Parecida...¡pero diferente!

BUSCAR EN ESTE BLOG

28 de octubre de 2011

Quebrando el poder de la desilusión para siempre POR BERNARDO STAMATEAS

Quebrando el poder de la desilusión para siempre POR BERNARDO STAMATEAS

 2 Reyes 8 :1-6
Todos hemos pasado por la desilusión.
Desilusión es una de las emociones más difíciles que una persona puede experimentar y viene cuando hay una traición.  El diccionario dice que "traición" es la falta que se comete quebrantando la fidelidad o la lealtad que se debía guardar o tener.
Es decir, cuando me relaciono con la gente siempre se establece un ideal y si ese ideal se rompe, me desilusiono.  Hay ideales explícitos y otros implícitos. Cuando estoy con un amigo pongo un ideal en él, espero que me ayude en los momentos difíciles o tal vez que me acompañe en los alegres; cuando estamos en pareja, en un trabajo, establecemos ideales que, cuando se rompen, viene la desilusión.
Hay tres modelos de desilusión:
1-Ilusión, desilusión, nueva ilusión.
Por ejemplo espero que mi amigo me ayude cuando me vaya mal, esa es la ilusión o ideal. Y cuando me va mal, mi amigo no me llamó, me desilusiono y digo: "No es la persona que yo pensaba". Entonces construyo una nueva ilusión ya sea con la misma u otra persona.
Mucha gente pasa por esta etapa varias veces.
2-Ilusión, desilusión, dolor.
Me desilusiono porque mi amigo no me acompañó en el momento difícil, quedo herido y nunca más me ilusiono con nadie.
Muchos estuvieron ilusionados, esperando algo de alguien, y cuando les vino la desilusión dijeron: "Nunca más, nadie me va a desilusionar, no me volverán a lastimar".
Estas personas no tienen amigos, quedan aislados, en una fase de desconfianza, que ya no pueden vincularse quedando atascados en esa desilusión. Y esto les ocurrió a muchos con iglesias, pastores, y dijeron "nunca más voy a creer ni me ilusionaré".

3-Ilusión, nueva ilusión, súper ilusión, gloriosa ilusión.
Es el modelo de Dios que tengas una ilusión y ésta te lleve a una gran ilusión, y la gran ilusión a una súper- maxi-archi- mega gloriosa ilusión. Desilusión es la señal de que pasamos a otro nivel de madurez.
Cuando te desilusionas con un líder, con una persona, un trabajo o situación, está indicando que pasarás a un nuevo nivel de madurez.  El problema no es ilusionarse sino con quién nos ilusionamos y la desilusión indica que lo hicimos equivocadamente.
La desilusión se irá para siempre de mi vida cuando aprenda con qué, cómo y con quién debo ilusionarme.  Dios levantará una iglesia con gente que nunca más se desilusionará de nadie ni de nada.
Cinco Principios para ilusionarnos:
1-Mi ilusión no está en las palabras de la gente sino en la Palabra de Dios.  Cuando Jesús iba caminando sobre el burrito, la gente le gritaba "Hosanna" y la misma gente más adelante le gritó "Crucifícale". Jesús siguió de largo porque nunca se ilusionó con las palabras de la gente.
Cuando te ilusiona lo que la gente promete o dice, mañana los mismos te desilusionarán, pero si lo que te ilusiona no es la voz de hombre sino del Padre Celestial, nunca te vas a desilusionar; la gente miente, pero el Padre no es hombre para que mienta. Lo que El dice, lo hará; lo que prometió, se cumplirá; lo que puso en tu corazón, se hará, porque la tierra pasará, los cielos pasarán pero la voz del Señor, sus Palabras nunca pasarán.
Estoy ilusionado con lo que Dios ha hablado, porque dijo: "Todo lo puedes en Cristo" Eso me entusiasma. Dijo "Caerán miles y diez miles pero a ti no te tocarán. Todo lo que pises te lo daré; Yo estaré contigo todos los días, todas las horas, los segundos hasta que venga a buscarte o partas para estar conmigo".
Toda la gente de Dios tuvo una Palabra que se entusiasmaron con ella. Abraham dejo toda su familia por una Palabra: "Vete de tu tierra y de tu parentela a la tierra que yo te mostraré".
Moisés sacó a dos millones de esclavos de Egipto por una palabra de Dios: "Sácalos, Yo estaré contigo".
Necesitamos ilusionarnos con la voz del Señor y no nos desilusionaremos. Nunca debemos tomar burla y persecución como algo personal, porque no es a nosotros sino persiguen la palabra que está en nuestro corazón y Satanás lo detesta.
El sembrador salió a sembrar y tiró la semilla, pero la persecución la ahogó. Satanás sabe que si te ilusionas con una palabra, él nunca podrá desilusionarte, por eso quiere quitarte la Palabra.
Si nos mantenemos en las palabras que salieron de la boca de Dios, nadie nos desilusionará jamás porque la Palabra se cumple siempre.

2-Mi ilusión no está donde la gente me pone, sino donde Dios me puso.

Soy favorecido y bendecido. Dice la Biblia que nos ha sentado en lugares celestiales con Cristo
Estoy levantado por la sangre de Cristo, que me puso arriba y nadie me puede bajar; estoy reconocido, sentado a la diestra y eso me tiene que ilusionar.
No necesito un título, ni doctorado, ni que me nombren apóstol, mesías o patriarca, estoy sentado en lugares celestiales, se quién soy en Cristo y eso me entusiasma, motiva, ilusiona; ya no estoy abajo sino arriba; ya no estoy atrás sino adelante.
El ángel le dijo: "María muy favorecida, tendrás un hijo".Se piensa que María fue favorecida al tener Jesús pero, en realidad, porque fue favorecida lo tuvo.
Enseñanza: Dios te pone arriba primero, y cuando sabes que estas favorecido, bendecido, entonces podrás parir cosas grandes para Dios.
No sos grande porque pariste sino que pariste porque estás bendecido en lugares celestiales.
Nadie puede recibir nada grande de Dios hasta que no crea que está resucitado con Cristo.
No es lo mismo resucitado con Cristo que levantado de los muertos. Lázaro fue levantado.
La diferencia es que, levantado salió de la tumba y se volvió a morir porque el cuerpo con el que fue levantado era el mismo y lo comieron los gusanos.El único resucitado fue Jesús que salió de la tumba con un cuerpo incorruptible, inmortal y eterno.
Pablo toma esa imagen y dice: "Ahora que estoy sentado arriba, no fui levantado de los muertos (no tuve uncambio cosmético), he sido resucitado con Cristo, entré en una nueva dimensión a la cual no puedo volver atrás, porque Dios puso eternidad, poder en mi vida. No vengo a ser levantado de los muertos me he dado cuenta que he sido resucitado con Cristo, no hay manera de volver atrás porque lo que Dios ha hecho en mí es totalmente nuevo y para siempre."
Podes comenzar otra vez el día que lo decidas.
El justo se cae pero vuelve a levantarse para estar sentado en lugares celestiales que siempre Dios puso, a Su diestra.
El lema tiene que ser: "lo haré otra vez, no me importa".
Pablo estaba solo, en la cárcel, atado con un soldado, no podía salir a predicar, pero sabía dónde estaba sentado en el espíritu, estaba en lugares altos con Cristo y escribió "Timoteo", "Filipenses", "Efesios", cartas con las que trajo avivamiento.
Aunque el diablo te meta en la cárcel más putrefacta y te saque todo lo que tengas, si sabes donde estás sentado, siempre habrá un recurso de Dios para que alcances tu sueño.
Lo importante es que digas: "Diablo mi cuerpo está en la cárcel pero mi espíritu esta en los lugares celestiales con Cristo, no necesito que nadie me levante para ilusionarme porque estoy arriba, por eso lo intentaré otra vez, no importa lo que me suceda, me levantaré de nuevo".

3- Mi ilusión no está en las situaciones que vivo ni en la gente que se burla de mi, sino en El.
Tu ilusión tiene que estar en el Señor. Pedro estuvo toda la noche y no pescó nada, volvió con la barca vacía y Jesús le dijo: "Boga mar adentro y echa las redes". Pedro estaba desilusionado porque puso su ilusión en la pesca, y Jesús le cambió el foco y haciendo que ponga la ilusión en la Palabra. Pedro obedeció, tiró la red y ésta se rompía, llamó a otra barca y eran dos las que se hundían por la cantidad de peces. Cuando ponés tu ilusión en El, irás con una barca vacía y volverás a tu casa con dos barcas que se hunden de bendición.
Había diez mil y Felipe le dijo a Jesús: "Despídelos, no tienen que comer". ¿Crees que nadie tenía nada para comer? Cuando se enteraron que estaban juntando comida, todos guardaron la que llevaban, se hicieron los disimulados; pero un nene sí dio lo que tenía: cinco panes y dos peces. El niño dio en fe, -no necesitamos una gran fe elaborada, con la fe de un niño alcanza para un milagro-.
"Comieron y sobraron doce cestas" y el niño se llevó esas cestas a su casa.
Todos los que te trataron como un niño, que te descalificaron  y que se burlaron de tu fe, delante de sus narices verán a doce hombres de Dios trayendo la bendición a tu casa, verán la multiplicación..
Elías estaba en el arroyo porque Jezabel lo perseguía, y los cuervos le traían carne de la casa de Jezabel.
Del mismo lugar donde te persiguen, Dios traerá abundancia para tu vida.
4-Mi ilusión no está en lo que la gente ve, sino en mi visión.

Tu ilusión no tiene que estar en la televisión sino en la visión.
No creas en lo que la gente dice, ni en lo que ve de tus circunstancias.
Ilusiónate con la visión y el sueño que Dios puso en tu corazón; te lo ha dado para mostrar que El es bueno y que tiene los recursos para que lo alcances.
Por eso sueña lo mejor que puedas para tu vida, avanza rápidamente el casete de tu mente diez años hacia delante y mírate con el sueño cumplido.
Nunca crecerás más que tu visión.
Tu visión no nace de televisión sino de Dios.
Que tu visión no esté puesta en lo que la gente ve ("qué mal que estas", "te echaron del trabajo", "te sale todo mal", "estas enfermo") sino en lo que Dios ha dicho que hará contigo.
Elizabet estaba embarazada de seis meses de Juan el bautista, y vino María embarazada del Señor y cuando la saludó el niño saltó en el vientre; porque lo que está dentro tuyo saltará de gozo ante la presencia del Salvador viniendo a tu encuentro.
Cada vez que El se revela a tu vida lo que está dentro tuyo revive y salta.
José estaba en Egipto, se murió su padre Jacob y lo enterró con sus antepasados, Abraham e Isaac.
Pero cuando José estaba por morir, le dijo a sus hijos que no quería que lo pusieran en esa tumba, sino que sus restos fueran llevados a la tierra de bendición. Hasta muerto José tenía un sueño, hasta soñaba con sus huesos.
La Biblia dice los ancianos soñarán sueños. Si no tenés sueños para Dios estás muerto directamente, tu ilusión tiene que estar en la visión que Dios te ha dado y la cumplirá.
5-No me ilusiono en lo que siento, sino en lo que experimento con El.

Si me tratan bien me siento bien; cuando me tratan mal me siento mal.
Tu ilusión no tiene que estar en lo que sentís sino en la experiencia con Dios. Pablo dijo: "Demás me abandonó, Alejandro me persiguió, otro me lastimó, en mi defensa me dejaron solo, pero El estuvo conmigo".
Mi ilusión no está afuera sino en lo que  experimento con Dios, lo que vivo en la fe del Hijo de Dios que murió por mi y vive dentro de mi corazón.
Cuando te levantes estaré contigo, cuando camines estaré contigo; cuando peques estaré contigo, cuando pases por el fuego estaré contigo, dice el Señor Y por las aguas estaré contigo, en momentos alegres estaré contigo y en los otros también.
Me entusiasma tener una experiencia con el Señor, adorarle, encontrarme con El, no con lo que siento.
Estaban en la tormenta, Jesús se levantó y dijo: "Calla y enmudece". Pedro se sorprendió y dijo: "Quién es éste que hasta la tormenta se le sujeta"
En las crisis se revelará con algo nuevo en tu vida y en bendición con algo conocido.
Cuando Josué fue a tomar Jericó el ángel del Jehová se le apareció como guerrero -tal era Josué-; cuando Pedro tiró las redes y no pescó nada, Jesús se le apareció como pescador.
En un tiempo de bendición, te dará una experiencia  conocida, pero en dificultad será de una nueva manera.
Si no hay unción se busca la emoción y dura un momento, pero en la unción hay experiencias que ilusionan para siempre.
Hubieron experiencias claves vividas con el Señor que marcaron tu vida en un antes y un después, experiencias gloriosas, sublimes que giraron tu cabeza y, otras menores pero sublimes en el Espíritu.
Libérate de la emoción para entrar en la experiencia con el Señor.

Una persona que ha estado con el Señor es cambiada para siempre, pero el que ha perdido la experiencia se desilusiona porque su ilusión estaba fuera.
He tenido la necesidad de orar que el Señor venga pronto a buscarnos y al hacer esa oración una voz dentro mío dice: "Hay trabajo por hacer, hay muchas almas que están destinadas a la condenación eterna" La Biblia dice que el que no tiene al Hijo se va lejos del Hijo y eso es el infierno".
Infierno no es un fuego que quema sino estar la eternidad sin una experiencia con el Señor.
Estoy convencido que evangelismo no es un método sino algo natural que nace de una experiencia con Él.  Orá:
Señor dame una experiencia, me desato de las palabras de la gente, de donde me han puesto, de las situaciones, de mis emociones y me ato a tu Palabra, me ato a Ti, al sueño, a tu Presencia y declaro que nadie más me desilusionará.
Profecía: Estas vivo, Dios está aquí, sana a los enfermos, levanta al caído, calibra tus pies hacia el propósito, hace de tu casa su habitación, de tus manos un instrumento, ajusta tu visión hacia la meta, fortalece tu corazón, corre de tu vida a tus enemigos, trae bendición desde los lugares insospechado. Hoy afirma el propósito que Dios puso dentro tuyo. "No hay nadie que te hará frente, Yo estaré contigo donde vayas, sólo ilusiónate en Mi, dice el Señor, tómate de mi mano y deja que mi Espíritu te ilusione, te motive, te entusiasme. Cuando te aburras vendré con algo nuevo, y cuando te alejes  iré a buscarte; cuando caigas te levantaré, porque donde Yo estoy sentado estás sentado tu también. Lo que te fue quitado volverás a tenerlo a la hora correcta, con la gente correcta, en la situación correcta,  se te devolverá y todas las pérdidas que hubo en este tiempo se te devolverán y añadirán. Hijito, hijita no temas, Yo soy Jehová de los Ejércitos y te fortaleceré con el poder de mi mano. Nadie te podrá hacer frente, lanza y espada he puesto en tus manos y escudo de fe en tu diestra. He puesto paz en tus pies y donde camines soltarás mi paz y mi bendición será contigo por siempre y siempre".
Pastor Bernardo Stamateas












No hay comentarios: