Parecida...¡pero diferente!

BUSCAR EN ESTE BLOG

25 de diciembre de 2008

Feliz Navidad



Es difícil precisar cuando comenzó a celebrarse la Navidad tal como la conocemos hoy. Lo cierto es que las costumbres, mitos y leyendas que se le fueron sumando a lo largo de los siglos provienen de muchos países diferentes.
Tampoco se conoce el día exacto del nacimiento de Jesús, aunque se sabe que fue durante el reinado de Herodes. A mediados del siglo IV, el Papa Julio I estableció la fecha del 25 de diciembre, día próximo a muchas fiestas del solsticio de invierno que se celebran en la antigüedad.
La aparición de Papá Noel también llamado Santa Claus, Sinterklaas o Pere Noel, según el país,
así como la tradición del árbol navideño o la representación del pesebre, son costumbres que
provienen tanto de la leyenda como de la realidad.
La figura de Papá Noel por ejemplo, está inspirada en la vida del obispo de Mira - en la actual
Turquía - conocido hoy como San Nicolás, que fue muy popular por su bondad y generosidad con
los pobres. Buena parte de la tradición del árbol de navidad, en cambio, tuvo su origen en una
leyenda europea: se dice que durante una fría noche de invierno, un niño buscó refugio en la casa
de un leñador y su esposa, que lo recibieron y le dieron de comer. Durante la noche el niño se
convirtió en un ángel vestido de oro: era el niño Dios. Para recompensar la bondad de los
ancianos, tomó una rama de un pino y les dijo que la sembraran, prometiéndoles que cada año
daría frutos. Y así fue: aquel árbol dio manzanas de oro y nueces de plata.
Fue San Francisco de Asis quien popularizó la costumbre de armar un pesebre. En su viaje a
Belén, en el año 1220, quedó asombrado por la manera como se celebraba allí la Navidad.
Entonces, cuando regresó a Italia le pidió autorización al Papa Honorio III para representar el
nacimiento de Jesús con un pesebre viviente. A partir de ese momento, la tradición se extendió por Europa y luego por el resto del mundo.
Hoy Papá Noel, el arbolito y el pesebre son los símbolos universales de la Navidad. Tan
universales como la costumbre de desearles a todos y en todas partes, felices fiestas.
En el siglo XII la tradición católica de San Nicolás se expande por Europa, mezclándose con
celebraciones similares.
En el siglo XVII: Emigrantes holandeses llevan la tradición a Estados Unidos. En España se convierte en los Reyes Magos, desde allí se difunde hacia Latinoamérica.
En 1087, los restos de San Nicolás son llevados a Bari, Italia, donde se construye una iglesia en su nombre. Curiosamente en Italia quien trae los regalos de Navidad no es San Nicolás sino una bruja buena.
El pesebre: La escena que representa el nacimiento de Cristo se fue completando con el paso del tiempo. A principios del siglo IV aparece Cristo en un pesebre y había solamente una vaca y un asno. A fines del siglo IV se agregan una estrella y la Virgen María. Sólo a partir del año 431, con el Concilio de Efeso, aparece en el centro de la imagen. En el siglo V el Papa San León estableció que eran tres los Reyes Magos que fueron a adorar al niño guiados por una estrella: Melchor, Gaspar y Baltasar y llevaron oro, incienso y mirra.
Papá Noel: El escritor inglés Clement Moore, imaginó a Papá Noel en un trineo tirado por ocho renos, Antes de esto, Papá Noel repartía sus regalos a pie, o montado en un caballo. Su figura no siempre tuvo la imagen universal que hoy conocemos. En 1931 una marca de gaseosas le encargó al diseñador Haddon Sundblom que dibujara a un PAPA NOEL para su campaña navideña. Luego ya nadie lo imagino de otra forma.
¿Por qué adoramos el árbol?
Cuando en invierno los árboles perdían sus hojas, los germanos los vestían para que los espíritus
buenos que en ellos habitaban regresaran pronto. Los adornos más comunes eran manzanas o
piedras pintadas, eso fue el origen de los adornos. Las bolas de cristal se incorporan alrededor de
1750 en Bohemia.
Todas estas tradiciones han pasado de país en país, con diversas modificaciones y costumbres,
según las regiones. Lo importante es que la Navidad congrega a las familias y une los afectos de
los seres humanos.