o lo está amando.
Si en tu barca no le das afirmación a tus discípulos, si no le decís "yo te voy a tomar de la mano, te voy a acompañar, te voy a sacar de esa depresión, voy a orar por tu vida, para que puedas arreglar tu vida matrimonial, para que tus hijos vengan a Cristo..." si vos no los afirmás , cualquier otro lo va a afirmar y el otro que lo haga tal vez no tenga muy buenas intenciones.
Tenés que aprender a tomar a tus hijos espirituales y decirle: "yo creo en vos"; "sé que vas a hacer cosas grandes, sé que vas a llegar lejos, sé que lo vas a lograr, sé que todo lo que hagas saldrá bien" Animalo, fortalecelo.
El que comenzó la buena obra la va a terminar, y siempre tenés que saber eso delante de tus hijos, Dios comenzó una buena obra en ellos -ya sea espirituales o naturales- y la va a terminar sí o sí, porque el que afirma es Jesucristo.
5-Un padre espiritual pone límites, exhorta.Exhortar es corregir, es guiar, es decirle a lo malo, malo y a lo bueno, bueno.
Si no fuera así, te pasará como a Elí, que era un sacerdote permisivo con sus hijos, él sabía muy bien que sus hijos tenían relaciones sexuales en el templo con todas las mujeres que venían, y no hizo nada.
A veces nos pasa eso con nuestros hijos. El otro día alguien me preguntaba: "¿qué hago, lo dejo ir? No! No tenés que ser permisivo, tenés que saber poner límites también a tus hijos. Hay cosas que sí y cosas que no, y estoy hablando de cosas naturales pero, específicamente, de cosas espirituales.
Si viene tu hijo espiritual y te propone algo que no está de acuerdo con lo que Dios dice, tenés que saber exhortarlo y en amor.
Elí sabía lo que estaban haciendo sus hijos pero nunca los corrigió y por eso perdió el sacerdocio. El hombre murió y no pudo ver nada, porque la unción fue trasmitida a Samuel que estaba ahí, esperando.No hay nada más hermoso que ser padre espiritual pero para serlo hay que tener corazón de padre.
6- Un padre siempre tiene en abundancia. Si entendés que en este ministerio hay padres espirituales, no te vas a mover de acá, porque sabés que donde hay un padre espiritual hay herencia para tu vida, que tenés que cobrar, disfrutar y hay un botín que tenés que repartir.
Eliseo se le pegó a Elías y lo seguía para todos lados. Elías le decía: "quedate acá" pero Eliseo le respondía: "No, yo voy con vos". Se lo volvía a decir y volvía a responderle lo mismo; porque Elías tenía herencia espiritual.  Eliseo dijo: "Esa doble porción del espíritu que vos tenés te la dio Dios para mí y no me voy a separar de vos hasta que no tenga tu herencia".
Eliseo imitó, copió a Elías, hizo lo mismo, no inventó, no se le ocurrió a él algo; como hijo espiritual vio lo que hacía Elías y repitió lo mismo. Vio que con la capa golpeó el agua y se dividió en dos,  cuando Elías fue llevado, Eliseo tomó la capa golpeó el agua y se abrió en dos, porque a un padre espiritual hay que imitarlo (si le está yendo bien, no lo critiques, imitalo porque harás el doble de lo que él hizo).
Satanás en el desierto no solo quiere robarte la identidad de hijo sino también la adoración de hijo y, eso quiere decir que, cuando estás mal no podés cantar, no podés adorar.
Génesis 15:1 Dios le dijo a Abraham, te voy a dar muchas riquezas y él le dijo "Para qué quiero riquezas si no tengo hijo"
Porque Abraham tenía mentalidad generacional y no pensaba sólo en él, decía: "Para qué me sirve la riqueza si no tengo hijo a quien heredársela".
¿Para qué te sirve la riqueza espiritual si no tenés hijos espirituales a quien enseñarle? ¿Para qué te sirve la revelación del Padre si cuando te morís esa revelación se muere con vos?
Abraham le dijo: "dame un hijo o me muero, qué me importan las riquezas".
Debemos aprender a clamar por eso:
"Señor dame hijos porque quiero dejar herencia para la gloria de Dios".
Dios me dio una revelación que me impactó:
Cuando Moisés era bebé y estaba en el agua porque su mamá desesperada lo había metido en una cesta, la hija de Faraón tomó al bebé y lo tenía en sus brazos pensando qué haría con el bebé.  Y dijo: "tráiganme alguien que me lo críe". Y vino la mamá de Moisés que estaba esperando que le dieran la oportunidad, entonces la hija de Faraón se lo dio a su propia madre para criarlo.
La hija de Faraón representa el sistema, a los padres que no saben criar a sus hijos; a los empresarios, que tienen grandes empresas, pero que no saben qué hacer con sus empleados que cada día están más enfermos con estrés, con depresión y con angustia; a los sistemas políticos que no saben qué hacer con la gente que está llena de depresión y están buscando a alguien que les críe a los hijos porque no saben cómo criarlos.
Y de pronto se levanta en un costado la iglesia, la madre, que somos nosotros y dice: "Tráiganmelos a mí, yo sé como los voy a criar, porque los voy a criar en el camino del Señor". Dios te ha llamado, iglesia, a ser padre y madre espiritual de aquellos que no saben ni siquiera donde están parados.
Señor:  Danos corazón de padre, de madre, ayúdanos a criar hijos en la fe de Jesucristo.
Clamá por hijos espirituales, para repartir la herencia. Dios no le dio un hijo a Abraham, le dio una nación de hijos.  Dios te dará  naciones para que seas padre y para que discipules.
Dios dará un corazón de padre a aquellos que lo pidan.
 Decile: Señor quiero ser un padre espiritual,  un padre que exhorte, un padre que edifique, un padre que levante, un padre que afirme, que cuide con ternura.
Señor dame hijos espirituales o me muero, quiero dejar herencia. Quiero ser como Elías que dejó una doble porción del espíritu. 
Pastor Bernardo Stamateas





No hay comentarios: