Parecida...¡pero diferente!

BUSCAR EN ESTE BLOG

29 de noviembre de 2010

¿Qué es un Druida?

Qué es un Druida.
El nombre de druida es etimológicamente
el de la ciencia ( los muy sabios)
y hay una primera equivalencia semántica
con el nombre de la madera y del
árbol (- vid). Pero el árbol es también un
símbolo de fuerza y los druidas célticos poseían
la sabiduría y la fuerza. Esto es lo que
resume la etimología analógica de Plinio que
relaciona el nombre de druida con el nombre
griego de la encina, drus. A pesar de las
dudas de los antiguos y de algunos modernos
que quieren ver en ellos únicamente a filósofos,
hay que considerarlos como los estrictos
correspondientes de los brahmanes de la India:
eran sacerdotes y sus doctrinas son de
esencia metafisica. En efecto, sólo ellos en la
Europa occidental constituyeron una clase
sacerdotal organizada, jerarquizada: sacerdotes
sacrificadores, adivinos o satíricos, vates
o especialistas en ciencias fisicas. Los
druidas fueron no solamente sacerdotes sino
también consejeros escuchados (el druida fue
suplantado por el capellán o el confesor en
la época cristiana).
Los adivinos o poetas
podían ser jueces o historiadores, pero fueron
sobre todo satíricos; los vates eran médicos.
Pero la acumulación funcional no estaba
prohibida. Irlanda produjo muchos
nombres relacionados principalmente con la
adivinación o con la sátira. No se conoce en
la Galia más que el nombre de gutuater
(druida), invocador. Los druidas gobernaban,
transcendían toda la sociedad humana
y dominaban el poder político: en Irlanda
como en la Galia el druida hablaba antes
que el rey. Los druidas reglamentaban la
elección real y determinaban la elección del
o de los candidatos. Influían también en
toda la casta guerrera, a la que encierran en
una estrecha red de prohibiciones y obligaciones,
colectivas o personales, y que castigaban
de ser necesario por medio de un arsenal
mágico perfeccionado. La casta sacerdotal
era un reflejo de la sociedad divina, los sus cualidades y sus funciones. Libres de
toda obligación, tenían derecho a la vez al
sacerdocio y a la guerra, lo que corresponde
a un aspecto extremadamente arcaico de la
tradición: el druida eduo Diviciacus mandó
un cuerpo de caballería y el druida irlandés
Cathbad manejó la espada. Pero el primer
papel de los druidas consiste en reglamentar
las relaciones de los hombres con el otro
mundo de los dioses, con ocasión de las
grandes fiestas anuales. También por esta
razón se acantonaron con preferencia en sus
funciones sacerdotales: el druida Mog Ruith,
solicitado por las gentes del Munster, reclamó
recompensas suntuosas, pero rechazó
todo acceso a la realeza para sí y para sus
descendientes. Se tienen muchos menos rastros
de la existencia de druidas entre los
celtas britónicos (pero hay que recordar que
los druidas de la Galia, según César, y de Irlanda,
según todos los textos legendarios,
iban a terminar su instrucción a Gran Bretaña;
el único testimonio concreto es la destrucción
que relata Tácito del santuario de
Anglesey en el siglo I de nuestra era por un
ejército romano). La clase sacerdotal britónica
no sobrevivió, al haber sido más precoz
la cristianización que en Irlanda. Toda la
herencia intelectual de los druidas file confiada
a los bardos, que en Irlanda no fueron
parte de la casta sacerdotal. Todas las organizaciones
actuales que se reclaman del
druidismo son creaciones ex nihilo, sin ningún
valor tradicional (

No hay comentarios: