Decoración y diseño

BUSCAR EN ESTE BLOG

POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de cookies. Ver detalles aquí:

19 de noviembre de 2011

Personalidad atractiva, mentalidad de reino, normal y distinto por Bernardo Stamateas

Personalidad atractiva, mentalidad de reino, normal y distinto 
por Bernardo Stamateas 


Yo tengo los pensamientos de Dios, eso me hace normal y distinto, y cuando se activa eso en mi, me vuelvo atractivo. En esta noche, los pensamientos del cielo se van a activar sobre mi, amén. Nuestra manera de pensar es aprendida, todos nuestros miedos, nuestra manera de comunicarnos, nuestra manera de vestirnos, la aprendimos de la cultura, somos gente producto de la cultura. Fíjense por ejemplo: mostrar las suelas de los zapatos en Arabia, es lo más bajo, es muy normal en Arabia que dos hombres caminen tomados de la mano. Si visitás a un árabe nunca tenés que llevar a un perro, y menos que lo toque. En Arabia se come siempre con la mano derecha, porque con la izquierda uno se higieniza. Fíjense por ejemplo, en China, nunca se besan en público, es de mal gusto, pero los españoles se dan dos besos en la mejilla. En Francia se dan tres, en Rusia se dan piquitos, en Japón los besos más apasionados se dan en el cuello y en las manos, nunca en los labios. En el continente africano algunas tribus antiguas, pensaban que besarse era un peligro porque se les escapaba el aire. En el polo Norte se frotan la nariz, en vez de besarse los labios. Nosotros somos producto de la cultura, el primer mensaje que Jesús trajo, fue que el reino de los cielos se acercaba. ¿Qué es el reino de Dios? el reino de Dios es como Dios piensa. Es decir, Jesús vino para traernos el pensamiento del cielo a nosotros, para que nosotros pensemos como Dios piensa, eso nos hace ser "normales pero distintos". Y Dios va a trabajar en nosotros durante toda la vida, para sacarnos todos los pensamientos religiosos, los pensamientos culturales, los pensamientos tontos que tenemos, Dios los va a sacar, para él ponernos sus pensamientos y que nosotros seamos "gente del reino" "ciudadanos del reino". En esta serie que vamos a empezar hoy, yo te voy a hablar cómo piensa un ciudadano del reino. Un ciudadano del reino es una persona que vive en la tierra, es igual que todo el mundo, pero es distinto, porque tiene los pensamientos de Dios. Y cuando uno se hace un ciudadano del reino, no evangelista, no religioso, sino del reino de Dios, la manera de pensar de Dios, entra a funcionar en vos, y el cielo lo trajiste a la tierra, a tu propia vida. Cuatro maneras que tenemos los que somos ciudadanos del reino sobre cómo pensamos. Primero: puedo ser maltratado pero nunca amargado. Te van a maltratar, ¿cuántos fueron maltratados? te van a traicionar. ¿Cuántos chusmearon de vos? ¿Cuántos te criticaron, hablaron mal, te calumniaron, te engañaron, te mintieron, te gritaron, te insultaron? Vas a ser maltratado, pero nunca permitas que eso amargue tu corazón, porque de tu corazón van a salir las fuerzas para volver a levantarte y alcanzar tu sueño, podrán tirarte todos los misiles, de hecho te van a maltratar, pero nunca dejes que la amargura, entre dentro tuyo. Las personas amargas son criticonas, hipersensibles, no se involucran, tienen miedo, critican a todo el mundo porque su corazón está amargado, destilan odio, tienen depresión, porque hay amargura en su corazón. El apóstol Pablo iba a un lugar lo lastimaban a cascotazos, Pablo se levantaba y seguía adelante. Yo le pregunté al Señor ¿qué tenía Pablo para que lo lastimen a cascotazos y se levantase? y el Señor me dijo: Pablo nunca dejó que nadie le amargue su corazón. Cuando Jesús resucitó, no agarró a los discípulos y dijo, estoy muy mal con ustedes, y vos Pedro, decías no te dejaré, yo sufrí mucho, esperaba que no me dejen, yo esperaba que estén conmigo. No, Jesús no dijo eso, porque él nunca dejó que le amarguen su corazón. Entra a un lugar donde está una nena de doce años que se muere, y Jesús le dice, no, está dormida y lo insultan, y Jesús los corre, porque vos tenés que aprender a cuidar tu fe, dice que tomó a la niña y la levantó, y salió de la habitación con la niña de la mano. Todos los que te han agredido, están a minutos de ver el milagro más extraordinario que Dios hará en tu vida, porque vas a salir en medio de los que te han maltratado con tu milagro tomado en la mano, por eso no dejes que nadie amargue tu corazón. Te van a maltratar, pero no te van a amargar. ¿Cómo hacemos para que no nos amarguen el corazón? yo estoy convencido que un buen pastor, un buen líder, en cualquier área, no son las personas que evitan el maltrato sino las personas a pesar del maltrato no se dejan amargar. Y el diablo va a querer poner veneno. ¿Cómo damos nuestro corazón para no amargarnos? desarrollando un espíritu de celebración constante, celebrar. ¿Qué es celebrar? celebrar es creer que tu mañana en Dios, es mejor que tu presente, hoy estoy mal, pero mañana estaré mejor, hoy no tengo para comer, pero mañana habrá abundancia, hoy estoy enfermo, pero mañana estaré vivito y coleando, hoy estoy solo, pero mañana estaré con la gente que amo. Celebrar es la capacidad de ver que tu mañana, Dios lo ha diseñado mejor que tu presente, hacer un puente entre tu presente y tu mañana y decir, hoy estoy mal, pero yo voy a celebrar porque mañana estaré mejor. ¿Sabías que cuando vos recibiste a Jesús, Dios celebró? y ¿cuando te bautizaste, Dios celebró? ¿Hoy que estamos nosotros acá en la iglesia, Dios salta con nosotros? porque a Dios le gusta la fiesta, hermano, celebrar es la capacidad de ver tu mañana mejor que tu presente. Nosotros no negamos la realidad, no la aceptamos como herencia final, hoy estamos bien, pero en Dios, mañana estaremos mejor, somos como la luz de la aurora, pequeña al comienzo, pero la luz crece hasta que el día es perfecto, hoy estoy mal, pero mañana bendecido. Si te rodean los burros sos como Saúl, serás levantado como rey, dice que Saúl le rodeaban las asnas y fue levantado como rey, si hay burros cerca tuyo viene una promoción como rey, y si hay gigantes cerca de ti, sos como David, estás por ver tu mejor victoria. Y si hay una tormenta alrededor tuyo, sos como Jesús, vas a tocar tierra y sacarle al gadareno demonios, sanar a una mujer de un cáncer vaginal de doce años y levantar a una niña muerta, y si estás solito sos como el apóstol Juan, Dios te va a mostrar el Apocalipsis, y si estás encerrado y no tenés nada, sos como el apóstol Pablo, vas a escribir las cartas más maravillosas, porque hoy estás mal, pero mañana celebramos la victoria. Primero: puedo ser maltratado pero no amargado. ¿Cuántos fuimos maltratados? eso nos hace normales, pero distintos, somos normales pero distintos, somos ciudadanos del reino de Dios. Nuestro pasaporte dice Argentina, pero nuestra visa espiritual dice, "ciudadano del reino", una mentalidad celestial, somos iguales pero somos distintos, nos pueden maltratar pero podemos cuidar nuestro corazón para levantarnos, celebrar nuestro mañana y seguir adelante. Segundo: puedo poseer sin ser poseído. ¿A cuántos le gustan las cosas? podés poseer pero que las cosas no te posean. Yo puedo tener un reloj, una camisa, puedo tener un coche, no es nada malo, pero otra cosa es que el reloj, el coche y la camisa me posean a mí. Como esos hombres que cuidan el coche más que a la mujer, no te sientes así que rompes el asiento, ellos no tienen coche, el coche los tiene a ellos. O esa gente tacaña que le pide azúcar a la vecina para no sacar la propia, y encima toma amargo, porque podemos poseer sin ser poseídos, quiere decir que nosotros tenemos que aprender a soltar las cosas, porque las cosas no se aman, se usan, y las cosas tienen un ciclo de vida. Vos tenés un coche que va a salir de tu vida en algún momento, o porque el coche se te rompa, o porque vos te mueras, pero alguien de los dos va a soltar. Las cosas son dadas por Dios para usarlas y disfrutarlas, cuando Dios te de un reloj, un dinero, nunca te enamores de eso, decile gracias Señor, lo voy a disfrutar, lo voy a cuidar, pero yo te lo entrego, para que cuando salga de mi vida no me duela, te lo doy ahora, porque cuando salga vendrá algo mejor. Cuando el diablo viene y dice, voy a tocar tu dinero, tu trabajo, tu familia, le decís llegaste tarde, ya se lo regalé al Señor, y si tenés algún problema, métete con él que te venció en la cruz. Por eso los cristianos podemos dar, no tenemos drama de dar, porque las cosas salen de nuestra vida, las poseemos pero no nos poseen, por eso tus amigos te dicen, le diste los zapatos ¿como le regalaste los zapatos?, los cristianos podemos dar porque sabemos que prosperidad, no es tener cosas materiales, es estar unido a la fuente que me da las cosas materiales. Te voy a enseñar esto: si prosperidad es tener un reloj, el día que me lo roben perdí la prosperidad, si prosperidad es tener una camisa, el día que la ensucie no tengo más prosperidad, pero si prosperidad es estar conectado con el Dios que me dio la camisa, y pierdo la camisa, el que me dio la camisa tiene miles de camisas más, y el que me dio el reloj, el coche, tiene la fábrica de todas las cosas materiales, por eso podemos poseer, disfrutar, y soltar. Ustedes orarán así: Padre nuestro que estás en los cielos... el pan nuestro de cada día dámelo hoy. ¿El pan de quién es? mío, ¿Quién lo tiene? el Padre pero ¿de quién es? mío y ¿qué hay que hacer? pedírselo, pedile cosas a Dios, tiene como cinco panaderías guardando el pan y dice, ¿este cuando me lo va a pedir? y te va aparecer el que está al lado tuyo y le va a decir dame el pan de cada día y el de la otra persona también. Dios tiene pan, el pan es prosperidad. Dice: de cada día ¿de cuántos días? el pan de cada día, pero de cada día, ¿de cuántos días? de hasta donde te de tu fe. Si vos tenés fe, mañana deci: los negocios de un mes dámelos hoy, lunes, que hoy lunes haga negocios y entre plata por todos los días de un mes y si tenés más fe, Señor dame el pan mío de cada día de los próximos cuatro años, dame la plata hoy toda junta, para que no te pida nunca más pan. Porque la gente de fe sabe que el pan nuestro lo tiene Dios, y Dios está esperando bendecirnos, que le pidamos y le pidamos el coche, la casa, la prosperidad sin culpa, porque a quien Dios se lo pide Dios lo suelta en bendición. Podemos poseer sin ser poseídos. Jesús dijo: tienen que estar conectados conmigo y van a dar mucho fruto, Juan 15. ¿Cuánto? mucho, ¿cuánto es mucho? ¿Cuánto mucho es mucho? y Jesús dijo vas a dar mucho. ¿Cuánto es mucho? vos pones el límite de tu mucho; para algunos es el Taragüi para otros el Taragüi y sacarina, para otros es la fábrica de Taragüi, vos le pones el límite, podemos poseer sin ser poseídos. "Milagros atraen a la gente, pero fruto te llevan delante de la gente" A nuestra iglesia vienen miles de personas, porque acá hay milagros, milagros atraen a la gente, pero tu fruto te va a llevar delante de los grandes. Tengo una buena noticia Dios te va a dar mucho fruto, si tu alma le da permiso a tu espíritu a recibir mucho fruto no importa lo que perdiste, el Dios de los cielos que te dio eso que habías perdido, tiene mucho más para darte, sólo hay que darse permiso y decir, Padre el pan mío de los próximos diez años, dámelo hoy porque yo puedo poseer pero las cosas a mi no me poseen. Mucho fruto, Cash Luna dice algo extraordinario. "Todo trabajo pequeño no funciona, porque si funcionase no seria pequeño". Dice, toda iglesia pequeña no funciona, porque si funcionase no sería pequeña. Cuando me invitan a predicar a una iglesia, dicen, lo queremos invitar, somos de una iglesia pequeña, somos veinte hace veinte años. Vos podés ser pequeño al comienzo, pero vas creciendo y vas creciendo, porque la promesa de Dios es mucho fruto en todo lo que hagas. "Los grandes líderes del mundo nunca quisieron ser alguien, sino hacer algo". Yo quiero ser profeta, yo soy el apóstol, los grandes líderes no quieren ser alguien, quieren hacer algo, porque ya son alguien. Mientras hagas algo para ser alguien, serás un esclavo, pero cuando sepas que ya sos, vas a hacer algo que deje una huella y dice "debo escoger una visión que sea más grande que mi propia vida". A Bill Gates le preguntaron porque no dejaba de trabajar, si es el hombre más rico del mundo, y él dijo ¿quién te dijo que mi visión era ser el hombre más rico del mundo? mi visión es que cada persona en la tierra tenga una computadora, cuando logre eso voy a dejar de trabajar. Tu visión tiene que ser más grande que tu vida. Ministerio Presencia de Dios, Dios nos ha dado los próximos quinientos años de lo que va a suceder y no vamos a estar ninguno de nosotros, pero estamos programándolo porque Dios te da un sueño más grande que tu generación. Acá nosotros no somos una iglesia más del montón, somos una estrategia del cielo para bendecir en los próximos quinientos años, para que toda la Argentina sea llena de la presencia de Dios, vos estás en un lugar, y sos parte de un proyecto histórico. Puedo ser maltratado, pero no amargado, puedo poseer sin ser poseído. Tercero: puedo pasar problemas pero no quejarme. ¿Cuántos pasamos por problemas? pero no nos quejamos. Somos normales pero somos distintos. El problema es que antes pensaban que la gente del reino era la que no usaba arito, el que usaba saco y corbata, eso es un pensamiento tonto, religioso. Hermanos, el pensamiento del reino es que vos pienses como el Señor, podemos pasar por problemas, claro que si, en el mundo tendrás aflicción, pero tu fe ha vencido, nosotros no nos quejamos, somos igual que todo el mundo, pero somos distintos, nuestra visa celestial dice: ciudadanos del reino de Dios. Cada vez que te quejás no ves todas las bendiciones que Dios tiene para vos. A Elías le agarra una depresión, se mete en la cueva: ¡Oh Dios! quítame la vida estoy aquí, solito. Y estaba Elías solito, y se le aparece el ángel y le dice: cabezón hay siete mil personas que te aman, que oran por vos, y que están de tu lado. Cada vez que te quejás, dejás de ver siete mil bendiciones que Dios preparó para bendecirte. Pasamos problemas pero no nos quejamos, somos iguales pero somos distintos. Dice el Salmo 23: " Jehová es mi pastor nada me faltará" Nada, nada, nada ¿Cuánto? Nada. "...en lugares de delicados pastos...y el bien y la misericordia me seguirán todos los días de la vida". Cuando voy a la casa de mi amigo, llegué con el bien y la misericordia, cuando me tomo el colectivo el bien y la misericordia viajan conmigo, y hoy que vos llegaste acá, llegaste con el bien y la misericordia que te siguen todos los días de tu vida. Dejá de quejarte. Hablamos fe, somos gente del reino. Dice la Biblia " y estas bendiciones te alcanzarán" ¿vos sabías que las bendiciones tienen la orden de Dios de alcanzarte? Pero vamos a suponer que Claudio en vez de hablar fe, se queja, la bendición que tiene la orden de Dios para alcanzarnos, lo alcanza a Claudio, pero Claudio se queja y la bendición no lo ve, porque se está quejando, se sigue quejando y la bendición lo sigue buscando, pero de pronto, Claudio vino a una reunión y empieza a hablar fe, y la bendición lo encuentra. Las bendiciones te van a alcanzar. Hablá fe, algo está cayendo ahora mismo, se está soltando. Dios te quiere dar siete bendiciones, Dios le dijo al coche, coche te ordeno que encuentres a Claudio, fe te ordeno que encuentres a Claudio, el pan de cada día de diez años, acá va el pan, las finanzas, la alegría, pero Claudio se queja y las bendiciones lo buscan pero no lo alcanzan, no lo ven, pero de pronto Claudio habla fe y las bendiciones lo agarran, se te van a pegar todas las bendiciones que no viste, en los próximos cuatro meses te van a alcanzar. Puedo ser maltratado no amargado, puedo poseer sin ser poseído, puedo pasar problemas y no quejarme, puedo ser exaltado sin ser orgulloso. Cuarto: puedo ser exaltado sin ser orgulloso. Dios te va a exaltar. Una persona me dice, yo estoy orando por usted pastor, para que usted se mantenga humilde, Dios lo está levantando mucho, le dije, orá para que Dios me levante más, que Dios me unja más. Saben porque no hay en el liderazgo de las iglesias gente millonaria, líderes de opinión, dueños de empresas, porque siempre le tuvimos miedo a la exaltación, y si leí bien en mi Biblia, Dios le dijo a Abraham: "Te bendeciré y serás de bendición, engrandeceré tu nombre y en ti serán benditas todas las familias de la tierra" y Pablo le escribe a los Gálatas y le dice: Nosotros somos hijos espirituales de Abraham. Dios te va a hacer brillar en tu trabajo, vas a ser el mejor en tu empresa, el dueño máximo, porque Dios nos va a levantar y ya no vamos a tener más miedo, ¡ay! que Dios te mantenga en humildad ¡No! porque ese tonto pensamiento religioso no nos dio permiso para avanzar. Dios nos va a exaltar, pero nunca nos la vamos a creer, porque Dios es quien da toda la bendición. Treinta años, Jesús se va a bautizar, cuando el primo lo mira el Bautista dice: "Acá está el cordero de Dios que quita el pecado del mundo". ¿Por qué le dijo eso? dice que hasta ese momento no lo había reconocido. El Bautista era el primo de Jesús, jugaban juntos de pequeños, jugaban a que el Bautista estaba enfermo y Jesús lo levantaba, jugaban a Jericó, y Jesús soplaba y tiraban todos los caballitos, cuando crecieron dice que lo fue a bautizar, y el bautista ahí se dio cuenta que era el Hijo de Dios. ¿Qué es lo que vio el Bautista para darse cuenta después de treinta años que Jesucristo estaba ungido? Vio al Espíritu Santo sobre Jesús. La gente te va a ver en esta semana y va a ver el Espíritu de Dios sobre tu cabeza y te va a decir: vos sos normal pero distinto. Faraón va a ver que Dios está contigo y va a decir, acá hay alguien que tiene como un aura vos le vas a decir, es el que me acompaña es el Espíritu Santo de Dios. El Espíritu Santo no es la tercera persona de la trinidad, el Espíritu Santo es Dios, pero no es el tercero, porque al tercero nadie le da importancia. El Espíritu Santo es la persona de Dios. Dios te va a exaltar, nunca te la creas, porque un líder grande no hace algo para ser alguien, ya es alguien, hace algo grande que bendiga a los demás. ¿Habrá algún líder así en esta noche? y si alguno se la cree, muy fácil, acordate de Abimelec, era el hijo de Gedeón, éste dejó para gobernar a setenta de sus hijos, Abimelec quería ser rey, quería autopromocionarse y en lo espiritual nadie se promociona solo, por eso vos necesitas un mentor. Abimelec agarró la escopeta y mató a los setenta hermanos y se puso rey, yo soy el rey, porque él no quería ser algo, él quería ser alguien, él quería el título, y un día va caminando y lo agarró una mujer, y le tiró una rueda de molino y se la dio y se murió, porque todas las personas que se la creen terminan fuera de la escena de Dios. Dios nos va a exaltar pero nunca nos la vamos a creer, porque todo lo que tenemos y lo que recibimos vino de nuestra fuente para bendecir a muchos. Jesús va a la casa de Jairo, que era una persona rígida, dice, ven a la casa y pon la mano para sanarla, ya le había dado hasta el método, pero cuando Jesús va caminando, se le cruza una mujer que tenía cáncer vaginal y lo toca a Jesús, ya estaba contaminado. Yo me lo imagino a Jairo, lo tocaron, ahora no va a poder tocar a mi hija, porque Dios no oye a los rígidos, no oye a los mandones, les rompe el plan, y cuando llegan le dicen tu hija no está enferma, se murió, y Jesús dice: no se murió, está durmiendo, se empezaron a reír y Jesús los sacó a todos. Vos cuidá tu fe que es lo más precioso, por eso vos tenés que congregarte, tenés que venir, cuidá tu fe, yo cuido la mía, vos cuidá la tuya. Y dice que entró, sacó a todos, trajo a Pedro, Jacobo y Juan, y a los papás, y la tomó de la mano a la niña que tenía doce años, que simboliza el pasaje de la infancia hacia la maternidad, hacia la adultez, y dice que la tomó de la mano, probablemente porque esa nena nunca fue acariciada, nunca fue abrazada, tal vez esa nena fue abusada, tal vez lo único que hicieron fue pegarle, y Jesús la toma de la mano. Hoy Dios va a sanar nuestros cuerpos, te va a sanar del abuso. Yo estoy tan contento, en la reunión anterior pasó una mamá de Cromañon, y salió de Cromañon una persona que intentó matarse, y ella fue lo llevó a Cristo, llevó a Cristo a la familia, estaba contenta, y yo dije o esta mujer está muy loca o esta mujer está llena de Dios, porque somos normales, pero distintos. Y dice que Jesús la tomó de la mano y le dijo nena: Levantate. Esa palabra la escuchó toda la vida la nena, cuando los papás le decían: vamos, levantate que tenés que ir al colegio, pero ahora ese "levántate" estaba lleno de la vida de Dios. Dios tiene una palabra rhema inspirada para vos, que te va a sacar de tu estado de postración, y te va a meter en tu estado de libertad. Dice que la nena se levantó, y en el original dice que corría de acá para allá, porque esa nena se había criado rígidamente. Dios te va a romper todos los límites, todo lo que te dijeron que podías hacer Dios lo va a romper y todo lo que te dijeron que no podías hacer Dios lo va a romper y te va a hacer ir de acá para allá y el ambiente de tristeza, va a cambiar en ambiente de gozo. Hoy Dios te dice que te levantes, porque quiere que lo acompañes para que entremos juntos a la gran casa llamada Argentina. Yo voy a entrar, y vamos a entrar al espíritu de nuestra patria y le vamos a decir: ARGENTINA levantate que Jesucristo está acá, la gloria del Señor. Vas a entrar en la casa de mucha gente en esta semana, y los vas a tocar, y le vas a dar una palabra sencilla, pero que va a estar cargada con la vida de Dios, y el que estaba triste va a estar contento, y el que estaba mal va a estar bien, y el que estaba postrado se va a levantar, y juntos vamos a salir cantando, porque lo que viene es extraordinario. Despertate, te están esperando, nos están esperando, somos normales pero distintos. Los chicos y los grandes van al bingo, toman, se emborrachan, nosotros somos gente del reino. Dios me dijo, Bernardo las leyes contienen a un corazón que está roto, pero no cambia, por eso las leyes son una solución, porque contienen, pero no cambian, y el Señor me dijo, ustedes mi cuerpo, mi iglesia, en mi nombre son los que cambian, con mi sangre con mi nombre. Tenés que entrar en esta semana a la casa de alguien, solo el Señor puede cambiar el corazón, sólo el Señor puede arrancar los pensamientos de la cultura y meternos los del cielo, marcá la diferencia. Les digo a los pre-adolescente a La Brújula, a los que tenemos más de cuarenta, somos gente del reino, si que nos divertimos, queremos poseer, tenemos problemas pero no nos amargamos, no nos quejamos, no seguimos la corriente, no hacemos nada que nos lastime, nuestra visa es espiritual, somos ciudadanos del reino. Iglesia marquemos la diferencia. Cuando te digan vení vamos a tomar, deciles, ustedes hagan lo que quieran, pero Jesús te va a cambiar, te va a bendecir la gente va a ver que el Espíritu de Dios ha caído sobre tu ser, servir al Señor va a ser pasión de multitudes. Cuando Dios quiso tener hijos, sembró a su hijo, y hoy estamos los hijos, y cuando quiso reyes, Dios sembró a Jesús como rey, y acá estamos los reyes y cuando quiso sacerdotes, sembró a su hijo como sacerdote, y acá estamos los sacerdotes, y cuando quiso fruto, sembró a su hijo como una semilla, y acá está su fruto y cuando quiso profetas, sembró a su hijo como profeta, somos la cosecha de Dios Todopoderoso, nadie nos puede detener, marcamos la diferencia. Gracias al Señor somos normales, pero distintos.

No hay comentarios: