Decoración y diseño

BUSCAR EN ESTE BLOG

POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de cookies. Ver detalles aquí:

28 de octubre de 2011

Niveles de Intimidad POR BERNARDO STAMATEAS

Niveles de Intimidad POR BERNARDO STAMATEAS
Juan 4: 7-26
La necesidad emocional más importante del ser humano es la intimidad.
Muchas personas buscan placer pero el placer es momentáneo y pasado ese momento, necesitarán otro instante de felicidad. Sexo no trae felicidad porque es placer momentáneo. Podríamos sobrevivir sin intimidad pero no seríamos felices porque es lo único que llena el plano emocional.
Intimidad es darse a conocer, mostrar a los otros quien soy y que conozcan mi historia. Todos anhelamos intimidad pero tenemos miedo y aunque deseamos abrir el corazón no lo hacemos para no ser expuestos o rechazados, maltratados, lastimados. Preferimos que nos acepten por lo que no somos antes que nos rechacen por lo que somos.
Cinco niveles de intimidad.
1. Nivel de opinión.  Cuando opinamos acerca de un tema entramos en problemas, porque si piensan distinto viene el rechazo, la descalificación o la crítica, entonces nos cerramos y no damos más opinión.  No hay nada más infantil que discutir por opinión. Tenemos derecho a pensar lo que queremos y nadie tiene por qué pensar como yo, ya que le cabe el mismo derecho. Una opinión puede cambiar, por eso no vale la pena discutir.
- ¿Cómo logramos el primer secreto de intimidad?
Aceptación: si acepto otras opiniones, lograré intimidad.
Aceptar no significa compartir sino respetar el derecho de ver distinto.
Aceptación es tener la mente abierta  para tratar de entender por qué el otro opina  así.  Se comparten las ideas nacidas de la propia historia, mirada o manera de pensar y lo importante no es romper la opinión sino aceptarla, de la misma forma que  otros aceptarán las nuestras. Los samaritanos y judíos se odiaban pero a Jesús no le importó las opiniones en contra, le pidió agua a la samaritana. La mujer le dijo: ¿Cómo siendo judío me pides de beber? Jesús respetó las opiniones.
2. Nivel de los sueños.  Los sueños son el motor que mueve la vida y representan lo que nos hace felices. Cuando contás tus sueños estás participando de algo íntimo,  hacia dónde canalizas tus fuerzas y qué te motiva.
- ¿Cómo lograr que me cuenten o contar los sueños?
Aceptación: nunca critiques los sueños de nadie porque pueden traerte bendición.
Faraón tuvo un sueño que José interpretó y lo nombró el segundo de Egipto.
Éxodo 1:8 Se murió José y se levantó un faraón que no conocía al pueblo de Dios.
Si hay faraones que oprimen es porque no hay soñadores. Nunca renuncies a tus sueños porque se levantarán para oprimirte.
3. Nivel de los sentimientos. Algunas emociones son pasajeras pero otros sentimientos están atascados en nosotros. Hay gente que reduce sus emociones ya que no sabe elegir el mejor momento para expresarlas por eso no tiene intimidad emocional.
Para abrirse emocionalmente debemos tener:
Aceptación: una persona que es aceptada al expresar sus emociones es validado.
Aceptar es: “te respeto porque es tu sentimiento” y así la persona podrá abrirse y contar más.
Cuando creemos que ya sabemos todo cerramos la posibilidad a seguir descubriendo cosas nuevas en el otro y aceptación hace que se pueda expresar sin utilizar máscaras.
Aceptación es el mejor regalo que podemos dar.
4- Miedos, fracasos y defectos.
Si nos cerramos descalificamos, no te burles de los errores de nadie. Todos nos equivocamos y nuestros errores podemos cambiarlo en crecimiento.
Una mujer fue a buscar un vaso de agua y terminó soltando un río sobre la ciudad.
Aceptación: Nunca te rías ni critiques los defectos de otro porque puede ser tu bendición al ser restaurado.

I- Intimidad no es dar el control de nuestra vida a otro.
Contar un sentimiento, un sueño, un miedo no significa entregar el control. Nadie podrá lastimarme porque tengo el control en mis manos.
Al intimar el otro comparte algo de mi pero no me controla, ni me hacer sentir menos sin mi consentimiento.
Debo perder el temor de abrir el corazón por no ser lastimado porque mi corazón está guardado en las manos del Señor.
Podrán rechazar mi emoción u opinión pero nunca controlar mi destino.

II- Intimidad es para el que me ayuda a ser la mejor versión de mí mismo.
A veces ni conocemos a una persona y nos cuenta toda su vida, intiman enseguida.
Debo intimar con los que tienen la misma meta, el mismo propósito para llegar a ser la mejor versión de mi mismo.
Unirse a los que tienen intereses comunes como ir al cine, a bailar o comer nunca logra intimidad.
Lee libros, mira películas que saquen la mejor versión de vos mismo y -antes de pensar si es pecado o no-, preguntate con quien lo compartirás para cumplir tu propósito. Juntate con la gente correcta.
Si alguien dice: “Me debes”, “Te di todo”, “Yo te ayude, tenés que defenderme”, esa persona no piensa en sacar la mejor versión de vos mismo.
La mejor versión tiene que ser el eje para tomar decisiones en tu vida.
III- Intimidad crece con tiempo.
Nadie es íntimo de un día para el otro.
Los adolescentes pasan cinco horas hablando por teléfono y si le preguntas qué hablaron, dicen: “Nada”. Tienen tanta intimidad entre sí porque no  planifican, van de un lugar a otro sin pensar.
Las parejas deberían hacer lo mismo, decidir salir juntos a “nada” y así crecer en intimidad.
Los matrimonios van juntos a hacer compras, visitas, trámites, miles de cosas que no forman intimidad.
Intimidad es tiempo no planificado.
5- Nivel espiritual.
El nivel espiritual es la manera de cómo vivo la fe, quien es el Señor para mí y compartirlo con otros pero muchas veces no podemos por tres errores que cometemos:
-Fanatismo,  que cierra el espíritu.
Por ejemplo:
-“¿Por qué estás triste hijo?”
- Me echaron del trabajo.
- No importa, Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.
Otro:  
-“¿Por qué te echaron?
- Porque me robaron el dinero.
- No importa, caerán miles y diez miles pero a ti no te tocarán.
Otro: Cuando van a comer, oran y cantan coritos antiguos, tal como “Padre Benigno que en el cielo estás…”
Nadie se convierte con alguien así. Si hablamos como si todos fueran creyentes seremos pesados y la gente saldrá corriendo,
La fe se expone no se impone.
-Critica. Evangelizar no es marcar los pecados del no cristiano.
¿Cómo fuiste a bailar? “Ese es un ambiente satánico y el diablo anda como león rugiente buscando a quien devorar…”
¿Te acostaste con cinco hombres? “Es condenación, la Palabra lo prohíbe y poder del cielo caerá sobre vos”.
¡No estamos para comunicar moralina!
Si juzgamos o criticamos no ganaremos personas para el Señor.
Por ejemplo, si a un homosexual le decimos: “Estás en pecado, te vas al infierno”, éste puede arrepentirse de su homosexualidad e irse al infierno heterosexual, porque salvación no es dejar el pecado sino aceptar a Jesucristo y que el Espíritu Santo traiga convicción después y no antes.
El cambio en la gente no lo hacemos nosotros sino el Espíritu Santo de Dios, sólo debemos mostrar la puerta que Jesús es el Señor y el que entra y cree en El, tendrá vida eterna (lo demás lo hace el Señor).
¡No estamos para cambiar conductas!
-Silencio.
Los que nunca invitan a nadie ni jamás dicen nada.
Jesús le pidió agua y la mujer le dijo: ¿Cómo vos me hablas?
Jesús le dijo: “Si supieras quien soy, me pedirías agua a mí, porque tengo un agua especial.”
Y esa mujer ganó una ciudad entera para el Señor.
Pablo llegaba a una ciudad y hablaba del Señor y lo perseguían, entonces se iba a otra ciudad hablaba del Señor y lo perseguían nuevamente y se iba a otra ciudad. Vivió así de un lugar a otro huyendo de los que lo perseguían, pero predicando al Señor en todo lugar. Pablo pasó las cosas más terribles, ¿qué hizo que soportara ser apedreado, robos, desvelos, asaltos, abusos? A Pablo se le reveló la cruz.
Cuando se revela lo que Jesús hizo  logras la intimidad más profunda que puedas tener. Pablo habló diecisiete veces de la cruz en todas sus cartas y dijo: “Lo único que hice fue predicar de la cruz”.  Hay tres imágenes que expresan la redención y pido que se nos revele de la misma forma que a Pablo,
El misterio del amor de la cruz en el Calvario.
-Esclavo  Pablo dijo: “Yo estaba esclavo, sujeto y condenado a vivir toda la vida esclavo de mis pasiones, pero vino alguien y me dijo: ¿Querés ser libre de tu esclavitud? Y me llevó, me abrió una puerta y me dejó libre” En un momento dije: “Estoy libre” ¿Qué es lo que hizo para que yo quede libre? Volví a mirar y el que me había preguntado si quería ser libre había pagado con su vida, para que yo escape de la esclavitud.”
Se le reveló la libertad del pecado y la esclavitud de los vicios y Jesús pagó con su vida.
-Comprado  Habla de secuestro. Es como si te secuestran, te lleven a un lugar descampado y no negocian por tu vida, ni quieren dinero sino tu vida.
Pablo dijo: “Yo estaba secuestrado y quedé libre pero entendí que para serlo Jesús murió por mí, porque el precio para ser libre del secuestro era que otro muriera por mí.”
-Sustituto  Es una palabra que usaban los abogados para un condenado a muerte.
Es como la historia de un muchacho que en la Grecia antigua había robado y la condena era cortarle la mano, cuando levantaron la guillotina para hacerlo su mamá lo sacó, puso su mano y le cortaron el brazo a la mamá.
No fue un brazo, merecíamos morir y cuando íbamos a la cruz, Jesús nos sacó y tomó nuestro lugar.
Pablo se describe como secuestrado, como esclavo, como preso y que el precio que pagaron para que él sea libre, fue la muerte, Jesús dando su vida en la cruz.
Y cuando esto se le reveló a Pablo dijo: “Yo daré mi vida por el que dio la vida por mí”
Y cuando se revele lo que el Señor hizo por nosotros, lo único que querrá tu corazón es agradarle y decir a todo el mundo: Yo estuve preso, secuestrado pero hubo alguien que me amó, murió por mí y resucitó y hoy tengo vida eterna.
La mujer le pidió un poquito de agua y terminó bebiendo del río de Dios.
Que se te revele lo que Jesús hizo por vos, y Dios levante una generación de Pablos diciendo: “Lo único que hago es dar y hablar lo que Dios hizo por mí”.
La guardia de Nerón lo tenía aprisionado, lo estaban por matar y la gente tenía una canción popular que decía: Nerón es señor y salvador.
Pablo escribió a los filipenses diciendo: Tengo a un Señor que dejó los cielos, se despojó de sí mismo y tomando forma de hombre se hizo obediente hasta la muerte  de cruz, se humilló hasta lo más bajo y luego Dios lo exaltó hasta lo sumo, y un día toda rodilla se doblará y confesará que Jesucristo es el Señor.
Pastor Bernardo Stamateas

No hay comentarios: