Parecida...¡pero diferente!

BUSCAR EN ESTE BLOG

16 de junio de 2008

Autotransformación y longevidad

Lo que Ud. dice, interesa a la gente. Lo que Ud. es, los inspira....
Lo que usted cree, piensa que es y lo que piensa sobre cómo las co­sas deberían ser, son sus propias creencias sobre uno mismo y sobre el mundo que nos rodea. Las creencias actúan como las lentes por las cua­les vemos la realidad. Es la concepción que cada uno hace o el signifi­cado que le da a las cosas. Usted cree que el mundo es así y que la ma­yoría debería pensar igual que usted. Toda la gente guía sus vidas en función a estas creencias, que fueron hechas muy temprano en la vida y son como hipnotizados por ellas. Hacen de esas creencias una profecía que se autocumple. Vivimos aprisionados por las culpas del pasado y por los miedos del futuro.

Usted es su mejor Terapeuta.
Las creencias nos provocan sentimientos de odio, ira, resentimien­to, competencia ilimitada, autoexigencia, sentimos superiores o inferio­res, separación, hábitos negativos, adicciones y enfermedades, etc.
Estas son también causas de envejecimiento prematuro y todo inci­de en nuestra imagen externa.
Todo está tan íntimamente relacionado, que resulta paradójico y hasta cómico que pretendamos recuperar la salud y la belleza con la simple aplicación de cremas o procedimientos quirúrgicos, o sólo con yoga o control mental, o cualquier otro recurso, aisladamente.
El orgullo y la rigidez mental producen también tensión y rigidez en nuestro cuerpo. La depresión, el odio, el rencor se manifiestan total­mente en nuestro rostro, en nuestra salud, creatividad y ganas de disfru­tar de lo que tenemos y de lo que podríamos ser.
La posibilidad de desarrollar el potencial humano no es para una elite o grupo selecto de privilegiados, sino que ESTA AL ALCANCE DE TODOS, no requiere más que de su decisión de cambiar, de mejo­rar, de relacionarse, de progresar, y por sobre todas las cosas, de desa­rrollar y utilizar su capacidad física, emocional, intelectual y espiritual al máximo. Desarrollar el potencial humano es un nivel de evolución.
Cuando hablamos del potencial humano nos referimos a todos los recursos que cada uno de nosotros tiene y de los que "no nos damos cuenta".
Desarrollar el potencial humano significa un cambio de paradigma, en el que adoptamos otras estructuras de pensamiento, nuevas actitudes y comenzamos a trabajar sinérgicamente con todo lo que nos rodea. Nos da poder, libertad y capacidad de elección.

Nuestros pensamientos y actitudes crean nuestra realidad.
¿Puede ver el poder que tenemos? .. Podemos crear para bien o pa­ra mal. Es tiempo de estimular el pensamiento y tomar responsabilidad de nuestros actos y lo que causan a nuestro entorno.
Si se pudieran enseñar estos principios en las escuelas, sobre cómo pensar, cómo usar nuestras mentes y la responsabilidad individual sobre los propios actos, en una palabra, desarrollar el potencial humano desde muy pequeños, ¿se imaginan el mundo que estaríamos creando? ...
Se aplicaron en los últimos años, con mucho éxito, planes de supera­prendizaje y supermemoria, que lograron, con niños y adolescentes de escuelas públicas normales, elevar el coeficiente intelectual, un aprendi­zaje más rápido y comprensión más profunda, equiparable a los chicos superdotados.
EL AMOR, LA ALEGRIA Y EL PERDóN nutren a todos nues­tros órganos y comienzan a curar nuestras enfermedades.
La mayoría de los problemas que tiene la gente hoy se originan en echar LA CULPA A LOS DEMAS, en el EXCESIVO CRITICISMO y
en los RESENTIMIENTOS. .
Ver las maneras en las que nos amamos y las maneras en las que no nos amamos y las consecuencias de esto en nosotros, en nuestro en­torno, nuestra salud y nuestro cuerpo, influye directamente en la AUTO ESTIMA. No podemos pedir que otros nos den lo que nosotros mismos no nos damos.
El punto de poder está en el presente. El pasado ya pasó y el futuro lo estamos construyendo hoy con nuestros pensamientos, actitudes y ac­ciones. Podemos elegir libremente cambiarlo. .
Se hace florecer el sentimiento del perdón hacia uno mismo y ha­cia los demás,
cicatrizar el pasado, dar y recibir amor, disfrutar de lo
que se tiene, aumentar la creatividad, la autoestima y capacidad para elegir más claramente las opciones y oportunidades que se nos presen­tan.
]Es importante recalcar, que lo que impulsa a transformar una ac­titud pasiva y contemplativa en una activa y de participación en la vida, al mismo tiempo, se evitan conflictos y enfermedades modifi­cando la actitud, pudiendo también detener, prevenir y revertir las
situaciones, síntomas o fracasos que pocas horas antes nos agobia­ban, separaban y destruían.
El éxito que obtenemos en la práctica es el resultado de la instru­mentación de todas las técnicas y no de la aplicación de alguna, aislada­mente.
No podemos pretender que otros cambien cuando no estamos dispuestos a cambiar nosotros.
No podemos esperar amor de los otros si no nos amamos y cui­damos a nosotros mismos. La misma forma en que nos tratamos y en que procedemos con nosotros mismos también la empleamos con los demás.
Si un amigo nos hiciese la mitad de las cosas que nosotros nos ha­cemos, sería razón suficiente para separarnos de él.
De acuerdo con estos principios, lo que manifestamos fuera, es só­lo un espejo o reflejo de lo que somos y hacemos dentro de nosotros.
Esto explica, en parte, los resultados que obtenemos y porqué se nos acerca la gente que nos rodea. Esa gente es atraída por nosotros con nuestros pensamientos y actitudes. Esto cumple una ley natural: "Igua­les atraen iguales".
La imagen que ve es la que tienen los extraños la primera vez que lo ven a usted. ¿Está dando la imagen de un ganador?
Lo que usted proyecta es lo que usted no quiere de la vida, a esto llamamos incongruencia. ¿Es congruente su imagen de afuera con lo que usted aspira a tener o ser? ..
En este mismo instante, mírese en el espejo más cercano. --¿Qué es lo que ve?
Si se presenta como un perdedor, usted recibirá muchas oportuni­dades para perder.
Preséntese a sí mismo como un ganador, y grandes oportunidades golpearán a su puerta.
Preste atención no sólo a su actitud, sino en cómo se presenta ves­tido, cuáles son sus pensamientos y actitudes, qué es lo que quiere lo­grar y ... ahora sí, tendrá usted libertad, capacidad y poder para elegir lo que realmente quiere lograr en su vida.
Todo dice algo de usted y es un mensaje que usted está enviando al que todos le responden de todas maneras. Hágalo concientemente y por elección.
Y para terminar le decimos: Si no es ahora ¿cuándo?

Autotransformación y longevidad
Rivka Bertisch

No hay comentarios: