Decoración y diseño

BUSCAR EN ESTE BLOG

POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de cookies. Ver detalles aquí:

13 de agosto de 2013

La risa, la alegría y el gozo por Bernardo Stamateas

La risa, la alegría y el gozo
por Bernardo Stamateas



Filipenses 3:13-14: "Hermanos, no pienso que yo mismo lo haya logrado ya. Más bien, una cosa hago: olvidando lo que queda atrás y esforzándome por alcanzar lo que está delante, sigo avanzando hacia la meta para ganar el premio que Dios ofrece mediante su llamamiento celestial en Cristo Jesús".
Filipenses 4:4: "Alégrense siempre en el Señor. Insisto: ¡Alégrense!".
Esta palabra resulta oportuna ante el lamentable incremento de personas que padecen distintos tipos de enfermedades, algunas incluso de carácter terminal. En la actualidad hay más gente enferma y uno de los motivos es el aumento del estrés. El estrés es el disparador de todas las enfermedades. La buena noticia es que existen tres emociones que nos permiten hacer frente al estrés:

1. La risa.
Esta emoción, que es la más básica, dura el mismo tiempo que dura un chiste o una anécdota, ya que uno comienza a reírse pero luego deja de hacerlo. La risa siempre es sanadora. La Biblia dice que "Dios va a poner risa en nuestra boca". Cabe aclarar que cuando hablo de risa no me refiero a la risa de aquella persona irresponsable y negadora de la realidad, sino a la emoción de corta duración que todos necesitamos activar. No hay que confundir la risa con la ironía, que es el enojo expresado. Por ejemplo, imaginate que te quemaste las manos y las comenzás a mover de un lado al otro. Si alguien te preguntase: "¿Te duele?", probablemente le responderías: "¡No!, ¡es que a mí me gusta agitar las manos...!". Tal como expresé anteriormente, la risa es la emoción más básica pues nace de algo gracioso.
¿Qué es un hombre sobre un burro?
¡Un burro de dos pisos!
¿Cuál es el animal que después de muerto da muchas vueltas?
El pollo asado.
Si repitiera varias veces los mismos chistes ya no te causarían risa. Un psiquiatra le aconsejó a un hombre que sufría de una depresión muy profunda que pasase todo el fin de semana en el circo entreteniéndose con el payaso estrella de la función. El hombre, compungido, se puso a llorar y le dijo: "Trabajo ahí, doctor. Yo soy ese payaso". Uno puede tener risa por fuera pero tener tristeza internamente. ¡Tenemos que reírnos más!

2. La alegría.

Como la risa no siempre alcanza, hay un nivel de emoción más profundo: la alegría, que es una emoción que no tiene un objeto que la dispara. La alegría es un estado emocional que se activa en cualquier momento porque nace de una interpretación positiva de la vida. Personalmente creo que a medida que crecemos más alegría vamos activando, ya que dejamos de preocuparnos por muchos aspectos y comenzamos a darle un sentido positivo a otros.
La Biblia dice: "El corazón alegre hermosea el rostro", y en el versículo anterior Pablo había dicho: "Les ordeno y les insisto: ¡Alégrense!". Lo anterior muestra a la alegría como un estado emocional constante producto de una manera positiva de ver la vida. Cuando uno está alegre se activa en principio el niño interior ya que este estado nos remonta a la infancia, etapa de la vida donde predominaba esta emoción.
El predicador Billy Graham siempre cuenta la anécdota de cuando llegó a un pueblo y le preguntó a un niño dónde quedaba el correo. El niño le explicó que quedaba a unos cien metros. El pastor lo miró y le preguntó: "¿Querés que yo te diga cómo llegar al cielo?"; al instante el niño le respondió: "Señor, si usted no sabe dónde queda el correo, ¿cómo me va a decir dónde queda el cielo?".

Hay un libro que recopiló planteos y demás manifestaciones que los niños le hicieron a Dios. A continuación voy a compartirte algunas de ellas:
"Querido Dios, gracias por mi hermanito, pero yo te había pedido un perro".
"Querido Dios, estudiamos que Thomas Edison descubrió la luz, pero la iglesia dice que fuiste vos. Yo creo que él te robó la idea...".
"Querido Dios, a lo mejor Caín y Abel no habrían peleado si hubieran tenido una habitación para cada uno. Con mi hermano me llevo ahora muy bien".
"Querido Dios, seguro que para vos es dificilísimo querer a todo el mundo. En mi casa somos solo cuatro y yo no lo logro".

Cuando uno se encuentra en un estado de alegría no sólo se activa esa parte infantil, sino que además uno le resta importancia a la gente tóxica y a sus comentarios negativos. Si alguien te agrede y te dice: "¿Vos sos medio tonto?", respondele: "Un momentito, medio tonto no, ¡soy tonto completo!". Cuando un periodista le preguntó a Donald Trump si era millonario, él le respondió: "Lo voy a demandar. No puedo permitir que digan que soy millonario siendo billonario". Si te dicen: "¿Estás más gorda?, ¡parecés embarazada!", respondeles: "Sí, es que me embarazó un cuarto de helado de chocolate". Si alguien te dice que se te está cayendo el pelo, vos replicá: "No, ¡me está creciendo la frente!". La alegría te libera de los maltratadores.
Las personas que desarrollan este estado de alegría tienen una buena estima porque saben reírse, y ese nivel de positividad los hace incluso ganar más dinero. Daniel Goleman realizó un estudio por el cual arribó a la conclusión de que los empleados felices transmiten su emoción a los compradores y entonces estos terminan gastando más dinero. El pastor Joel Osteen, quien lidera la iglesia más grande de los Estados Unidos, siempre está contento. En uno de sus libros cuenta que en cierta ocasión fue a comprar un pasaje de avión y la mujer que lo atendió le preguntó: "¿Señor, por qué está tan sonriente?". Él le respondió: "Quizás se deba a que soy alegre, simplemente...", y recibió el pasaje que le emitió la mujer, notando que le había otorgado un asiento en primera clase y no en clase económica como había pedido. Cuando el pastor quiso aclararle a la mujer el error, ella le respondió: "No hay ningún error, señor. Se lo regalamos nosotros porque necesitamos más gente como usted en este mundo lleno de tristeza". ¡A las personas alegres les va mejor en la vida!

Se comprobó que las personas alegres, además, responden mejor a las situaciones que se les presentan. Hay tres maneras de responder: la constructiva, la crítica y la indiferente. Por ejemplo, si una persona comenta que consiguió trabajo alguien alegre le respondería constructivamente: "¡Qué bueno!, ¡te felicito!". Una persona que respondiese críticamente le diría: "Y... vas a trabajar como un condenado, te van a pagar poco y te van a echar en cualquier momento". Una persona que respondiese de una manera indiferente diría: "Ah qué bien... Me duele la cabeza, me tengo que ir". Se descubrió que la gente con un estado de alegría responde constructivamente y por eso la retienen más en su empleo. En un trabajo, aunque te digan que es por reducción de personal, siempre te despiden por tu carácter.
Otro punto para destacar es que las personas alegres son más creativas, les va mejor y llegan más lejos. Mary Callender trabajaba limpiando en un restaurant cuando le pidieron que prepare postres. Ante esta situación ella pensó: "Puedo amargarme o hacer los mejores postres que pueda". Tan buena recepción tuvieron sus tortas entre los comensales, que abrió su propia cadena de restaurantes. Actualmente tiene más de ciento diez sucursales.

3. El gozo.

Salmos 126:2 asegura que Dios pondrá risa en tu boca. Preparate para escuchar chistes y vivir situaciones graciosas. Además de la risa, que es una emoción necesaria, Dios te va a dar la alegría que hermosea el rostro. Recordá que un corazón alegre también se sana. Sin embargo, hay una emoción más profunda aún: el gozo. A diferencia de la risa y la alegría, el gozo es un poder espiritual que Dios ha puesto dentro de vos. Este poder se activa cuando sabés que Dios está con vos.
Tenés que saber, además, que el gozo del Señor siempre trae milagros. Cuando Jesús vio a un paralítico, le dijo: "¡Ánimo!, tomá tu lecho y andá". En otra ocasión, cuando estaba caminando en medio de la tormenta, Jesús expresó: "¡Ánimo!, soy yo". El Señor mencionó la palabra "ánimo" porque cuando vos sabés que es Él quien está al lado tuyo, se activa el gozo y de esta manera, tomás tu lecho y salís caminando.
Para activar el gozo necesitás adorar y alabar al Señor. Quizás digas: "Yo no tengo motivo para estar con gozo", pero quiero decirte que mientras el motivo de la risa es un chiste y el de la alegría es una interpretación positiva de la vida, el motivo del gozo es que Dios está a tu lado como poderoso gigante. Hay gente que dice: "Me voy de este trabajo porque está maldecido". ¡Eso no es cierto! Tenés que saber que donde estés, está la bendición. No hay lugar maldecido para vos porque "Mayor es el que está conmigo que el que está en contra mío". ¡El gozo del Señor es tu fortaleza!

Antes de que Josafat fuera a pelear Dios le dijo que alabara. Su ejército comenzó a alabar y el enemigo se destruyó porque el gozo de Dios trae al Señor a escena. Tu gozo trae el milagro. Dice el salmo: "Este es el día que el Señor hizo para que me gozara en Él". En cada día hay un milagro escondido que solo lo capturan los que se gozan en el Señor y saben que Él está con ellos.

La risa y la alegría te curan, pero el gozo es un poder espiritual que constituye tu fortaleza. Este poder es a su vez un clima espiritual. Las personas que asisten a la iglesia por primera vez suelen percibirlo de manera muy clara. Cuando estaba en la cárcel Pablo escribió la carta a los filipenses y expresó: "Estoy orando por ustedes para que Dios les de sabiduría y revelación". Aunque se encontraba en un lugar que no era de su agrado, él dijo: "Me gozo porque hay gente que al verme preso con dicho gozo se animarán a ir por más". En otras palabras, él les estaba diciendo: "Si tengo gozo estando preso, ¡cuanto más podrán hacer ustedes para servir a Dios!". El apóstol siguió escribiendo en Filipenses: "Algunos predican por envidia, para añadir aflicción a mis presiones". Mientras Pablo estaba preso, algunos religiosos cuestionaban qué habría hecho para que siendo un hombre de Dios, terminara encarcelado. Sin embargo, no había gente ni cárcel ni circunstancia difícil que atase a Pablo, porque él tenía la presencia del Señor. En tal sentido dijo: "Si me matan, me voy con Cristo que es mejor". Aunque estaba preso en lo natural, Pablo estaba libre, porque cuando caminás con la presencia de Dios en tu corazón, Su gozo es tu fortaleza. Esta es la razón por la cual el apóstol dijo: "Alégrense y gócense en el Señor. Estoy preparado para la pobreza, la riqueza, la salud y la enfermedad porque todo lo puedo en Cristo que me fortalece".

La principal causa de muerte en el mundo es por alguna afección cardíaca. El veinte por ciento de los fallecimientos por estas causas se deben a la hostilidad y furia que han ido acumulando esas personas a lo largo de sus vidas. Por ejemplo, hay mujeres que fueron maltratadas, guardaron su dolor y terminaron enfermándose. La Biblia dice: "Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón". Yo digo que nuestro corazón es como una valija. ¿Qué es lo que guardamos en nuestra valija? Tenemos que revisarla cada día para asegurarnos de que en primer lugar estamos guardando nuestro corazón. David dijo algo glorioso: "En mi corazón he guardado Tu Palabra para no pecar contra tí". El corazón es entonces una valija para que guardes la presencia de Dios y Sus promesas. Jesús dijo: "Tomad mi yugo, mis palabras, porque mi valija es ligera". Cuando te pesa es porque llenaste mal la valija. Cuando Dios te llena de Él, tu vida se vuelve ligera. Cada vez que te llenes de Su Palabra caminarás con un corazón lleno de gozo. David tomó cinco piedras y enfrentó a Goliat. ¿Por qué tomó cinco piedras y no veinte, por ejemplo? Porque él dijo: "Esto va a durar cinco piedras, no más". Una persona con gozo le pone fecha a la pelea y sabe que termina en cualquier momento porque Dios y Su Palabra están con él.

¿Qué hay guardado en tu corazón? ¿Hostilidades?, ¿falta de perdón? El pastor Osteen estaba escalando una montaña, y cuando estaba por abandonar, un muchacho bajó y le dijo: "¡Estás más cerca de lo que pensás!", y se fue. Quizás quieras dejar todo, pero hoy el Señor baja de la montaña para decirte: "¡No abandones, estás más cerca de lo que pensabas!".
Cuando guardás una palabra de fe en tu corazón este comienza a caminar con el gozo del Señor y este gozo, a su vez, trae los milagros de Dios para tu vida. Necesitás más gozo y para ello tenés que abrir tu corazón, sacar a tus seres queridos y dejar solo al Señor y Su Palabra. Cuando Dios llene tu corazón con Su Palabra aquellos que te quieren te lo van a agradecer, porque el amor del Señor los invadirá y Su Victoria los cubrirá a ellos también. Por ese motivo Jesús dijo: "Si alguno ama primero a su madre, padre o hijos, no es digno de mí". No estaba diciendo que hay que odiar a los seres queridos, al contrario. Jesús quiere ser el primero en tu corazón para que así Él pueda gobernar tu vida y así bendecir también a tu familia.
Tenés que reírte más y ser alegre. ¡Divertite! Una terapeuta italiana que trabaja con psicóticos cuenta que el secreto de su éxito fue entender a aquellas personas que padecen demencia y divertirse con ellos. Seguramente el Señor se divertirá con los seres humanos por todo lo que hacemos. Dios te va a restaurar la risa, la alegría y el gozo, ese clima espiritual que nadie te podrá quitar. ¡El gozo es el poder del Señor!
Hay tres tipos de bendiciones: la privada, que vas a disfrutar solo vos; la pública, de la que se van a enterar los demás; y la masiva, que todo el mundo conocerá. Dios te va a honrar en lo privado, en lo público y en lo masivo porque Él es bueno y para siempre es Su misericordia.
"El gozo de Jehová es mi fortaleza. Todos me han abandonado, pero Cristo estuvo a mi lado y sé que en nada seré avergonzado pues en mi corazón he guardado Tu Palabra para no pecar contra ti". Recordá: "De la abundancia del corazón habla la boca". Pensá lo que escribís en las redes sociales y lo que hablás en secreto, y sabrás lo que hay en tu corazón. Tu verdadero carácter surge cuando nadie te ve. El rey David decía: "Señor, que las palabras de mi boca y la meditación de mi corazón sean todas en honor a ti". No hables mal de nadie, ni siquiera internamente. ¡Que tus palabras sean todas en honor a Él!
Con la autoridad que tengo en Cristo, declaro que todo cáncer se seca. Declaro toda artritis, artrosis, reuma y problemas en los huesos lejos de tu cuerpo, en el nombre poderoso de Jesús. Declaro sanidad sobre todo problema neurológico, todo quiste y toda soriasis. Declaro ahora en el gozo del Señor que te habita, que todo lo que te ha deprimido y afligido no tiene arte ni parte en el clima de Dios. Declaro que las puertas que se te cerraron se abrirán. Los árboles crearán aplausos de alegría porque el Rey de gloria entrará antes que vos y donde pises, Dios marcará territorio sobre tu vida. Declaro que el Señor llenará de risa tu boca, de alegría tu corazón y de Su gozo todo tu ser. Declaro que toda palabra mala que ha salido de tu boca queda cancelada. Declaro que tus oídos, tu boca y tus ojos obedecerán Su Palabra. Declaro que a tus hijos no los tocará la droga ni el alcohol, así como tampoco se apartarán de la presencia de Dios. Declaro que serás como el árbol plantado en las aguas del Espíritu, y todo lo que hagas te saldrá bien. Amén.

No hay comentarios: