Parecida...¡pero diferente!

BUSCAR EN ESTE BLOG

6 de junio de 2008

Madurez no es perfección

Hay muchas personas que están estancadas en sus emociones, que padecen por largos años depresión o tristeza.La persona que se estanca en una emoción no puede seguir creciendo, está como encarcelada, dominada por la emoción que no le permite pensar positivamente.
Según investigaciones, se sostiene que el ser humano del futuro será muy capaz de dar respuestas lógicas a los problemas pero incapaz de que esas respuestas sean prácticas, le costará mucho superar los desafíos emocionales, lidiar con sus dolores y protegerse emocionalmente, por eso se expondrá, cada vez más, a las enfermedades síquicas o sicosomáticas.La depresión, los trastornos de ansiedad y las enfermedades sicosomáticas ocupan el primer lugar en este siglo.
Estadísticamente somos más inteligentes, más trabajadores, tenemos más disposición, logramos todo más rápidamente, sin embargo, no podemos responder a nuestras crisis emocionales.Por encuestas realizadas, se llegó a la conclusión de que las sociedades de hoy se componen por seres humanos que no saben disfrutar de la vida, que no pueden levantarse cada mañana honrando la vida, que no saben valorar el día y agradecer el estar vivos y permanecen encarcelados por las emociones negativas que los oprimen y no les permite valorar lo que está por delante.
Cada día tenemos una nueva oportunidad de hacer lo nuevo, agradezcamos por eso.
Para salir de la cárcel de las emociones, debemos:
Madurar: La madurez requiere de un proceso que no es rápido, debemos aprender a aceptar que el tiempo pasa y transcurrirlo.A veces no tenemos paciencia con nosotros mismas, queremos ser maduros “ya”, salir de la circunstancia “ya”, y no aceptamos el proceso ni valoramos lo que nos ocurre en él.
Madurez no es perfección, la perfección es inalcanzable, por eso una persona madura no es perfecta.

No hay comentarios: