Parecida...¡pero diferente!

BUSCAR EN ESTE BLOG

28 de octubre de 2011

Cómo levantarme después de perder todo. POR BERNARDO STAMATEAS

Cómo levantarme después de perder todo. POR BERNARDO STAMATEAS
Rut 1:14-18
Siete maneras de levantarse:

1º.- Soy el ciento por ciento responsable de mi vida.
Decido qué pensar, qué sentir, qué hacer.
El 99% de los fracasos corresponde a personas que tienen el hábito de excusarse.
Cuando renuncio a todas las excusas entro en control de mi vida.
Para que Dios te levante después de perder todo asumí el 100% de responsabilidad. 
Nadie dirige tu vida, sólo vos.
La gente se excusa porque no entiende la siguiente fórmula:
evento + reacción = resultados.
Por ejemplo:
Gustavo me regala cien pesos -evento-,
los tomo y malgasto -reacción-,
quedarme sin dinero es el resultado.
Nina me regala doscientos pesos -evento-, los ahorro, invierto -reacción-
y mañana tendré dinero -resultado-.
En el primer caso, no puedo echar la culpa al evento por el resultado, porque dependió de mi reacción.
Basta de quejarte.
Una reacción negativa tiene resultado negativo, y no hay culpa en el evento sino en la reacción. Asumirlo implica poder controlar tu vida y permitir que Dios te lleve a niveles de abundancia.
El que se queja en realidad no quiere resolver el problema y además se queja con quien no puede solucionar nada. Por ejemplo, te va mal en el trabajo y te quejas a tu esposa. ¿Qué puede hacer ella? Nada. O, te va mal en el matrimonio y te quejas en el trabajo. ¿Qué puede hacer tu compañero de trabajo? Nada.
El que se queja en el lugar incorrecto es miedoso, teme correr un riesgo tomando una decisión.
Basta de poner excusas.
Luis Pasteur era miope. Beethoven, sordo. Franklin Roosevelt  en el año 1921 sufrió poliomielitis, quedó inválido -nunca más pudo caminar-, ocho años más tarde fue gobernador de New York  y en 1932 fue presidente de los Estados Unidos.
Dios se le reveló a Abraham a los noventa y nueve años. ¡No hay excusas!
 La excusa es una explicación que te das a vos mismo para tener tranquilidad. Cuando mueran las culpas, las quejas, las excusas asumirás el 100% de responsabilidad sobre tu vida, tendrás el control y Dios empezará a tratarte  y levantarte. Rut nunca se quejó, no echó culpas, ni excusas. Dijo: "Mi vida depende de mí, perdí todo pero volveré a levantarme, porque el justo se cae y vuelve a levantarse".
2º.- Atar con mi boca mi futuro, lo que deseo lograr.
David sacó a doscientos soldados de la tribu de Isacar y los puso por generales.
La diferencia entre un soldado y un general es que el general nunca usa armas; su boca es un arma que da órdenes al que está en batalla.
Declarando bendición sobre nuestra vida, para Dios ya no seremos soldados sino generales, y nuestra arma poderosa será declarar qué queremos para que las cosas comiencen a venir en el nombre del Señor. 
¡Esa es la gente que recupera lo perdido! David quería hacer una casa para Dios pero Dios le dijo que no, por haber derramado mucha sangre. Escribió el salmo 72 (porque sabía que toda la autoridad estaba en su declaración) dirigido a su hijo Salomón cuando tenía doce años y le profetizó: "De Sabá vendrán riquezas". Salomón creció y un día la reina de Sabá le trajo finanzas, Salomón dijo: "Venís a mí para ver sabiduría, pero fue la palabra dicha por mi padre hace muchos años, la que hizo que vinieras".
¡Hay poder en tu declaración!

Cuando nació Jesús, vinieron los magos, que eran sabios, y le dejaron incienso, mirra, oro.
El incienso y la mirra eran un símbolo, pero el oro también fue por la oración de David, porque no sólo profetizó a Salomón sino a su descendencia.
Hay poder en tus palabras sobre tus hijos y su descendencia, porque dice la Biblia: "Somos linaje escogido de Dios, pueblo del Señor, hijos del Señor y nuestra descendencia por mil generaciones será bendita".
Soltá una palabra profética de bendición sobre las cosas que deseas y sobre tus hijos.
 Declará el salmo72 sobre tu vida: "Señor declaro que vendrán del norte y del sur, del este y del oeste a traerme bendición. Ato a la gente que me bendecirá y abrirá puertas. Declaro un futuro profético sobre mi vida; diablo lo que me sacaste vendrá a mí; los cielos estarán abiertos y, aunque hoy perdí todo, mañana volveré a levantarme y estaré en la punta de la cima clavando bandera, cantando canción de gozo, porque Tu poder ha estado conmigo. Declaro que aunque caerán a mi lado miles y diez miles no me tocarán porque Tu serás mi castillo, mi escudo, y todo lo que haga me saldrá bien. Ato esta palabra a mi vida en el nombre de Jesús. Amén.
3º.- Me sostendré en la gente que Dios me proveyó.
Al tomar el control de tu vida, Dios pondrá gente -en tu presente y futuro- que te sostendrá en el momento difícil.Lo primero que hacemos cuando perdemos todo es aislarnos, dejar de congregarnos; y, en cambio, debemos buscar a la gente designadas por Dios para sostenernos en esos momentos de dolor.
Hay una Rut, una Noemí que te sostendrán en el momento difícil; habrá una Orfa que se irá, pero otra gente se quedará con vos.
Hablá tu problema con Dios primero. Alejate de quienes hoy parecen que están con vos y mañana no, seguí de largo, esa no es la gente correcta.
Un día Jesús subió a un burrito -símbolo de reinado- entró a Jerusalén y la gente le gritaba: ¡Hosana! pero Jesús siguió adelante. Esa misma gente, días después, le gritó: ¡Crucifícale!.
No te detengas con la gente equivocada, si te felicitan o maldicen, seguí adelante.
Como le sucedió a Rut habrá un Booz que te dará trabajo, sostendrá tu futuro, se casará contigo, te consolará, te dará descendencia y te bendecirá.
4º El patrón de Dios es: 
      sequía = promoción
El patrón durante el Antiguo Testamento siempre fue, sequía = promoción.
Las pruebas están indicando que viene una promoción. Dios no te dejará en el dolor, está trayendo la lluvia.
Hubo sequía en Israel en cuatrocientos años de esclavitud, pero Dios los promocionó, levantó a Moisés, y luego a Josué, que los llevó a la libertad.
Después de una sequía Dios levantará una palabra, una persona, una promesa y habrá abundancia en tu vida.
Es el patrón para los hijos de Dios.
Tenemos que practicar la siguiente frase: "No me importa".
Nada de lo que ocurre es importante, seguí adelante.
Pablo estaba en la cárcel, preso, encadenado con un soldado, sin poder predicar, pero empezó a escribir e hizo temblar las ciudades hasta el día de hoy. Dijo: "No me importa estar en la cárcel ni tener una cadena".
Otra frase que debemos repetir es: "que pase el que sigue".
¿Te quedaste sin novio? ¿Te dijeron que no? ¿Fuiste a buscar trabajo y no conseguiste nada? No perdiste nada. Aunque te digan "no" muchas veces, seguí adelante, hay alguien que tiene un sí de parte de Dios para que recibas tu bendición.
El rechazo no existe porque en realidad es que la otra persona esperaba algo diferente. Hay alguien que te amará, que tiene tu mismo deseo y cuando los dos deseos se conecten, se abrirán las puertas. 
5º.- Bendigo las habilidades que Dios me dio.
Aunque perdiste todo, no perdiste la habilidad que te llevó a lograr todo eso, por eso lo  recuperarás y vas a ganar aun más.
Debes valorar tus habilidades de tres maneras:   Pensar bien, hablar bien y cuidar lo que Dios puso en tu camino.Dice M. Murdock: No dejes que tus errores del pasado se hagan monumentos, cremalos. Los errores hay que cremarlos y no embalsamarlos.
Hay personas que por no valorar y cuidar lo que Dios les dio perdieron ministerios.
No te auto maldigas porque estas hablando mal de las habilidades que Dios puso dentro tuyo.
Si una vez pudiste formar una familia, esa habilidad sigue en tu vida aun estando divorciado.
6º.- Voy a aferrarme a Él como nunca.
Orfa, Rut y Noemí perdieron sus maridos, estaban desechas, habían perdido todo. Llegaron a un punto del camino llorando, desgarradas, sin familia, sin casa, sin raíces, desterradas. Rut era moabita y para los judíos, inmunda.
En el medio del camino, la suegra les dijo que se vayan porque no tenía nada para darles. En el dolor, Orfa la abraza, le da un beso y se va; pero Rut se aferró y le dijo: "No me pidas que te deje y me aparte de ti; donde quiera que tu vayas iré yo, tu Dios será mi Dios y tu pueblo será mi pueblo y donde tu mueras yo moriré". Y al verla Noemí tan decidida no le insistió más.
¿Cómo sos vos?
¿Sos como Orfa, que besa a Dios y se va; o como Rut que nadie la puede convencer que abandone la carrera?
¿Sos de los que abandonan en medio del dolor o de los que están convencidos que no hay vuelta atrás y que Dios los acompañará en bendición hasta el fin?
Orfa y  Rut simbolizan dos modelos de cristianos: los que caminan pero que, en el momento de dolor, le dan un beso a Dios y se van y los que tienen convicción, gente segura y determinada. Esa gente Dios usará.
Dios levantará una generación aferrada a la presencia de Dios. Es poderoso tener ideas de oro, conexiones de oro, recursos de oro, pero hay algo más poderoso, la unción de José.
José no tuvo ideas ni recursos de oro, tenía la presencia de Dios, Su favor, por eso avanzó. Aferrarse a Dios es tener todo lo demás. Donde José iba, Dios estaba con él, hasta  Faraón reconoció que Dios estaba con José.
Revelación:  Cuando un  incrédulo diga: "Dios está con vos", estarás aferrado sobrenaturalmente a Dios. Esa gente activará el favor del Señor.
Favor es algo excepcional en tu vida; cuando Dios rompe todas las reglas naturales para que lo sobrenatural se active. Rut se casó con Booz, tuvieron un hijo llamado Obed; Obed tuvo un hijo llamado Isaí; Isaí tuvo un hijo llamado David. Dios te saca de la nada para ponerte sobre todo y siempre será para que tengas hijos.
Si Dios te prosperó es para que prosperes el reino y te extiendas; si te sanó es para que hables de Cristo; si te dio trabajo es para que ofrendes y más gente conozca al Señor, para que traigas descendencia al Señor.
Vienen días sobrenaturales. Días donde las Orfas le darán un besito y volverán atrás, pero iglesia Rut, caminaremos aferrados al Señor, nadie podrá convencernos, seremos prosperados, benditos, ungidos, nos casaremos con la bendición, la prosperidad y daremos una descendencia santa al Señor.
Todos los dones y recursos están dados para trascender, no es un beso, es tomarme de Su mano y decir:"Señor dónde iré, tú eres mi Dios". Viviré y moriré cumpliendo el propósito, ésta ciudad se enterará que tu favor está conmigo, donde vaya la gente lo verá y todo me saldrá bien. Tu nombre será levantado.  Todo lo que respira adore al Señor.
El trabajo es una excusa para que Dios te prospere, hay propósito allí para que ganes gente, y desarrolles tu vocación y habilidades.
Que Dios nos vea difíciles de convencer y diga: "Ahí hay un hijo/a mía, que el dolor, las pérdidas, la tristeza no lo ha convencido, lo voy a rodear con mi favor".
Padre bendecimos tu nombre, declaramos que tu presencia será notoria en nuestros trabajos, y como José, donde estemos, los que no te conocen dirán "Dios está con vos", el que no entiende nada verá tu favor sobre nosotros, el brillo de tu gloria saliendo de nuestra boca, lo que pisemos será bendito y  llevaremos tu paz donde entremos. Declaramos nuestras manos ungidas para prosperar, nos aferramos a Ti.
7º- Saldré a tomar mi nueva bendición. Según la ley de Levítico, todo el trigo que caía era para las viudas, Rut fue a espigar para que la tierra reconociera a su próxima dueña; estaba trabajando la tierra pero sería su dueña porque se casaría con el dueño de la tierra. Espiá tu bendición, mira en tu espíritu lo que Dios te dará y tócalo. No te quedes sentado, es tiempo de salir y todo lo que pises Dios te lo dará. Con Dios todo es posible para el que cree.
PALABRA PROFÉTICA:
Párate como Rut delante del que te llamó. Tiene que verte firme, seguro, convencido de que el pacto que has hecho seguirá hasta el fin; que el dolor, la pobreza, ni la muerte te convencerán.
Él tiene gente que te sostendrá en tu presente y en tu futuro.
Vienen niveles de autoridad grandes sobre nuestras vidas,
dejaremos el lugar de soldados para se generales del pueblo del Rey.
Todo lo que declaremos creyendo, Dios nos lo dará.
Lo que las fuerzas humanas no pudieron lograr, la palabra de nuestra boca lo alcanzará.
"Saldrá como una flecha encendida de tus labios hacia la dirección que la sueltes -dice el Señor- y hacia donde me declares, me moveré.
Mi voz será como el estruendo de las aguas; mi palabra como una trompada, como una dinamita que abre caminos y derriba los muros.
La palabra de tu boca saldrá como el poder de una explosión, será el espíritu vivificante, dará vida al que está muerto, levantará al que esté caído, fortalecerá al débil.
La palabra de tu boca, en el poder de la fe, será como un bálsamo que sanará al herido, como una luz para el que está confundido.
Hoy,  hijito/a te levanté como a José: donde vayas la gente verá que hay algo distinto en tu vida, se acercarán y cuando te vean a los ojos no te verán a  vos, me verán a Mí a través de ti. Tus manos serán mis manos y tus pies serán los míos; donde vayas  yo iré; lo que toques tocaré; lo que hables, hablaré. Nadie te podrá hacer frente.
Has pasado momentos difíciles, has visto el dolor y sufrido el abandono, más Yo estoy aquí, te he traído a mi casa para elevarte, para decirte que salgas nuevamente.
Hay una Noemí que te sostendrá, pero un Booz te esperará en tu futuro.
Sal a tomar tu bendición., Vé y písala. Ve a los lugares desiertos y siembra, adonde no hay nadie, declará mi Palabra, y de la nada saldrá gente y crecerá mi favor sobre ti.
Todo será abierto porque me darás  hijos, e hijos de tus hijos que serán linaje divino, ganarás gente para Mi.
Te usaré como nunca jamás nadie te había usado, todo el pasado se murió, entiérralo, olvídalo, déjalo y camina hacia delante.
Hoy estas espigando pero mañana la tierra se abrirá paso y los árboles te saludarán porque serás su próximo dueño.
No te desesperes, Yo soy tu Dios, no te dejaré ni te desampararé.
Deja de quejarte, basta de usar excusas, no quiero más tus besos quiero que te aferres a Mí y hagas pacto eterno conmigo, que estés en las buenas y en las malas y de cierto te bendeciré.
El fruto de tu vientre bendeciré, las obras de tus manos prosperaré, afirmaré tus pasos hacia la cima y te daré ideas de oro, conexiones de oro, fuentes de oro, todo de oro, por cuando me tienes a Mí como Rey y Señor.
Deja de preocuparte por lo que perdiste ¡búscame!
Háblame primero de todo y llora, ríe conmigo y te daré las aguas de arriba, las aguas de la tierra y  aun la recompensa de los abismos, Te bendeciré y serás bendición y en ti serán benditas todas las familias de la tierra.
Buenos Aires será mío. Argentina se doblará. Tu familia me adorará y las Naciones de la tierra vendrán a beber del agua que te he derramado Presencia de Dios.
Hoy te levanto, te afirmo, te unjo. El poder de tu oración en cada vigilia hará temblar las tinieblas; cada oración abrirá las fuentes secas y las traerá nuevamente para que fluya mi Presencia. Todo lo que toques, lo que digas, lo que pises será tuyo.
Hoy Yo, Jehová de lo Ejércitos, firmo Mi palabra y juro por Mí mismo que la cumpliré; sobre mi Trono lo juro y la ato a tu vida y a tus hijos y a los hijos de tus hijos en el nombre mío. Amen.
¡Hecho está!
Empieza un nuevo capítulo en tu vida cuando Dios te ve convencido. Nunca te avergüences de hablar del Señor, has hecho un pacto que sólo la muerte te sacará para llevarte directo con Él.
Iglesia vienen días emocionantes, ser cristiano será algo hermoso.
Dios levantará a pre adolescentes, adolescentes, jóvenes, gente grande que predicarán un evangelio nuevo; tendremos orgullo santo, porque la gente no oirá que la Presencia de Dios está en nosotros sino que primero la verá.
Pastor Bernardo Stamateas










No hay comentarios: