Parecida...¡pero diferente!

BUSCAR EN ESTE BLOG

5 de diciembre de 2011

Ganando la batalla de las voces por Bernardo Stamateas


Ganando la batalla de las voces
por Bernardo Stamateas

En esta noche voy a ser bendecido, porque voy a ganar la batalla más importante de mi vida, amén
Todas las batallas que tenemos están entre el oído izquierdo y el oído derecho. Están en nuestra mente, son las voces internas que tenemos, que permanentemente nos hablan. Todos nosotros tenemos voces internas con las cuales dialogamos, con las cuales pensamos, con las cuales analizamos, y el éxito está en cómo manejamos las voces internas, que todos los seres humanos tenemos.
Esas voces internas en general son frases cortas, son breves y son automáticas. Surgen y hemos hablado permanentemente por ejemplo cuando alguien te ofrece un trabajo y te dice ¿querés hacer un negocio? la voz interna va a responder: cuidado con ese, andate. Si alguien te dice ¿querés casarte conmigo? la voz interna te va a decir: no, otra vez no me engancho.
Siempre la voz interna va a responder, es una voz automática, y en general son voces que están grabadas en un CD mental que tenemos, y aparecen de manera frecuente y de manera automática.
La otra vez, un jefe de un trabajo le dijo a una empleada: lo hiciste mal, tenés que hacer el trabajo nuevamente, y la chica se puso a llorar, cuando se pone a llorar le dice el jefe ¿por qué estás llorando? porque usted me maltrató, porque cuando el jefe le dijo, tenés que hacer esto de nuevo, la voz interna de la chica le dio: te están maltratando, fue una voz automática, porque esa voz de maltrato era la voz que tenia grabada de toda su vida.
¿Qué nos pasa? esas voces que tenemos los seres humanos son la suma de todas las experiencias que vivimos, y de todas las voces que la gente nos dijo, y están dentro de nosotros. Ahora esas voces que tenemos, no somos nosotros, cuando nosotros nos hablamos a nosotros, pensamos que somos nosotros, pero no somos nosotros, son las voces que están en nosotros.
Cuando uno se habla a sí mismo, te decís: no lo voy a lograr, es difícil, no puedo, tené cuidado, esa voz que sale de uno, no es uno, el espíritu de uno es uno, es decir el yo verdadero,  no son las voces que tenemos grabadas, que nos vinieron de afuera, y ahora están adentro nuestro, el yo verdadero es quien nos hizo,  nosotros somos espíritu. Cuando Dios formó al hombre de barro, dice que el hombre era un estuche de barro, pero Dios le sopló vida. ¿Qué es esa vida que tenemos? nuestro espíritu, nuestro espíritu es nuestro yo verdadero. Todo lo que está fuera de ese espíritu son las voces que se nos fueron juntando, que las fuimos guardando, que las fuimos incorporando, que ahora es nuestra voz, pero que no somos nosotros.
Yo soy mi espíritu, no las voces que vienen a mi mente. Cuando una persona puede hacer un paso al costado, y agarrar las voces de lo que uno se dice, y ponerlas afuera y las puede estudiar, las puede mirar, desde su espíritu y decir: a ver, esto que estoy diciendo, qué es lo que me viene a mi mente, te va a ir mal, se va a morir, vienen momentos difíciles, nadie te quiere. Si yo puedo estudiar esas voces las voy a poder desactivar, porque esas voces no soy yo, yo soy espíritu, yo soy imagen de Dios, ese es nuestro verdadero" ser". Pero nos hemos llenado de tantas voces, que hemos perdido la voz de nuestro verdadero espíritu, de nuestro yo profundo.
Cuando uno tiene esas voces, y dialogamos frases y son cortas, cuando uno no analiza esas voces, y no las cancela, se mete en la vida de los demás. Hay personas que no quieren mirar las voces que tienen, no quieren analizar qué son esos pensamientos que vienen, entonces son las personas chismosas, que viven metiéndose y hurgando en la vida de todo el mundo. ¿Cuántos conocen gente entrometida?
Dice que estaba yo sentado en el baño cuando oigo: ¿Hola como estás? pensé ¿quién me hace esa pregunta en este momento? qué desubicado, más sin saber quién era el del otro baño que me decía eso, para no ser maleducado contesté: Estoy bien. El otro preguntó ¿qué estás haciendo?, pero qué pregunta más tonta, respondí, caramba lo mismo que vos. Ahora estaba llegando al colmo la situación, dijo: ¿puedo ir a donde estás?, no, es un loco pensé pero no queriendo ser maleducado, le respondí: No, en estos momentos estoy ocupado, y oigo que el hombre me dice, te llamo más tarde, porque tengo un tonto sentado al lado  mío que cada vez que yo hablo él contesta.
Las voces de mi mente no son yo, yo soy quien Dios dijo que yo soy.
Esas voces que tenemos atraen, por ejemplo: a cuantos les pasó que decían: me están mirando  mucho, me están mirando, me miran todos, y vos empezás a mirar y descubrís que todos te miran, porque empezás a atraer las miradas de los demás, vos decís: me van a  engañar, seguro que éste es un ladrón, tal cual porque" las voces atraen a lo semejante".
¿Qué tenemos que entender? que hay varios tipos de voces que nos vienen automáticas están grabadas, creemos que somos nosotros, que nunca nos sentamos a analizarlas y a desterrarlas, porque creemos que somos nosotros, pero no somos nosotros.
Hay tres tipos de voces
Primera voz es la voz de la víctima. Cuando nos decimos internamente: qué va a ser, es muy difícil, ves que estás solita. O decís, no me llamaron, yo sabía que la vida es dura y difícil. Son personas que viven llorando, especialmente cuando sufren, cuando sufren les agarra frustración, porque dicen: a vos te ayudé y yo en mi peor momento, esperaba que me llames y vos no me llamaste. Nos viene esa voz: todos se borran, soy un solitario nada llena mi corazón.
La segunda voz es la voz de la inseguridad. Nos vienen pensamientos, ejemplo: y se viene lo peor es muy difícil, te van a echar, no vas a prosperar, mira qué vieja que estás, es difícil. Pareces un tonto, mira se enojó con lo que dijiste.
La tercera voz es la voz ansiosa. Arranca con, qué pasaría, ¿y si me echan?, ¿y si nadie me quiere?, ¿y si me quedo para forrar Biblias?, solterita. La voz de la ansiedad siempre se activa.
Las voces que nos vienen no somos nosotros, nosotros somos espíritu, somos imagen de Dios.
Voy a soltar cuatro cosas bien poderosas:
Dice que hay un muchacho que está muerto, lo están llevando para la tumba, la gente está llorando, está todo el pueblo, miles de personas están llorando, y de pronto aparece el Señor, para el féretro, y dice: ¡Joven, levántate! y el joven se levantó.
Primera enseñanza: el pueblo estaba llorando, el pueblo simboliza las miles de voces que te han estado hablando, que te han estado llorando, que te han estado torturando. Enseñanza: esas miles de voces que han repercutido en tu mente, serán silenciadas por la voz de la vida de Jesucristo. Hoy el Señor viene, se para delante de nosotros y le va a ordenar a todas esas voces de dolor, de exigencia, de llanto y negativa, que se callen en el nombre del Señor. Porque puede haber miles de voces, pero cuando la voz del Señor aparece y se activa, todas las otras voces se tienen que callar.
La semana pasada me dijo una persona, yo pastor, tuve cuatro intentos de suicidio, vine acá conocí a Jesús, y quiero vivir. ¿Qué fue lo que hizo el Señor? le habló a todas esas miles de voces, hay voces en tu cabeza que representan ese pueblo que te están llorando, que te están diciendo: no lo vas  a lograr, que llegaste hasta acá, yo me imagino cuando Jesús dijo: paren, joven levántate, porque la voz del Señor es como el estruendo de las muchas aguas, la voz del Señor es como trompeta de guerra, cuando el Señor habla todas las voces de los cielos, de la tierra, y debajo de la tierra, se tienen que callar  en el nombre de Jesucristo.
Hoy vamos a declarar que la voz del Señor, nos va a levantar otra vez a la vida.
Segunda cosa: se viene un cambio en la ruta. Las voces me llevaban para la tumba pero Jesús me manda para mi casa. Lo estaban llevando a la tumba al pibe, las voces te van a llevar al cementerio, pero Jesús dijo, alto, las voces no van a ir para allá, van a ir para el otro lado. Dios te va a llevar a tu casa, casa simboliza: abundancia, bendición, prosperidad, gozo, éxito, ese es el ambiente donde la voz del Señor hoy, va a acallar y va a cancelar la ruta de la muerte para llevarnos a la bendición. Hoy hay más de uno que iba para un lado, pero terminarás en otro, terminarás en tu casa.
Los hombres lo llevaban a enterrarlo y Jesús lo levantó y se lo dio a la madre, y lo mandó a la casa. Las voces te dicen casa no, tumba sí. Jesús dice tumba no, casa sí, pobreza no abundancia sí, enfermedad no, sanidad sí, abandono no, abundancia sí, porque no importa lo que digan las voces, que las voces del pueblo griten, lloren, en tu cabeza y las ovejas oímos la voz del Señor y la seguimos y cuando la voz del Espíritu Santo se te mete en la cabeza, no importa hacia donde te llevaban, Dios tiene la última palabra. Gracias papá.
Hoy es mi día.
- Nadie se hace millonario en un día, pero hay un día en que sabés que serás millonario.
- Nadie se hace feliz en un día, pero hay un día que sabés que serás feliz.
- Nadie se hace bendición en un día, pero hay un día que sabés que serás de bendición.
Y hoy es el día en que el Señor nos levanta, nos cambia la ruta y nos manda la bendición. Hoy es el día de oír la voz de Jesús.
Levántate para la casa. Si yo agarro a un pájaro y lo meto en un balde con agua, eso es abuso de animales, porque balde con agua no es su ambiente. Tengo una buena noticia: las voces te quisieron meter en la tumba, pero la voz de Jesús dice: ese no es tu ambiente, tu ambiente es casa, tu ambiente es bendición, tu ambiente es libertad, tu ambiente es éxito. Yo te formé, no para que las voces te lleven a la tumba, sino para que mi voz, la voz del buen pastor te guíe y te lleve a la bendición, dice el Señor.
Yo quiero que vos te imagines eso, todas las personas llorando, la mamá viuda, sola, llorando, y de pronto aparece el Señor y le pone la mano al féretro, y lo paró porque viene un ¡basta! divino se viene un basta de pobreza, basta de dolor, basta de sufrimiento, basta de voces que lloraban, basta de voces que te atormentaban, basta de una vida tonta, basta de dar vuelta alrededor de lo mismo, hoy hay alguien, más poderoso que todas las voces de toda la historia de toda nuestra vida, es la voz del maestro, es la voz poderosa del rey y del creador, que va a parar el féretro, porque la gente siempre te llevaba, pero hoy el Señor te dice ¡basta! no te van a llevar más, basta de llorar, basta de sufrir, basta de todo, hoy yo pongo un freno, y comienza tu ambiente a activarse otra vez. Basta.
¿Hermanos, cuántos están hartos de las voces? yo soy solita, basta de esa voz, vos sabés cuál es tu voz y vos sabés el dolor que te ha traído la voz, y vos sabés que la voz no te lleva a tu ambiente, la voz te lleva a tu entierro, pero hoy el Señor tiene que cancelar y poner un basta divino. Como pueblo de Dios hemos sufrido, nos han humillado, nos han maltratado pero Dios me dijo, Bernardo decile a  mi pueblo que se viene un parate del cielo, la gente ya no te va a llevar adonde quiere, ni va a decir lo que quiera, ni va a hacer lo que quiera, más de uno se va a tener que morder la lengua.
Yo me lo imagino, cuando Jesús apareció habrá pensado, de pibe pensabas que te iba a dejar que te entierren, parecía que te iban a enterrar, pero acá estoy yo, vos pensabas que Dios te había abandonado, pero hoy estamos acá y Dios te ha traído para decirte basta, basta, basta, basta, basta, amén. Que alguien se levante con el espíritu de vida amén.
¿Cuántos años estuvo Israel en el desierto? cuarenta años. ¿Qué comieron cuarenta años? maná, maná, maná, maná. Y el pueblo le dijo a Moisés ¿qué más hay para comer? Maná. Hay maná. Y dice que la ropa no se les desgastaba, los zapatos le crecieron, y la ropa no se desgastaba, vos sabés lo que es andar cuarenta años con la misma ropa. Ahí las mujeres fueron las que dijeron basta, no estás harto de estar siempre en el mismo lugar, con la misma gente, con los mismos dramas, con la misma ropa, con la misma cantinela, ¿no estás harto?, ¿no hay ganas de que Dios haga el giro y nos mande al lugar de bendición? hoy es el día del basta de Dios.
¿Cuántos le dijeron que eran unos bagres? El pez de mar, sale del agua salada, pero cuando lo probás no está salado. Porque el pez no deja que el agua exterior contamine su interior, cuando te digan bagre, decile yo no dejo que las presiones de afuera cambien mi yo verdadero, yo sé quien soy, quién me ha llamado, quién está en mi, y hacia dónde voy, vos pensabas llevarme a la tumba, más Dios me manda a mi ambiente de bendición.
Las voces se  silencian, hay un cambio de ruta.
Tercero: vienen fuerzas nuevas. Dice que lo paró y le dijo: "joven" y la palabra joven quiere decir "fuerzas sin usar". Jesús le estaba diciendo: fuerzas sin usar se van a activar en vos. Las voces, la voz de tu espíritu, la verdadera, que Dios creó para hablarte, está llena de fuerzas, pero las voces de afuera, mamá, abuela, nos taparon las fuerzas, pero hoy viene la voz del cielo a decirte "joven". Viste cuando le viene la crisis a los hombres de los treinta de los sesenta y se van con la chica de quince, ¿sabés por qué? le agarró eso, se le fueron las fuerzas.
Dios va a activar las fuerzas del espíritu, que Dios puso dentro de nosotros, porque el gozo de Jehová es nuestra fortaleza, caminarás y no te cansarás, correrás y no te fatigarás, dice Isaías,"levantarás alas como las águilas, sobre todas las tormentas porque las fuerzas del Señor estarán activas en ti". Gloria a Dios.
Dice que Charles Chaplin se presentó en un concurso, sobre quién imitaba mejor a Chaplin y salió tercero. Hay que ser tonto para oír las voces de la gente, ni Chaplin se salvó, hermano. Dios va a activar fuerzas extraordinarias, porque Jesús cuando paró el féretro le habló, no dijo, no lloren que se viene un milagro, dice que le habló al espíritu, porque cuando Dios te habla, habla a tu espíritu. Dios le habla a tu ser interior, a tu verdadero yo que es eterno, y que es la vida de Dios nuestro espíritu. Cuando morimos, el estuche queda acá, pero el espíritu vuelve a Dios, porque es eterno, y cuando Dios nos habla, como nos está hablando a cada uno, palabras específicas, nos habla en nuestro espíritu, que es de la misma naturaleza que él y le dice: levántate; y la voz le entró tan fuerte que el hombre se levantó, y la única voz que tuvo adentro ese joven, fue la voz de Dios.
Vamos a suponer que yo a Darío le digo: sos un tonto, sos un inútil, si la voz interna de Darío dice, soy un tonto, soy un inútil, la voz interior de él, se va a conectar con la voz de afuera. Si yo te digo, vos sos fea, la voz de afuera es la misma voz que vos tenés adentro, se conecta, pero si Darío tiene adentro la voz del Padre, la voz de Dios, y yo le digo, sos un tonto Darío, va a decir ¿a quién le habla? esta persona no va a conectar con las voces de afuera. Por eso en esta noche, Dios nos va a llenar de su voz, y a todas las voces que nos criticaron, descalificaron y humillaron no las vamos a entender. Pero cuando Dios te dice: Lo vas a lograr, esa misma voz que está dentro tuyo, dice esa voz conecta con la mía, lo vas a lograr, lo vas a alcanzar, todo lo que hagas te saldrá bien, esa voz la conozco, esa voz es la misma que la voz del Padre que está dentro mío. Dios nos va a llenar con su voz. Que hablen.
Dice que le apuró el carro al chico y le dijo: ¡levántate! y le metió la voz de él, la voz de papá tiene que entrar. ¿Sabés qué le pasó a ese muchacho? no tenia papá, era hijo de una viuda, ahí hay un símbolo, no había una palabra de afirmación, una palabra de validación cuando Jesús vino, no lo condenó, no le dijo te moriste por pecado, no, no, Jesús le dio vida. Cuando el Señor nos habla, Iglesia, no es para meternos una voz de la religión, menos para hacernos evangélicos, es para ponernos la voz de la vida dentro, y activar las fuerzas, hay tantos dones dentro tuyo que todavía no has soltado, hay tanto sueños sin alcanzar.
Ayer le dije al intendente Julio Pereyra, ¿sabés cuál es el lugar más rico de la Argentina? la Chacarita, están los libros que no se escribieron, están enterrados los sueños que no se hicieron, tenemos que morirnos vacíos, porque alguno se murieron antes de oír y no se avivaron, pero para eso está el Señor, para arruinar los funerales, para cancelar las voces. Yo no sé cuántas voces del pueblo te han estado hablando, yo no sé hacia donde las voces te han estado queriendo llevar, pero yo sé que hay alguien más grande, que todo lo que está en los cielos en la tierra y debajo de la tierra.
Dice la Biblia que ante el nombre de Jesús, se doblará toda rodilla se va a doblar Obhama, se va a doblar Bush, se va a doblar Menem, se va a doblar Hitler, se van a doblar los ateos, los locos, un día cuando el Señor venga en gloria, toda rodilla se doblará y dirán, Jesucristo es el Señor. David en el Salmo 37 dice " tu voz es como el estruendo de las muchas aguas es como aceite derramado sobre mi corazón que me sana Señor tu voz ha sido como miel dulce a mi paladar". David se enamoró del Señor, ¿sabés por qué?, porque él aprendió a oír sólo la voz del papá. Y cuando este joven se levantó, dice la Biblia, que se levantó y empezó a hablar y la palabra en el original quiere decir "hablar con fe".
En esta noche, Dios te va a levantar de manera sobrenatural, porque Dios no habla a la mente, Dios habla al espíritu, y cuando Dios pone su voz, Dios te levanta y cuando te encontrás vos, hablando, hablás lo mismo que habla Él, su palabra.
Hay personas que tratan de escuchar a Dios con la mente, y no es con la mente, es con el espíritu. Conocen la voz, y la voz empieza a ordenar todo, porque es una voz de vida. Jesús, dice en la Biblia, que entró en el desierto, y el diablo lo tentó, el diablo lo atacó, pero Jesús venció. ¿Cuantos días estuvo en el desierto Jesús? cuarenta días, ¿cómo aguantó cuarenta días sin comer? ¿Qué representa el desierto? la prueba es un símbolo de la prueba, en la prueba vos tenés hambre, pero no tenés comida, en la prueba vos necesitas compañía, pero estás sólo, en la prueba necesitás paz y te aparece el diablo ¿cómo Jesús aguantó? con la voz, porque dice que cuando Jesús se bautizó, la voz del cielo dijo: éste es mi hijo que lo amo, la voz de Dios es un motor que te hace pasar el desierto y salir en victoria. Vos no le tenés que decir, Señor que mi desierto pase rápido, no, dame tu voz, porque tu voz es un motor poderoso que me va a empujar, que cuando esté sólo esté contigo, que cuando el diablo me ataque esté contigo, y cuando tenga hambre, no sólo de pan viva el hombre sino de tu voz. Y cuando salió Jesús de ahí, dice que fue a una fiesta, las bodas de Caná, llegaron al tercer día, no había vino, entonces la mamá, Maria, vino, tenia que ser una mujer, y le dice, nene no hay vino. Jesús le dijo, no ha llegado mi hora, fue a los sirvientes de la fiesta y le dijo, hagan todo lo que les va a decir ¿porqué Maria le fue a decir no hay vino, hacé vino? porque Dios te va a poner dos voces, la voz del Espíritu Santo para atravesar la tormenta, y la voz de María para empujarte a que hagas los milagros que Dios te prometió. Dios te va a poner gente que te va a empujar, y te va a decir, hacé lo que Dios te dijo, andá donde Dios te dijo, Dios te va a levantar. Tenía que ser una mujer la que empuje, la que diga vamos bebé, haceme un milagro, acá tiene que ser la voz de alguien, Dios te va a poner Marías,  que te vana empujar, te van a motivar, te van a alentar, te van a activar, y vos vas a terminar siendo una voz de Dios para la gente. Dice que había diez mil muertos de hambre, y Jesús agarró a los discípulos y les dijo: denles de comer, los empujó. La voz que Dios va  activar y va a salir de tu vida, va a empujar a los demás, los va a levantar a los demás, porque va a ser la misma voz que a vos te levantó, la misma voz que vas a hablar y va a empujar a los demás.
Se viene algo extraordinario, iglesia, todo lo que le pidamos al padre, Dios nos lo va a dar, todo lo que hagamos nos saldrá bien. Gracias Señor.
Porque la gente dice no, pero los hijos de Dios nos vamos a levantar como María, para empujar a los demás a alcanzar su destino. No sé cuantas voces, pero vamos a preparar la atmósfera, para que la voz del Espíritu Santo, cuando oremos, penetre dentro nuestro, nos limpie de todas las voces que no somos nosotros, y la voz de papá. Cuando David la escuchó dijo: "Jehová es mi pastor nada me faltará, en pastos verdes me hará descansar y cuando pase por el  valle de la muerte el bien y la misericordia me seguirán", esa es la voz de alguien que ha escuchado la voz de la vida. Yo he orado para que en esta noche, iglesia, todas las voces se calmen y la voz del Espíritu de Dios se active en nosotros.  
Señor yo pido en esta noche que todas las voces que me han llevado a la derrota se callen, hoy abro mi espíritu para que me llenes, para que me bendigas, para que me bautices, yo hoy me levanto en el poder de tu palabra, me vuelvo a poner de pie, recupero las fuerzas y camino hacia mi bendición, tú estás conmigo, tú me has hablado, y todo lo que haga me saldrá bien.
Vamos  a ser como María, empujadores a otros de milagros, gracias Señor, cuando hablemos es para que al otro le llegue la hora del milagro. Cuando la Biblia dice que Dios llenará con su gloria la tierra, con su gloria la palabra, gloria no es humo, no es un humito, no es un éxtasis, la gloria es "la voz de Dios" Dios nos va a llenar con su voz, con su gloria, la voz de Dios nos va a llenar, y nos va a llevar a la dirección que Dios nos ha prometido. Las voces seguirán hablando, pero ya no conectaremos, porque no habrá conexión de voces externas con voz interna, y cuando una persona oye la voz de Jesús queda prendido a él, porque no hay otra voz como la de él.
Vamos a celebrar como si el milagro estuviera hecho, porque todo lo que celebres anticipadamente en tu vida, Dios te lo derrama.


Lucas 7:11-16 "Poco después Jesús, en compañía de sus discípulos y de una gran multitud, se dirigió a un pueblo llamado: Naín. Cuando ya se acercaba a las puertas del pueblo, vio que sacaban de allí a un muerto, hijo único de madre viuda. La acompañaba un grupo grande de la población. Al verla, el Señor se compadeció de ella y le dijo: No llores. Entonces se acercó y tocó el féretro. Los que lo llevaban se detuvieron, y Jesús dijo: Joven, ¡te ordeno que te levantes! El muerto se incorporó y comenzó a hablar, y Jesús se lo entregó a su madre. Todos se llenaron de temor y alababan a Dios. Ha surgido entre nosotros un gran profeta, decían, Dios ha venido en  ayuda de su pueblo."

No hay comentarios: