Parecida...¡pero diferente!

BUSCAR EN ESTE BLOG

6 de agosto de 2013

No seas animal, sé espiritual por Bernardo Stamateas

No seas animal, sé espiritual
por Bernardo Stamateas

Génesis 45:10: "Vivirás en la región de Gosén, cerca de mí, con tus hijos y tus nietos, y con tus ovejas,  y vacas y todas tus posiciones".
Hoy dejaré de ser un animal, para ser espiritual.
 Te pido que abras tu entendimiento porque voy a revelarte cosas nuevas que te darán sabiduría, sobre todo en el área de la pareja.
Cuando Adán y Eva fueron creados por Dios tenían un cuerpo, un alma y un espíritu que funcionaban en perfecta armonía con su Creador, pero cuando desobedecieron esa bendición se quebró. Con relación al cuerpo, vinieron las enfermedades y la muerte; el alma se contaminó con el miedo, la culpa, la envidia, la baja estima, etc.  Y el espíritu sufrió una separación con su Creador y por causa de esto murió.
Ahora el hombre sin Dios quiere ser dominado por el alma (pensamiento, voluntad y emociones) o por el cuerpo (es decir, la biología caída)

¿Cómo funciona una persona a nivel animal o puramente biológico?

Primera característica
: El varón puramente biológico busca tener relaciones sexuales frecuentes. Ven en toda mujer (cualquiera sea su edad) la oportunidad de derramar su material genético, de saciar su impulso sexual. Cuando busca una compañera estable se empeña en que sea joven y atractiva, apta para darle una descendencia que él pueda aprobar. La mujer, en su biología caída, busca un macho alfa que cuide su cría y por eso usualmente elige una pareja con poder o dinero, aunque no sea atractivo físicamente, capaz de cumplir el rol de padre protector. El hecho de que la mayoría de las mujeres se resisten a ser conquistadas con facilidad, es una estrategia consciente o inconsciente para descartar a los hombres débiles.
Cuando la mujer consigue un macho alfa, se da cuenta que éste, en su afán por tener sexo frecuente, la engaña en cuanta oportunidad se le presenta. Entonces la mujer trata de convertirlo en "beta". Quiere decir que se hace posesiva y absorbente,  y cuando toma el control entonces se empieza a aburrir, porque en el fondo quieren un alguien que las proteja. Esto justifica porque tantas mujeres engañadas y agredidas argumentan que, a pesar de todo, todavía están enamoradas. No es amor, es pura biología caída.
La cultura en que vivimos está cimentada sobre la biología caída. Promueve la familia, el orden y los valores, pero por otro lado da permisos que invalidan sus teorías. Por ejemplo, dice que seas fiel pero al mismo tiempo justifica una canita al aire. La publicidad misma es un mensaje contradictorio.
Pero tengo una buena noticia para darte: Cuando recibimos a Jesús  en el corazón, dejamos de ser esclavos de la biología y la cultura caídas. Ahora somos espirituales, porque el Señor gobierna nuestra biología, mente y espíritu.

Segunda característica:
 Las personas  puramente biológicas suelen ser impulsivas; gritan, discuten y se pelean con todos los que se le cruzan. Además practican la ley del mínimo esfuerzo que consiste en el pensamiento mágico de que todo se va a resolver sin trabajar. Una vez hable con una pareja que me dijo:
-Nos estamos llevando muy mal.
-¿Cuántas horas se ven por día? -pregunté
-Bueno, en realidad bastante poco. Salimos a trabajar los dos a las seis de la mañana y volvemos a las diez de la noche.
¿Cómo puede cambiar esa pareja, si no se esfuerzan en producir un encuentro y resolver las diferencias?
Hay personas que viven en un aparente estado de comodidad debajo de la autopista en condiciones de precariedad absoluta, los que viven desordenados y desorganizados con falta de aseo personal; la lista sería interminable. Se le presentan oportunidades para cambiar pero no quieren. ¿No es esto el resultado de practicar la ley del mínimo esfuerzo?

Tercera característica: 
Creerse omnipotente es otra cualidad de las personas movidas por la biología caída. Tienen la certeza de que nada les va a pasar y por eso transgreden todo tipo de reglas (no respetando las leyes de tránsito, no cuidando su cuerpo, mintiendo, robando, etc.).
 Cuenta una historia que un rey hizo una fiesta donde había una jarra gigante. Cada uno de los asistentes debían echar un litro de vino adentro y todos beberían de esa jarra popular. El primero en probar el vino obtenido sería el rey. Cuando tomó un sorbo del  cucharón que había sumergido lo escupió con asco quejándose: "Esto es pura agua". Todos pensaron que le haría un litro de agua en tantos litros de vino. Acá tenemos una clara ilustración de lo que es la biología caída.

Cuarta característica: 
La pura biología hace que una persona quiera enterarse de todo lo que le pasa al otro. A esto se lo llama chisme. El chisme no es unilateral, sino que afecta negativamente tanto al que lo dice como al que lo escucha. Por este motivo tiene tanto éxito los programas y las revistas de chismes: Alguien de la farándula que traiciona a su pareja, otro aventando los secretos de un compañero de trabajo.
Si recibís una noticia diciendo que un avión despegó de un sitio y arribó a su destino sin contratiempos, te encogés de hombro sin darle importancia. Pero cuando en las planas de los diarios aparece la noticia de una catástrofe aérea con cientos de muertos, entonces se te activa el interés. Todo esto nutre la biología en su estado caído.

Quinta característica
: La falta de empatía, es decir de meterme en el zapato del otro, es otra actitud de este tipo de personas. Hace unos días veníamos con el automóvil y nos detuvimos en un semáforo, detrás de otro coche. El conductor estaba conversando con el chofer del coche vecino. Cuando el semáforo se puso en verde los señores seguían conversando plácidamente a pesar de la lluvia de bocinas que se desataron. La falta de empatía dice: "tu tiempo no me importa, sólo respeto el mío".
Para que podamos hacer algo y producir el cambio, es importante hacer conciencia de que funcionamos bajo la influencia de la biología caída. 
Hay una estadística en Estados unidos de que el 20 por ciento de las personas serán corruptas, a pesar de las leyes rígidas que se les pueda infringir. El 40 por ciento de las personas serán honestas, por más propuestas y tentaciones que reciban del sistema. El 40 por ciento restante se comportarán de acuerdo a las posibilidades que tengan de delinquir. Las leyes están destinadas a este último 40 por ciento.
Los valores y las reglas familiares y sociales regulan en cierta medida el comportamiento del hombre, pero no pueden frenar completamente la expresión de esta naturaleza que Pablo llamo: "cuerpo de muerte".  El apóstol decía que con la mente obedecemos las leyes de Dios, pero con el cuerpo no. Hay algo que supera el poder de nuestra buena voluntad y el deseo de agradar a Dios.
Pero hay una solución sobrenatural y es que cuando Cristo entró en mí dejé los vanos esfuerzos por hacer lo bueno. Ahora el Señor maneja mi cuerpo, mi alma y mi espíritu con su Espíritu Santo.
¿Qué tengo que hacer para que Cristo gobierne sobre nuestra biología, nuestra alma y nuestro espíritu caídos?
Descubrí que la serpiente es uno de los animales más astutos, y esto se debe a que crece hasta el último día de su vida. Así como engañó a Adán y Eva en el Edén, el diablo encarnado en la serpiente crece cada día. Los ladrones se renuevan en las estrategias para delinquir, los engaños son cada vez más elaborados. Por esta razón si no crecemos la biología caída y el alma serán utilizadas por Satanás que crece cada día. Algunas personas creen ingenuamente que con una oración o una imposición de manos se resuelve el problema. Esto es pensamiento mágico. Necesitamos crecer para que el enemigo no nos zarandee.
Cuenta una historia que un gato y un perro encontraron un pedazo de queso y comenzaron a pelearse, diciéndose uno a otro que lo había visto primero. Se acercó una zorra y viendo el conflicto les dijo:
-No pueden perder la amistad por un pedazo de queso. Dividámoslo en dos.
La zorra cortó el queso pero un pedazo quedó más grande que el otro, de modo que ninguno de los dos quería escoger el más chico.
-Esto se puede resolver -dijo la zorra, y mordió del trozo más grande de manera que ahora era el más chico. Al ver que se presentaba la misma duda para escoger, mordió una y otra vez de los pedazos comiéndose todo el queso delante de sus ojos.
Así obra Satanás, si no crecemos nos comerá el queso delante de nuestros ojos.
Debo crecer y ser una persona enseñable, y no cree que lo sé todo.
Hay tres formas de cómo puedo crecer.
1) Aprender de los errores de los demás: En gálatas 6:1 dice que los que son espirituales tienen que encausar a los que están en alguna falta con espíritu de mansedumbre, considerándose a ellos mismos; no sea que también ellos caigan en lo mismos por descuido. Les habla exclusivamente a los espirituales, y una característica de las personas espirituales es que aprenden de los errores de los demás.
2) Aprender de mis errores: Es cuando pierdo el tiempo en cosas inútiles o no escarmiento de lo que me sucede. Por ejemplo: Discutir con las personas por pavadas, contarle algo a alguien que no sabe conservar la discreción y lo transforma en un chisme, prestarle plata a alguien que finalmente no te devolverá.
3) Aprender de los mentores: Esta decisión sabia te evita muchos dolores de cabeza. Hay personas que llegaron antes que vos a los lugares que procuras; ellos te pueden enseñar mucho.
Comentábamos con los pastores del ministerio que crecer no sucede en un momento sino que es un proceso. Hasta el diablo muestra una evolución, presentándose en génesis como una serpiente y en Apocalipsis como un dragón
 Si Satanás crece, cuanto más nosotros que tenemos las promesas del Padre a nuestro favor. "Presencia de Dios" crecerá hasta tal punto que no habrá enfermos, ni familias divididas, ni gente desanimada. Cristo se manifestará tanto a través nuestro, que la biología caída quedará puesta bajo nuestros pies. Los malos hábitos que antes ejercíamos por disposición de la biología caída, serán suplidos por la voz del Señor dentro nuestro.

Cuando José gobernaba Egipto mando a llamar a su familia para que viniese a vivir con él. Eran apenas setenta y dos personas cuando las alojaron en Gosén, en el norte de Egipto. Empezaron a crecer y crecer y al cabo de cuatrocientos años llegaron a ser dos millones.
Gosén representa la cobertura de Dios.  Podés estar viviendo en Egipto, es decir en la cultura y sistema dominante. Pero si tu guía es el Señor, donde  vayas prosperarás.
Dice la palabra que cuando Dios estaba por liberar al pueblo de Israel de mano de Moisés, soltó las plagas pero a Gosén no llegaban. La protección de Dios para los que lo tomamos como cobertura será absoluta y milagrosa.
Hoy tenemos que enojarnos, pero no para criticar o insultar. Sino para declarar que caerán plagas, pero a mi familia y a mí no nos tocarán. Habrá trabajo y prosperidad en mi casa porque tenemos la cobertura del Señor.

Gosén significa también la cobertura de la iglesia. Pastores de otras iglesias me han pedido que seamos su cobertura. Y me di cuenta que ellos no quieren crecer con el sueño de "Presencia de Dios" sino que necesitan el cartelito en el frente de los templos como imagen.
Cobertura de una iglesia es moverse y crecer en el mismo sueño que ella.
Antes de que Jacob llegara con su familia a Egipto, envió primero a su hijo Judá para hablar con José. El patriarca quería saber donde se establecerían, donde estudiarían La Palabra, y José le dijo que irían a Gosén . Judá fue allí y preparó una tienda. Judá significa alabanza. Alaba al Señor y hacele una morada en tu corazón y Él te dará la cobertura para permanecer en su Presencia.
Nosotros no nos congregamos para salir a comer o a divertirnos juntos, aunque eso también lo podemos hacer. El objetivo de reunirnos en la iglesia es para crecer y aprender revelaciones nuevas de parte de Dios.  Podremos caer una y otra vez en los errores pero nos volveremos a levantar, porque estamos establecidos en Gosén que es nuestra cobertura.
Si crecemos con la cobertura correcta, la biología y la mente, que antes estaban al servicio de lo malo,  será usada para la Gloria de Dios y para que todo lo que hagamos prospere.
Cuando José fue acosado sexualmente por la esposa de Potifar el dijo: "yo no voy a pecar contra mi Dios". No hizo alarde de dominio propio diciendo: "a mí no me atrae esa mujer". Lo que sucedió es que José venía desde antes con la cobertura correcta. Si le hubiese ocurrido ese incidente y apelaba a Dios sin haberse preparado antes en la fidelidad, por cierto hubiera fracasado. Es necesario crecer y buscar de Dios antes de que llegue el día de la prueba, porque sino será demasiado tarde para luchar.
La biología y la mente caídas querrán empujarte a los viejos vicios y hábitos improductivos pero una cobertura constante de Dios y la iglesia te llevarán a conquistar. Por eso hay que morir cada día a la naturaleza caída, desnutrirla aprendiendo las promesas de Dios.
Gocen no es la tierra prometida sino la provincia más cercana a la tierra prometida. Pero Dios primero necesita que aprendas a vivir en cobertura para que luego si te establezcas en tierra de prosperidad, donde fluye leche y miel.

No hay comentarios: