Decoración y diseño

BUSCAR EN ESTE BLOG

POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de cookies. Ver detalles aquí:

22 de diciembre de 2011

Oraciones cortas, Grandes resultados por Bernardo Stamateas


Oraciones cortas, Grandes resultados
por Bernardo Stamateas
Nehemías 1:4 "Al escuchar esto, me senté a llorar; hice duelo por algunos días, ayuné y oré al Dios del cielo".
Vs.11: "Señor, te suplico que escuches nuestra oración, pues somos tus siervos y nos complacemos en honrar tu nombre. Y te pido que a éste siervo tuyo le concedas tener éxito y ganarse el favor del rey."

No hay nada más poderoso que la oración, orar es extraordinario, pero a mi me enseñaron que había que orar mucho, y yo a los tres minutos no sabia qué cosa decir, y me sentía culpable, porque escuchaba de gente que oraba horas enteras, y yo no podía orar más de cinco minutos, y me puse a investigar de gente poderosa en la Biblia que oró cortito, las mejores oraciones son cortitas y me puse a investigar el Padrenuestro dura menos de un minuto. Elías oró treinta segundos hizo caer fuego del cielo. No se trata de orar mucho sino de orar eficaz.
Te voy a compartir cuatro principios de como orar chiquito pero traer grandes resultados.
¿Cuántos necesitamos resultados en lo económico?, en lo familiar, en la salud, en la casa, en lo espiritual.

Voy a contar la historia de Nehemías.
Salomón guía a Israel, eran doce tribus, se muere Salomón, se pelean las tribus, diez se van para el norte y dos se van para el sur. A las diez que van para el norte las atacan los matan las borran del mapa desaparecieron. Las dos tribus o provincias que se van para el sur las capturan los babilonios, entran en Israel, matan todo, rompen todo, capturan a esas dos tribus y se la llevan a Babilonia, pero siempre hay uno más grande que el más grande, los persas capturan a los babilonios y junto a los babilonios al pueblo de Israel.
 Durante ciento cincuenta años el pueblo de Dios está preso de otros imperios, en este caso de los persas. El rey de este imperio persa se llamaba Asuero, este rey era un hombre muy poderoso, y tenía un mozo llamado Nehemías, era copero.
 Nehemías lo que hacia era probar la comida, cosa que le traían al rey, él probaba si no se moria comía el de atrás, cuando había unas uvas Nehemías probaba una, el rey miraba, no se murió, no, entonces comía, tomaba la copa de vino, no se murió, el rey tomaba y un día se entera que su pueblo Israel está todo muerto, se pone a llorar, ora a Dios y dice, Señor yo quiero construir la ciudad dame éxito y favor. Pasan unos meses el hombre no podía estar triste porque si no le cortaban la cabeza, pero el rey lo conocía bien, lo ve distinto y le dice ¿qué te pasa Nehemías?, le dice, mi pueblo está todo muerto. ¿Y que necesitás?, necesito caballos, necesito dinero, necesito gente para ir a construir mi ciudad, ¿y cuánto vas a tardar?, tanto tiempo. Andá, y dice la Biblia que Nehemías fue a la ciudad, y en cincuenta y dos días, edificó todos los muros que estaban rotos.
¿Como tuvo éxito este hombre? por una oración corta, dura menos de un minuto, pero es eficaz.

Las oraciones nos van a traer dos beneficios: 
Primer beneficio; oración trae promoción, seré promovido, seré ascendido. Nehemías era mozo, después fue constructor de la ciudad y después terminó como gobernador. 
Dios te va a promover en tu vocación, Dios te va a ascender, cuando vos orás en tu vocación, en tu trabajo, Dios nunca te hunde, Dios te nivela para arriba.

Yo quiero decirte que en los próximos tres meses Dios te va a promover en tu profesión, en tu vocación, hasta que seas gobernador, porque los hijos de Dios no vamos a estar debajo, vamos a estar arriba, no vamos a ser últimos, vamos a ser los primeros. Yo te aviso, acordate de mi Dios, te va a promover en tu vocación.
Cada vez que vos orás Dios te mueve a un lugar para promoverte. Dios te va a meter en un ambiente distinto al que estuviste, para levantarte.
Cuando el águila tiene los aguiluchos, leí que les rompe el nido, para que los aguiluchos aprendan a volar. Dios te va a romper el nido, te va a sacar del lugar donde siempre te movés, de la gente con la que siempre hablás, del trabajo que siempre hacés, y te va a meter en lugares donde todos los muros están rotos, pero Dios te va a poner y vos vas a decir ¿para qué estoy acá, si todo está mal? te va a poner para que vos edifiques, para que vos bendigas, para que vos levantes, preparate.

 Dice Lucas Márquez cada vez que Dios te promociona, te mete en un escenario en que nunca estuviste, para bendecirte.
Cuando un hijo antes de nacer está en la panza calentito, está cómodo y cuando nace llora, ¿por qué llora? porque la mamá mala, puja, puja, el bebé no, pero sale, los médicos lo ponen en el pecho de la mamá, ¿por qué no lo ponen en el pecho del papá? porque al papá no lo registra, pero a la mamá sí, porque conoce los latidos, y cuando lo ponen en el pecho el bebé se calma, porque el bebé quiere volver al útero.
Quiero decirte algo, Dios te va a parir, Dios te va a sacar del Edén, del liquido amniótico, de la comodidad, vos vas a decir ¡no! pero Dios te va a decir puja, puja, te va a romper el nido, y te guste o no, vas a ser llevado a lugares donde nunca estuviste, lugares donde siempre el diablo marcó, y dijo, acá no entra nadie, cuando vos orás, vos cancelás los lugares que el diablo tomó, cancelás los decretos, le rompés los límites que el diablo puso, y Dios te mete en lugares que antes gobernaba el enemigo, pero ahora entrás vos con la bandera del Señor para llevar bendición. Vas a ser movido.
 
Dios te va a mover a lugares raros con gente distinta yo sé lo que te digo.

Fui a una fiesta no cristiana y estaban todos tomados, abrieron la puerta y el que la abrió estaba borracho, y dijo, llegaron los pastores y un señor que nos recibió dijo: estos pastores te ponen las manos y oran y ahora estos dos pastores (por mí y por Alejandra) nos van a orar para que no tomemos más vino. Y yo le pregunté al Señor por que estaba en esa fiesta, y el Señor me dijo: ¿sabés por qué estás en esta fiesta? por tu oración, porque cuando vos orás, Dios te saca del lugar conocido, y te empuja con gente que está destruida, en lugares destruidos, te manda a vos con una bandera que diga: acá llegó Nehemías, esto está todo mal pero yo tengo una palabra que los va a bendecir. 

Preparáte, serás promovido en la vocación, en las finanzas, Él te va a promover.

Hay varios niveles de finanzas
Primer nivel
Superviviente, el que no tiene para comer.
Segundo nivel
Casi llego a fin de mes.
Tercer nivel
Justo, llego justo pero si me enfermo llego al nivel dos, casi llego.
Cuarto nivel
El abundante, que sobra un poquito.
Quinto nivel
El sobre-archi-mega-abundante.

Dice Kiyosaky que rico es el que puede no trabajar, y con lo que tiene guardado vivir diez años, ese es rico.
Yo quiero decirte algo yo sé que es difícil, cuando el pueblo de Israel  los habían abusado en Egipto Dios le dice los voy a prosperar es muy difícil que una mente que fue humillada que manejó monedas de pronto Dios le diga te voy a dar millones Dios nos va a romper nuestra mente.
Iglesia yo te digo algo profundo desde el corazón de Dios, Dios va a poner millones en tus manos, yo no sé si movías monedas, pero yo sé el Dios que servimos, es un Dios que promueve de la nada a la sobre-archi-abundancia y Dios lo va a hacer.

Trae promoción y trae solución.
Dice que cuando fue Nehemías al rey, ¿qué te pasa? estoy mal ¿qué necesitás? Coche, caballo, gente, recursos, y dice que el rey se los dio. El rey no era cristiano pero Dios le tocó el corazón. Vos vas a orar y Dios le va a tocar la cabeza a gente que no canta como nosotros, no viene a nuestras reuniones, no lee la Biblia, pero tiene la bendición en las manos. ¿Sabés por qué la tiene?, para dártela a vos. 
Vamos a orar y la gente va a cambiar, porque dice la Biblia que el río entra en el corazón del rey, el río es Dios, que se le va a meter en el corazón de la gente, que aunque no crea en él, por el poder de nuestra oración, tu marido va a cambiar, tu esposa va a cambiar, tus hijos van a cambiar, tu jefe va a cambiar y el endemoniado más grande va a cambiar, por el poder de la oración tuya y mía. Dice que el rey le dio todo y no solo le dio lo que pidió, sino que le dio más.
Preparate porque en Octubre vamos a recibir más de lo que pedimos.

Dice que cuando Nehemías oró, capitulo 1, oró en el mes de Quisleu. Oró: Padre, dame favor y dame éxito, y Dios le respondió en el mes de Nisán. Quisleu es Noviembre y Nisan es Abril, cuatro meses después Dios le respondió, vos has orado, no viste nada en una semana, no viste nada en dos semanas, no viste nada un mes, seis meses, hace un año dos años que no ves nada, pero lo vas a ver, viene un momento donde te van a llamar y te van a dar la respuesta de la oración.

¿Sabés por qué Dios tardó cuatro meses? acá viene lo extraordinario, ¿por qué no se lo dio en una semana?, tardó cuatro meses, porque si él oró en Quisleu y el rey lo hubiese llamado a la semana, el rey hubiese dicho ¿qué querés que te de?, no sé ¿y cuanto tiempo vas a tardar?, que sea lo que Dios quiera, Dios dirá. El rey lo hubiese echado, pero Dios en esos cuatro meses le dio el plan de cómo edificar la ciudad. Cuando Dios no te da lo que le pediste, es porque antes estás necesitando otra cosa previa, que Dios te la va a dar, para que cuando te dé lo que le pediste, lo puedas capturar en toda su plenitud, así que si pediste algo y Dios no te lo dio es porque Dios te está dando algo antes, porque si Nehemías hubiese ido sin el plan no iba a edificar la ciudad, Nehemías pidió éxito y favor. 

Éxito es el plan, favor es la gracia delante del rey. Yo quiero decirte que si Dios no te lo dio te lo va a dar y antes te va a dar otra cosa que necesitás, pero que te lo va a dar, te lo va a dar en el nombre del Señor.
Somos como el bambú chino, dice que le echás agua y no crece, en tres años nada, pero al cuarto año crece treinta metros, ¿sabés porque no crece nada en tres años? porque crecen las raíces para abajo, vos estás orando y nada, estás declarando  y nada, estás echando raíces para abajo, pero viene tu cuarto año viene tu Nisan viene tu mes de abril en lo espiritual y todas las puertas se te van a abrir y toda la bendición va a llegar, porque Dios te ha elegido para ir a las ciudades rotas y edificar en el nombre del Señor.

Cuatro cosas que tenemos que tener, para hacer oraciones breves

Primera cosa: hablar fe. Orar con fe.
Vamos a suponer que Daniel es el coche ¿cuántos no tienen coche? vos decís Todo lo puedo en Cristo, la bendición se te acerca, declaro que tú estás conmigo Señor, el coche es mío, en tu nombre yo lo celebro y declaro, y te llegó el coche. La palabra de fe te acerca a la bendición.
Está el coche venís acá y decís, Todo lo puedo en Cristo, y tú me darás el coche porque creo en ti, pero soy solita, Dios me fortalece, se viene algo grande, quién sabe está muy difícil, pero el Señor está conmigo a veces, y el coche, cuando te llega te va a llegar roto, lo desgastaste. 
Tenés que hablar fe porque la fe es una semilla y la semilla sirve para sembrarla, la fe es una semilla que hay que sembrar.
Tenés que declarar, ¿te acordás cuando eras chico?  Hacíamos viajes largos y decíamos ¿cuánto falta? nos decían, menos que antes, la mitad más otro tanto, sabés cuanto te falta para el coche, menos que antes. Algunos tienen el coche a dos metros y dejaron de declarar fe, se te va a pudrir, a dos metros, otros lo tuvieron a dos metros, le agarró la locura y lo dejaron de vuelta, pero yo voy a hablar fe, voy a declarar victoria, voy a sembrar la palabra de fe, porque yo sé que la casa está más cerca que antes, el coche está más cerca que antes, el milagro está más cerca que antes, la casa bendecida está más cerca que antes.
Pedro dice: Señor si eres tú manda que vaya a ti. Ven. 
Pedro dice, suelto fe, soltó una semilla y se le hizo un puente empezó a caminar sobre el agua, miró la tormenta, perdió la fe, se hundió con la semilla en la mano, haz algo, decía y Jesús le dice, hombre ¿por qué no hablaste fe? te me estabas hundiendo con la fe en la mano, soltála. Nosotros decimos declará, levanta la mano, estoy cerca de ver mi bendición, Octubre sobreabundancia, Noviembre recontra-super-abundancia, Diciembre mes de fiesta, todo lo que no tuve en el año, lo voy a tener en el último trimestre del año, porque Dios está conmigo.

Lucas Márquez dice, todo proceso de aprendizaje requiere que fracases.
¿Cuantos nos hemos equivocado?
¿Cuantos hablamos fe y a la media hora hablamos negativo? y a las tres horas y a las cinco. Pero Dios te hizo un bagre para que nades. No seamos como el indio ese que era bruto, y debajo de la casita tenía petróleo, se hizo millonario, se compró un coche extraordinario y como no lo sabía manejar le puso dos caballos adelante. No importa que te equivoques, seguí practicando hablá fe. 

Este es un ministerio de fe, nos hemos equivocado, si, estamos aprendiendo mucho pero vamos a orar fe, lo que Dios prometió, el cielo y la tierra pasaran, pero sus promesas no pasaran, somos gente de fe, se viene algo bueno sobre tu vida.
Nos vamos a meter en todos los lugares con su estilo.
Cuando a David lo ungieron rey, Dios no lo mandó a un congreso cristiano de alabanza y adoración profética, lo mandó en medio de los tiros, donde estaban los soldados muertos, donde estaba la guerra, donde estaba Goliat, Dios no te manda a lugares limpios, te manda a lugares sucios, donde los muros están rotos. Dios te va a acercar gente con intento de suicidio, sin muro financiero, y vos vas a estar como Nehemías, y vas a decir, vengo con una palabra, vamos a levantar los muros, Dios está con nosotros el enemigo rompió todo más ahora le hemos sacado el dominio en este territorio y mandamos los hijos de Dios, en casa mandamos los hijos de Dios, en el trabajo mandamos los hijos de Dios.

Segundo: Específico. Tiene que ser específica la oración.
Padre bendíceme, cuál bendición querés, la que tú quieras Padre.
¿Qué puerta querés abrir? cuando Dios le dio los planos a Noé, dice que le dio el diseño de la puerta, Dios tiene puertas diseñadas para tu prosperidad, para tu bendición, pero vos tenés que orar específico, quiero que esa puerta se abra, quiero que esa persona sea cambiada por ti, quiero tanto de dinero. Ahora que empezamos la gira por Capital, la gente está mal, no tienen sueños, dice me gustaría viajar, pero quién sabe, o sea un sueño grande es un viaje, fijate qué pobreza, aunque es digno viajar, es lindo, pero es un sueño pequeño. Hacen falta Nehemías, que se metan donde los muros están rotos, y les digan, muchachos vamos a levantar los muros, Dios nos va a bendecir, se viene lo mejor, orá especifico, decretá especifico. Elías no dijo Padre haz lo que tú quieras, dijo, que caiga fuego y cayó fuego, Nehemías oró, dame éxito, eso es planes y dame favor, para que cuando el rey me vea la cara, me de todo lo que necesito.
Hablar fe, específico.

Cuando Dios te abra la puerta, acordate entra por sus puertas con acción de gracias, cada puerta que Dios te abra, aunque sea chiquita, entrá con un ¡gracias Señor por esta puerta! y el que está detrás de la puerta, siempre detrás de una puerta hay alguien que te abrió, aunque esté endemoniado, bendecilo, te abrió la puerta, gracias Señor por esta persona que me ha bendecido, y gracias por esta puerta aunque sea chiquita, porque esa chiquita te va a traer una  más grande. 
Nunca cierres las puertas, porque la Biblia dice que cuando Dios abre una puerta no se cierra más, y cuando te vayas de un lugar, andate en bendición, para que la puerta quede abierta, porque tal vez mañana allí estará tu próxima bendición. Preparate porque se vienen las mejores oraciones. 
Hablar fe específico.

Tercero: Intensidad. 
Tengo que mostrar que estoy profundamente interesado en lo que oro. Padre, pido un coche, y si no, no importa, porque te tengo a ti, o decís, dame prosperidad, diez mil pesos, y si no, no importa, porque te tengo a ti. 
Vos necesitás un hombre con pasión, ganas, te dice por ejemplo te quiero pero no te amo porque no sé lo que quiero. Dios está buscando gente con ganas con pasión.
Yo he predicado con cuarenta grados de fiebre hermanos, di todo, porque Dios me dijo si hacés algo, hacelo con ganas sino no lo hagas, cuando ores, orá con ganas, cuando adores, adorá con ganas, Dios está buscando gente apasionada, porque la persona apasionada logra las cosas. Imaginate que venga un domingo a las siete predico, al otro domingo desaparecí, se fue Bernardo a descansar, al otro domingo vuelvo, al otro no estoy, al otro te cito a las siete y llego a las ocho, al otro te cito a las siete llego a las nueve, al otro ni llego, ¿vos podrías confiar en mi?, ¿podrá Dios confiar en nosotros?, que nuestro sí sea sí y que nuestro no sea no. Dios está buscando gente con ganas, que nos equivocamos no te quepa la menor duda, pero nos volvemos a levantar, somos gente de fe y vamos a edificar los muros de cada barrio de nuestro país.
Hablar fe, especifico, con ganas. 
Pasión, ganas, yo tengo ganas de ver un avivamiento extraordinario, yo tengo ganas de verdad, tengo las ganas a la mañana, a la medianoche, yo tengo ganas que toda mi casa esté bendecida, yo tengo ganas que prosperes, yo tengo ganas que manejes millones, que estés arriba.

Cuarto: Alimentate de Jesús
Estaba Jesús caminando y viene una mujer gritando ¡Hijo de David! ¡Ten misericordia de mí! Jesús siguió caminando, los discípulos la miraban.
¿Cuantos se tropezaron con alguna persona loca? Esta mujer estaba loca, los discípulos le dicen al Señor: despídela. Dice la Biblia que Jesús se da vuelta y le dice, yo tengo un pan pero no es para los perros, los perros eran los no judíos, cuando Jesús dice, yo tengo un pan, la mujer lo mira a los ojos, se le enciende la luz en el mundo de su espíritu y dice: dame una migaja de ese pan, cuando ella le dice eso, se hace silencio, estaba la chusma mirando, los discípulos que no la aguantaban, estaba la mujer que tenía una hija endemoniada y Jesús mira a los discípulos, mira a la  multitud, mira a la mujer, y le dice grande es tu fe, cuando vuelvas a tu casa, tu hija está sana. Cinco minutos atrás gritaba, y ahora resulta que era una mujer de mega-fe, ¿como hizo esa mujer para tener mega fe? si no hizo ningún curso, porque esta mujer cuando le gritaba ¡hijo de David ten misericordia de mi! le estaba tirando los títulos y Jesús no la atiende, porque dice, a mi ni me atrae la gente que ama los títulos. Jesús no la escucha, porque le dice yo soy pan para que comas, no soy doctrina, no soy un título, no soy una oración de memoria que aprendiste, yo soy pan para que comas, cuando la mujer entiende eso, le dice dame una migaja, me alcanza, y esa mujer en un momento, se transformó en una mujer de grande fe, porque quiso comer al Señor. Al Señor no le atraen los títulos, sino que le atrae la gente que lo quiere comer, que dice tengo hambre de ti.
Imaginate que voy a la casa de una persona que me invita a comer una pizza, y cuando me siento, hay un papelito que dice, pizza, treinta de harina, queso fresco, y dos tomates, digo a la persona que me invitó ¿y la pizza? ahí está, pero yo no quiero la receta yo quiero la pizza.
¿Cuantos quieren el pan?  No queremos la receta, lo queremos a él, cuando pruebes del pan se terminó tu búsqueda espiritual, vos tenías al santito, al gauchito, tenías de todo y está muy bien, pero cuando comas del pan, se terminó tu búsqueda espiritual, no hay nadie como él. El es el único camino, la verdad y la vida, hay que comer de él, toda la Biblia es un libro de comida, arranca en Génesis 2 cuando Adán y Eva comen un fruto, se intoxican, desobedecen a Dios, la Biblia termina con el árbol de la vida, que el que come de ahí, en Cristo tendrá vida eterna.
Cuando vamos al médico te preguntan ¿qué comió?, si tenés presión te preguntan ¿usted come sal? saque  la sal. Los médicos dicen que uno es lo que come, comamos a Cristo, comamos sano, comamos de él. No es una doctrina, no queremos la receta, lo queremos a él, eso es una experiencia.
Las oraciones breves siempre empiezan con comidas, comiéndolo a él, dame tu pan, dame tu río, dame tu amor. Queremos comer de tu presencia, porque Jesús dijo el que me come y el que me bebe tendrá vida y vida eterna, y en esta noche hubo gente que estuvo gritando como loco pero hoy vas a dejar de gritar, porque vas a comer una miga y si te animás, un pan y si te animás más, te vas a llenar del Señor y Dios te va a mirar y te va a decir, grande fe, conforme has pedido se te dará, amen. 
Si vos te comprás un reloj de cinco pesos y lo perdiste en tu casa, y se te hace tarde para ir al trabajo, lo dejás, te salió cinco pesos, pero vamos a imaginar que te compraste un Rolex de oro con diamantes, te salió ciento cincuenta mil dólares, no lo encontrás, lo buscás, lo buscás, porque te salio caro. ¿Sabés cuanto le salimos al Señor? le costamos la sangre de Jesús, la vida, Dios va a buscar todo lo que sea necesario para buscarte y para bendecirte, porque no le salimos dos pesos, le costamos la sangre de Jesús. 
Dios te estuvo buscando y te enganchó, te trajo acá y no te va a soltar, él por amor dio a Jesús en la cruz, estuvo seis horas en la cruz, pero en el trono más de dos mil años, y gobierna y nos va a bendecir, le salimos caros al Señor, somos valiosos.
En el culto anterior Felipe dijo, somos como una casa de pan y la unción me cayó, y el Señor me dijo, donde vaya Presencia de Dios, siempre habrá muros rotos y siempre habrá pan en nuestra mano para dar de comer a la gente. La gente probó tanta basura, se llenaron pero están intoxicados, comieron religión, filosofía, brujería, pero ahora van a probar a Jesús, y cuando uno prueba el pan que es él, se terminó su búsqueda. Donde vayamos siempre habrá pan, somos una fábrica de pan, porque el que come pan, al Señor, siempre quiere convertirse. Octubre, Noviembre y Diciembre, Dios te va a promover en tu vocación y en tus finanzas, te va a dar soluciones divinas, orá con fe, específico, creyendo con ganas, orá con él, se viene algo extraordinario, y estaremos ahí iglesia, toda nuestra casa estará bendecida, entrada y salida estará bendecida, lo que hagamos estará bendecido. 
Vienen días donde va a haber equipos de fútbol completos, de básquet, vamos a tener de a treinta a cuarenta senadores, diputados, el Señor me  mostró que vamos a tener como treinta intendentes con las familias bendecidas, congregándose, vamos a tener raperos, gente de todos los estilos.
Vi el dolor de la gente, el desecho de la gente, y yo oré en esta noche que Dios ponga un desafío en algunos de los que estamos acá, para ir donde están los muros rotos, y decir, yo voy a entrar acá a edificar, no en un congreso de cristianos, yo voy a entrar donde Dios no entró, le voy a preparar el camino para que él venga y bendiga este lugar, preparate, familias bendecidas, barrios bendecidos, ciudades bendecidas, con gente que éramos unos locos, yo era el primer religioso y Dios me dijo, me hartaron tus gritos, quiero que me comas, y desde que lo probé hace diecisiete años atrás, no he dejado de comer de él, yo le amo a él, lo que le he pedido me lo ha dado y lo que viene es más grande de todo lo que fue.   
Una persona que nos vio por Internet estaba postrado con depresión y el viernes recibió de Dios y Dios lo levantó, comió, cuando estás débil los médicos te dan una dieta especial y te dicen: tenés que comer, cuando te agarra una enfermedad muy grave, te dan un combinado de vitaminas para que la enfermedad grave no te baje al sistema inmunológico, hoy tenemos que comer al Señor para que se te levante el sistema, vamos a hacer cosas extraordinarias, yo veo acá muchos ex-locos que se transformaron en gente de mega-fe.
Gloria a Dios.

No hay comentarios: