Decoración y diseño

BUSCAR EN ESTE BLOG

POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de cookies. Ver detalles aquí:

14 de junio de 2008

Automotivación

Si no aprendemos a auto-motivarnos de nada sirve la motivación externa que podamos recibir. Todo se logra con motivación. Hay dos tipos de motivaciones: interior y exterior. Cuando una persona dice: “Adelante, lo vas a lograr”, te dan un beso o regalan algo, eso es motivación exterior.La motivación exterior es buena, un abrazo, una palabra de aliento, una caricia, siempre levanta el corazón y devuelve las ganas de vivir. Pero la motivación interior es más poderosa aún.La persona que aprende a auto-motivarse ya no necesitará que la alienten, ayuden, feliciten o acompañen. Motivación significa: “moverse hacia”.
Principios para auto-motivarse.
Hay que levantarse rápidamente :Un principio psicológico llamado “fugacidad emocional” dice que todas las emociones pasan. El momento más lindo vivido a las dos, tres o cuatro horas ya es un recuerdo. Las emociones pasan, nada es para siempre. Lo bueno y lo malo también pasan, por eso debemos levantarnos rápidamente.
Debemos matar las expresiones: “Suerte”, “Dios mediante”, “Que sea lo que Dios quiera”, “Y… por algo pasó, Él lo sabe todo”. Estas expresiones “parecen espirituales” pero son erróneas. Las frases correctas son: “Voy a triunfar” o “No voy a triunfar”, porque son verdaderas las dos y se harán realidad cuando lo crees.
Cuestionar todo lo difícil. “Es muy difícil”, “Y nadie lo hizo aún, “Estoy vieja/o”, “Gorda/o”, “A mí nadie me amó y no valgo nada”. Lo que todos piensan de algo crea una atmósfera; no te metas en la atmósfera y cuestiona todo; no te dejes contaminar por la atmósfera de lo que la gente habla porque Todo es posible para el que cree.Cuestiona lo difícil y, si otro lo logró, también podrás lograrlo y, si otro no lo alcanzó, podrás sentar un capítulo en la historia de tu vida.
Hay que salir de la atmósfera y cuestionar lo que me han dicho (y me digo) que es difícil. Lo que no crece, se estanca y no produce, tiene que ser cuestionado.
Cuestiona lo que no da resultado, los ritos. Deja de opinar como un mediocre, no hables en “chiquito” sino en grande. No hagas chismes, es una bajeza tanto hablar como oírlos. Sé una persona de excelencia. Habla cosas grandes, pensamientos de grandeza, y tendrás resultados extraordinarios.



Adaptado de Alejandra Stamateas

No hay comentarios: