Parecida...¡pero diferente!

BUSCAR EN ESTE BLOG

28 de octubre de 2011

Fe para quebrar obstáculos Por Bernardo Stamateas

Fe para quebrar obstáculos
Por Bernardo Stamateas  

 Marcos 2: 1-5
Frustración es el obstáculo que no permite alcanzar una meta.  Cuando la piedra es inamovible y no sabemos qué hacer, pueden pasar dos cosas:
1.  Que no enojemos, nos de bronca, o
2.  Nos de tristeza y larguemos todo.
El resentimiento caracteriza a la persona frustrada y es producido cuando el dolor o enojo queda estancado en su vida por mucho tiempo sin poder resolverlo.

Los jóvenes de la historia se encontraron con un obstáculo, no pudieron entrar porque había muchísima gente. Podrían haberse enojado, sin embargo subieron al techo y bajaron al paralítico. Dice la Biblia: “Jesús viendo la fe de ellos le dijo al paralítico –que no tenía fe- “hijo tus pecados te son perdonados”.
Jesús vio que no se detuvieron frente a la frustración sino que actuaron en fe.
Para tener fe ilimitada debo romper los siguientes obstáculos:
1- Cuando muera a la gente, nacerá mi fe.
No esperes nada de la multitud; cuando seas desilusionado entrarás al nivel de fe inquebrantable.
Mientras sigas llorando por lo que te hicieron, dijeron, cómo te trataron, nunca tendrás fe indestructible.
Mientras sigan lastimando tu corazón, ofendiendo, humillando, tocando la fibra íntima de tu ser, no nacerá la fe inquebrantable.
Fe inquebrantable nace cuando
nadie toca tu corazón, la gente ha muerto y entras al nivel donde Dios te levantará.
Cierto día Jesús dijo una palabra y todo el mundo lo dejó; se dirigió a los discípulos diciéndoles: “Ustedes también se van a escandalizar cuando vaya a la cruz.”
Pedro dijo: “No Señor, nunca te negaré” (Eran las once de la noche).
Jesús respondió: “Cuando suene el gallo (la trompeta,  señal de la noche) tres veces me vas a maldecir”.
A las cuatro de la mañana, Pedro estaba maldiciéndolo por tercera vez.
Experimentar la desilusión de la gente hará que conozcas a Dios que actúa cuando nadie hay a tu alrededor porque El es tu fuente.
2- Debo potenciar mi fe con otros.
Cuando nadie te lastime, te juntarás con tus compañeros de ruta y sumarán la fe y el paralítico se levantará.
No les importó la multitud, sabían que Jesús les daría  el milagro.  Vienen días donde estaremos conectados los unos con los otros porque
Fe + Fe +Fe =
paralíticos levantados,
familias sanadas, avivamiento sobre la ciudad, en el Nombre de Jesús.
Nos uniremos y potenciaremos en fe y no habrá techo, ni multitud, que frene el poder de Jesucristo.
Cuatro modelos para relacionarse con los demás:
1- No soy nada, vos sos maravilloso. Es el co dependiente que idealiza a los otros.
2-Soy maravilloso, vos una basura. Es el agrandado, “Sólo yo he quedado”, “Sólo yo sé orar”.
3-Soy una porquería y vos también. Ven todo negativo, no creen en nada: “¡Esto se pudre”.”La vida es una porquería”.
4-Sos maravilloso, y soy maravilloso. El que está listo para ver el milagro de Dios porque se conecta con la gente.
“Vos maravilloso, yo maravilloso y Dios nos juntó para ver su gloria”. Eso unirá al cuerpo de Cristo. “Somos maravillosos porque Dios es grande y juntos cargaremos con el que no puede caminar para que  sea uno de nosotros”.
3- Fe es para todo. Romanos 1:17 “El justo por la fe vivirá”.
La palabra Vivir  (del original, “chayá”) significa:
-Disfrutar la vida. “El justo por la fe disfrutará la vida”.  Para disfrutar necesitás fe.
-Vivir felizmente. “Por la fe el justo vivirá feliz”. Es infeliz porque no tiene fe.
-Florecer “El justo por la fe florece”. La gente que está marchita no tiene fe.
-Estar animado. “El justo por la fe estaráanimado”. Vivir con miedo, con duda, con incredulidad, desmotivado, es falta de fe.
-Recuperar la salud.
De diecinueve milagros registrados en los evangelios del ministerio de Jesús, catorce fueron por fe.  El justo por la fe recupera su salud.
-Vivir ininterrumpidamente.
Para tener una vida larga, necesitarás fe.
Sólo necesitamos fe.
Transitamos la vida por tres fases:
      I-        Al nacer, el espíritu está muerto, separado de Dios. 
La Biblia dice que estamos esclavos de nuestros pecados y delitos.
Al recibir a Jesucristo, el Espíritu Santo da vida a nuestro espíritu y renace, entonces podemos conectarnos con el Señor.
1.  Dios tratará con nuestra mente  para hacernos libres de las locuras, los problemas. Cambiará el sistema de pensamiento, las creencias y pasar a la tercera fase.
1.  Ser libertador.  Ya no necesitaré que me liberen,  estaré libre para libertar a otros.
Los cuatro del pasaje buscaban el milagro porque ellos ya habían sido liberados y eran libertadores. Dios tratará tu vida, como el barro en las manos del alfarero, para ser un libertador de la ciudad, del país y de las miles de personas que necesitan de Jesucristo.
¿Qué es la fe?
Hebreos 11:1 “Es la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve”.
Certeza (hipostasis en el original), es una palabra legal, literalmente: “título de propiedad”.
Por ejemplo si compro un terreno, cuando pago me dan el título de propiedad. Es imposible llevar el terreno en el bolsillo, pero el título de propiedad es la garantía de que soy el dueño.
La fe es tener el título de propiedad.  No posees título de propiedad de algo que no existe sino de lo que existe, te pertenece y está en tu posesión.
Cuando Satanás toca a tus hijos decí:
“No podés  porque tengo el título de propiedad sobre ellos”.
Cuando quiera tocar tus finanzas le dirás: “Mis finanzas son bendecidas, mi casa es de Cristo porque tengo el título de propiedad, mi fe”. El diablo no te tocará.
Podrá sacarte el terreno pero teniendo fe no te tocará porque tuya es la autoridad al declarar en fe:
“He creído que por las llagas de Cristo soy sano”,
“He creído que Dios me dará más abundantemente de lo que he pedido”,
“He creído que mi padre me acompaña todos los días”.
Cuando bajas tu fe, perdés el título de propiedad y el diablo entra a tu vida para hacer lo que quiere. ¿Qué evidencia el título de propiedad?
2 Pedro 1:3 “Su divino poder al darnos el conocimiento de Aquel que nos llamó por su propia gloria y potencia, nos ha concedido todas las cosas que necesitamos para vivir como Dios manda”. Dios nos ha dado TODAS LAS COSAS.
Ver. 4: “Dios nos ha entregado preciosas y magníficas promesas”. El título de propiedad es mi fe puesta en las promesas de Dios que me pertenecen.
 ¿Cómo hacer para que la fe crezca?  La fe viene por el oír y debo usarla.
Tendré fe cuando la Biblia, libros, escuche casetes, CDs en todo lugar. Menos radio, menos televisión, menos basura y más Palabra de Dios. La Biblia no dice que la fe viene “por haber oído” sino por el oír hoy,  “La fe es la certeza” ahora.
Los pastores hemos enseñado que la fe era para momentos de emergencia, en crisis y está muy mal; fe es lenguaje de todos los días y al practicarlo todo se transforma porque la fe está incorporada en el problema. A estos hombres no les apareció la fe cuando vino Jesús, ya la tenían. La fe es como una semilla que debemos ejercitar todos los días.
Cuando Jesús dijo que “era como un grano de mostaza que puede mover el monte”, se refería a que ya estaba incorporada. Usándola crecerá, se hará un árbol y después un bosque.
La usaré en cosas chicas primero y cuando lo reciba pediré algo más grande.
Noe por fe preparó el barco en el fondo de su casa.  Hay cristianos  que oramos mal al decir: “Decreto por fe que obtendré tal cosa...” Porque, ¿te preparaste para recibirlo? ¡Prepárate!
Demostrá que tenés fe y estás preparado para el cumplimiento de la promesa.
Los tiempos de preparación no son perdidos sino invertidos. Dios levantará una generación que será conocida por su fe. No sabemos como se llamaban los cuatro que bajaron al paralítico, pero no tiene importancia, sabemos que era gente de fe. La generación futura tendrá una motivación para darle lo mejor al Señor.
Fui esclavo, Dios me hizo libre y me llevará a ser libertador de los demás; no a recibir sino a impartir, a liderar, a discipular, a  evangelizar, a dar, a extender, a ministrar.
Seré de la generación que hará las cosas más locas, nadie nos detendrá porque nuestra fe  llega donde está el Maestro y recibir lo que conquistamos por fe.

No hay comentarios: