Decoración y diseño

BUSCAR EN ESTE BLOG

POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de cookies. Ver detalles aquí:

15 de junio de 2008

Deja de postergar tu felicidad

Cuando deje de buscar que alguien me salve, me salvaré. Cuando deje de buscar que me cuiden, me cuidaré. Cuando deje de buscar que me den, produciré. Cuando deje de buscar a alguien que falla, triunfaré.

Todos los seres humanos queremos ser felices y es la búsqueda central de nuestras vidas. Dios nos creó para ser felices y encontramos la felicidad al satisfacer las necesidades.
Hay cuatro necesidades básicas que todo ser humano tiene:
1- La necesidad física: de estar plenos la satisfacemos comiendo sano, haciendo gimnasia y cuidándonos.
2- La necesidad emocional: se alcanza plenitud con intimidad. Cuando una persona intima con sus amigos, hijos, padres, hermanos, con la gente que añade valor a su vida, se siente pleno y feliz. Sin intimidad no hay felicidad emocional.
3. La necesidad intelectual: se satisface con crecimiento, aprendiendo sabiduría, expandiendo la mente.
4. La necesidad espiritual: se satisface sirviendo a Dios y buscándole cada vez más, alcanzando la plenitud en el área espiritual.
Satisfechas estas cuatro áreas seremos felices.
Muchas veces no somos felices y es porque estamos ocupados tratando de serlo con las cosas equivocadas y no tenemos tiempo de estar con nuestros hijos, con nuestra familia, leer un buen libro, congregarnos, buscar del Señor.
Gusto no es necesidad.
Le preguntaron a muchas personas que estaban al borde de la muerte: “Si pudiese poner marcha atrás y sanar su enfermedad, ¿qué cambiaría de su vida?”El ciento por ciento de las personas dijeron: “Pasaría más tiempo con mi familia, con mis amigos, aprendería más”.
Marketing es una teoría creada que inventa necesidades y las vende como inevitables de satisfacer. Por ejemplo: Las publicidades relacionan la venta de productos con el placer y la felicidad.Los jóvenes van a bailar y beben creyendo que permitiéndose “esos gustos” serán felices pero al acostarse siguen con su corazón vacío, porque la necesidad emocional se satisface con intimidad. Otras personas dicen: “Me compré este perfume, merezco darme el gusto.” Y viven dándose “gustitos”, compran buena ropa, de marca, pero siguen vacíos porque felicidad no se logra satisfaciendo los gustos sino las necesidades.En los bailes no hay intimidad por eso no son felices; mirando televisión, informándose con revistas tontas, superficiales, creen satisfacer el área intelectual pero no crecen.
La clave de la felicidad es satisfacer mis necesidades.
Muchas parejas se casan y nunca se ven, entonces ¿para qué se casaron?Padres que perdieron a sus hijos porque no dedicaron tiempo para estar con ellos, lo ocuparon satisfaciendo los gustos y quedaron vacíos. Por eso, aunque se dan todos los gustos, aumenta el suicidio, la locura, la depresión.
SÉ LA MEJOR VERSIÓN DE TI MISMO
· Si el eje de tu vida se organiza para satisfacer las necesidades, serás feliz y llegarás a la mejor versión de ti mismo.
· Cada vez que tomes una decisión o salgas con alguna persona, pregúntate si te ayudará a ser la mejor versión de ti mismo.Cuando te cuidas en las comidas y haces ejercicios eres la mejor versión de vos mismo en el plano físico. Cuando intimas con gente que añade valor a tu vida eres tu mejor versión en el plano emocional.Cuando lees, investigas, creces, aprendes eres tu mejor versión en el plano intelectual.
La gran mentira de esta cultura de satisfacer los gustos hace que olvidemos las necesidades. La gente tiene un montón de amigos pero no intima con nadie, escucha un montón de cosas que no le hacen crecer en nada, comen todo lo que quieren pero no comida sana.
Muchas personas son abnegadas y el abnegado sacrifica sus necesidades por satisfacer las del otro. Ser abnegado es ser terrorista de mis propias necesidades satisfaciendo los caprichos de otro; es postergarse y dejarse para lo último. El abnegado vive ayudando, dando, salvando a los demás y espera que alguien, alguna vez le de las gracias. Dice: “Todo lo que yo hice y me pagan así…”, “Con todo lo que yo ayudé y nadie me llamó”, “Con todo lo que dije y ni una flor me mandaron, no importa “pero en el fondo está resentido".

Extraído y adaptado de Alejandra Stamateas

1 comentario:

Ana Belio dijo...

Suerte en este tu nuevo blog.

Un fuerte abrazo.