Decoración y diseño

BUSCAR EN ESTE BLOG

POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de cookies. Ver detalles aquí:

28 de octubre de 2011

Cerrando pérdidas emocionales POR BERNARDO STAMATEAS

Cerrando pérdidas emocionales POR BERNARDO STAMATEAS
Todos hemos tenido pérdidas. Se calcula que  los seres humanos podemos tener alrededor de cuarenta pérdidas emocionales distintas: perder un amigo, un novio, una pareja, un divorcio, la muerte de un hijo, mudarse, cambiar de colegio. Pérdidas  de distintos niveles pero todas pérdidas emocionales al fin.
Es interesante que a todos nos enseñaron a conquistar, ganar, lograr cosas, pero no nos enseñaron qué tenemos que hacer cuando las perdemos, sean cosas o gente.
Nos enseñaron mal acerca de qué debemos hacer frente a una pérdida, algunos hábitos equivocados que nos han enseñado nuestros papás o en nuestra casa, directa o indirecta, consciente o inconscientemente sobre cómo hacer equivocadamente frente a las pérdidas afectivas.
Hábitos equivocados:  1.  Reemplazarlas. Leía acerca de un muchacho que de niño tenía un perrito y el perrito se murió. El nene empezó a llorar, le dio una angustia impresionante, entonces  los papás le dijeron: “no llores, te vamos a comprar otro”.
Con esa respuesta hay dos mensajes acerca de las pérdidas que le enseñaron:
a) No llores: no expreses tu dolor, aguantá. Cuando el chico crece y se hace grande, empieza a tragarse  todo lo que signifique dolor, llanto, no lo expresa, porque de chiquito le mandaron el mensaje:“no llores”.
b) Se puede reemplazar: un adolescente se había peleado con la novia, lo que le provocaba dolor, entonces  lloraba y  lloraba. La mamá le dijo: “hay muchos peces en el océano”. O sea con el deseo de ayudar el mensaje fue  “se puede reemplazar”.   Cuando crecemos pensamos que se pueden reemplazar las pérdidas que tuvimos y buscamos hacerlo con qué: un hijo que se murió con otro hijo, un novio que se fue con otro novio, o con la comida, o con la droga, o con el alcohol, tratamos de reemplazar las pérdidas.
2 - Sufrí solo.Por ejemplo, cuando alguien llora en el colegio, lo sacan, lo llevan a un lugar para que esté con la directora, “que esté solo”; porque el mensaje es “si vas a llorar o a expresar dolor tiene que ser solo”; o “estás mal, andá a tu cuarto”. Cuánta gente conocemos a quienes se les murió alguien o se perdió algo importante en la familia y nadie llora delante del otro, lloran a solas, porque el mensaje es “si reís, se van a reir  con vos, pero si llorás, llorarás solo”. “Andá a tu cuarto, dejalo solo”. Si alguien está muy mal y está llorando, el amigo qué dice: “Dejalo solo”. El mensaje es: “si está sufriendo la manera de cerrar esa pérdida es estando solo”.
 3 -  El tiempo curará las heridas, ya se te va a pasar el dolor.Y el tiempo no cura nada. ¿Cuántos hemos tenido pérdidas importantes y sabemos que el tiempo no cura nada? Se te puede pasar toda la vida, años y seguir con el corazón herido, porque al corazón no lo cura el tiempo.
4 - Tenés que ser fuerte.“Sé fuerte, aguantá”. Y sos al primero que le sale la úlcera; es la  persona que frente a un duelo, a una muerte, a una pérdida, dice: “No puedo aflojar porque si me quiebro esto se cae todo”. Y es el primero que se enferma. Y cuando  crece trata de serlo: se divorcia, pierde trabajos, se muda de un lado a otro, pero tiene que demostrar que él es fuerte, toda la procesión va por dentro porque le enseñaron este hábito equivocado frente al dolor.
5 - Distraete. “Tenés que salir un poco más”, “Andá al cine, a la casa de tu suegra, a mirar una película”. La distracción o estar ocupado nos distrae pero no nos sana las heridas. Entonces la persona se vuelve adicta al trabajo, o a la distracción, al placer, a las salidas pero  cuando llega la noche, pone la cabeza en la almohada, se confronta con sus pérdidas y viene el dolor.
La mente usa lo que sabe. Yo uso lo que yo sé. Si a mí me enseñaron estas cosas voy a elegir entre lo que sé. No puedo usar lo que no sé. Por eso aprender es  importante porque aprender te da nuevos recursos.
El dolor es la es la emoción más mal entendida de todas las emociones. No solamente hay hábitos equivocados, sino que también hay frases que no sirven para nada. Por ejemplo:
“Dios se lo llevó”.  Dios no se lleva a nadie porque El nunca usa la muerte.
“Esta muerte o esta crisis, la mandó Dios para que tu fe se fortalezca”. Más perverso todavía.
 “Está en el cielo” Es que vos no llorás porque está en el cielo, sino que llorás porque ya no está en la tierra.  Hay gente que ha perdido hijos y les dijeron:
“Le iba a pasar algo peor y como Dios lo sabía, se lo llevó antes”. ¡Mentiras!
El dolor es único. Nunca trates que alguien entienda tu dolor porque el dolor es tuyo. Aun una persona que ha perdido un hijo, o se ha divorciado, o se ha mudado o ha tenido cualquier pérdida, nadie puede entenderla  porque el dolor es exclusivo, de esa relación exclusiva y única que vos tenías con la persona que se fue.La gente puede tratar de comprender un poquitito lo que te está pasando pero nadie puede entenderte porque el dolor que vos sentís es único.
Las pérdidas generan una sensación de dolor única y a la pena hay que sacarla, hay que vaciarla, hay que agotarla, no hay que explicarla, no hay que decirle nada a la pena, porque el dolor no necesita nada sólo necesita que salga. Pero como nos sentimos impotentes frente al dolor queremos decir algo, queremos opinar, queremos interpretar, y el dolor fue creado, es normal.Al dolor no hay que taparlo, no hay que justificarlo, no hay que explicarlo, solamente escucharlo.
En una oportunidad una persona, estando en una fiesta, recordó a un familiar que había perdido y se puso muy mal,  un amigo que estaba al lado, con el mejor buen corazón y a mejor de las intenciones, le dijo: “No es nada, vamos ché, pensá en otra cosa, divertite”. Entonces  empezó a llorar desconsoladamente, se le acercó otro amigo, se sentó al lado y le preguntó qué le pasaba. Empezó a contarle  que estaba mal, a explicarle  lo que había recordado y el dolor que le producía. El muchacho escuchó a su  amigo, lloró, habló  y el amigo lo abrazó  entonces él le dijo: ”Gracias era esto lo que necesitaba”. Volvió a la fiesta y pudo distraerse.
El dolor necesita ser escuchado. Al dolor hay que agotarlo. El dolor no es el problema, el problema son las emociones no sanadas.Cuando tenés una pérdida tenés dolor y no hay más nada que decir. El  problema es cuando quedó una relación inconclusa con la persona que se murió, o con el  que te divorciaste (hablo de pérdidas en general), una emoción no resuelta.
Por ejemplo: pensaste algo positivo de una persona y no se lo dijiste, eso es la relación inconclusa.
Cuando la persona se muere o te separas y quedó algo que tendrías que haber dicho pero no le dijiste,  eso hace que la herida quede abierta.
Las pérdidas abiertas son los aspectos pendientes de las relaciones, es lo que no expresamos, es lo que nos quedó en la garganta, lo que no dijimos, y tenemos que cerrar eso.
Hay gente que ha sufrido por un noviazgo que se rompió, por un divorcio, por una muerte, si mirás para atrás en tu vida vas a descubrir un montón de pérdidas y seguramente hubo dolor pero no querés hablar del dolor, sino de las situaciones que no quedaron resueltas. Palabras que no se dijeron por mil motivos: por vergüenza, por bronca, porque se murió, porque no pudimos, porque no quisimos, eso no importa, eso que nos quedó atragantado,  es lo que hace que la herida esté abierta todavía.
¿Cómo podemos sanar pérdidas?

1. A través de la confesión
Confesión es la acción de disculparse por lo que hiciste o dejaste de hacer. Mientras sigas defendiendo el derecho de tener razón vas a tener un obstáculo para ser sano. Hay tanto poder en la confesión, en decir: “hice esto malo”, “dije esto”, “no te visité en el hospital”, “me equivoque en esto”, “no te di las gracias”, quiero disculparme”.
Tal vez necesitás pedir disculpas, porque en ese divorcio que hubo, en esa pérdida, en esa muerte te equivocaste, hiciste cosas de más, reaccionaste impulsivamente y pensás: “cómo me hubiera gustado decírselo, necesito sacar eso, necesito pedir perdón, decírselo a alguien”.
Hace poco leí esta historia: “Cuando mi hijo John tenía ocho años, él y sus amigos jugaban al béisbol en el jardín a la entrada de casa. John le enseñó a los niños a ponerse a un lado de las casas para que no rompieran los cristales de las ventanas, en caso de que tiraran mal una bola.
Todo iba bien hasta que un día los niños se olvidaron de seguir este consejo. Col tiró una pelota con tal fuerza que fue a romper una ventana grande en la casa del vecino. Al llegar a la casa, John le pidió a Col que dijera la verdad sobre lo que había pasado. El chico explicó el accidente como un niño pequeño de ocho años puede hacerlo. A mitad de la historia, el papá se dio cuenta de cómo había dejado de escuchar a su hijo y estaba pensando cómo le castigaría. Preocupado por sus pensamientos le pidió al hijo que interrumpieran la conversación por unos minutos y que salieran a jugar.
Mirando el cielo el papá preguntó: Dios de dónde saqué la idea de creer que mi hijo, a quien adoro, asocie el decirme la verdad con el ser castigado? En menos de un segundo el papá supo la respuesta, la imagen de su papá apareció en su mente tan clara como un cristal. Se dio cuenta que acababa de descubrir otro asunto emocional pendiente. Le escribió una carta: “Papá, estaba escuchando a mi hijo a quien quiero más de lo que puede expresarse con palabras, es  uno de los nietos que no alcanzaste a conocer.  Mientras me decía la verdad sobre algo que sucedió con una ventana y una pelota, dejé de escucharlo y me empecé a prepararme para castigarlo, me sentí muy mal y he estado preguntándome qué pasó. Acabo de darme cuenta de algo, yo tenía su edad, ya había dejado de decirte la verdad, porque cada vez que te decía la verdad me castigabas, y lo hacía duramente, me lastimabas. Papá, no quiero que mi hijo asocie el decir la verdad con recibir castigos, debo romper el círculo que creaste al hacerme daño, debo perdonarte por haberme castigado cada vez que decía la verdad. Te perdono para así poder tener la libertad de ser diferente con mi hijo, te perdono para así poder ser libre de decir la verdad y ayudar a que mi hijo haga lo mismo. Ahora tengo que irme, te quiero, adiós papá”.
Cuando confesás la verdad, Dios nunca te va a lastimar,  si confesamos nuestros errores El siempre nos perdona porque  nunca asocia la verdad con la disciplina o con el castigo.
2. Perdonar Es un acto poderoso. Perdonar es desatar a esa gente de tu vida. Perdonar no es darle la razón al otro, no es justificarlo, no es olvidar, no es minimizar (“Bueno, está bien, no fue nada, me violaste te perdono”. No!)
Perdonar es soltar un prisionero y descubrir que el prisionero eras vos.
Perdonar es un acto que te hace cerrar. Tal vez hay gente que se divorció, que se peleó con otro y hay rencor en su vida.
En la época de Pablo, los cristianos de la iglesia de Corinto (1 Corinto 6) se metían abogados contra abogados, y Pablo les dice: “Es vergonzoso lo que están haciendo –porque se peleaban entre ellos- porque ustedes son hijos del rey y cómo van a buscar un incrédulo para que negocie entre ustedes” E irónicamente Pablo les dice: “y ustedes van a juzgar a los ángeles, van a juzgar la tierra? No debe ser así”.
Porque cuando una persona se pelea con alguien de la misma iglesia tiene que resolver en madurez, tiene que aprender a perdonar.
Nos cuesta perdonar porque la bronca que sentimos nos da poder, cuando estamos enojados nos sentimos fuertes,  la bronca te hace sentir poderoso.  Pero perdonar es justamente liberar ese enojo, porque perdonar es un acto, sólo los príncipes perdonan.
Tal vez tengas que perdonar a tu padre. Perdonar es un acto de grandeza que te enseña a avanzar hacia el próximo nivel, no podés avanzar a lo grande de Dios si hay gente en tu corazón que no perdonaste.
Tenemos que aprender a perdonar porque en la vida siempre habrá  gente que nos va a lastimar, o  que va a intentar lastimarnos, u ofendernos. Porque todos ofendemos a los demás.
3. Declaraciones emocionales importantes.Algunos que tenemos que pedir perdón por cosas que hicimos mal o cosas que no hicimos que nos hubiese gustado hacer.
Otros tenemos que perdonar a alguien. Hay quienes necesitamos hacer una declaración emocional. Es  una expresión de algo que quería decir y no lo dije. Por ejemplo: quería decirle a mi papá que lo amaba, siempre  quise decirle a mi mamá que estaba orgullosa de ella, pero se murió y no se lo puede decir.Cuando sueltes tu declaración y puedas expresar eso que te hubiese gustado decir, vas a cerrar la pérdida. Y cuando cerrás las pérdidas estás listo como Pedro para entrar en el libro de los hechos y traer un gran avivamiento.
En este pasaje Atalia, la reina que estaba casada con un hombre malo, que se murió, y quedó ella. Puso en su lugar a su hijo Ocozias, pero era más malo que su padre, y también lo mataron. Tenía una hija que se llamaba Josabá, que era la candidata a ser reina, pero Atalia –su madrastra- quería reinar ella, entonces mandó a matar a todo el mundo.
Josabá, la hijastra tomó al hijo de su hermano llamado Joas, un bebé, y lo escondió en el templo del Señor porque Atalia estaba matando a todos.
A Josabá le correspondía ser reina, pero ella cedió su lugar, tomó a su sobrino y lo escondió en la casa del Señor, lo crió, le enseñó la Palabra, y ese chiquito creció y fue el rey. Atalía fue muerta, Joas reinó y dice la Biblia que Dios bendijo el reinado de ese niño.
Necesitamos aprender a tener iniciativa para lo bueno.  Ser rápido para lo bueno, rápido para perdonar, rápido para amar, rápido para resolver.
Escuchaba a Dante Gebel que contaba de un  hombre que fue al jefe y le dijo: “quiero saber porque yo gano el sueldo que gano y mi compañero gana el doble? AH!..Usted quiere saber por qué? Bueno, vaya y cómpreme unas cincuenta manzanas para regalar una a cada empleado.
Entonces el hombre fue, buscó las manzanas y cuando llegó le dijo: “Mire fui a dos fruterías y no hay manzanas”.
“Muy bien. Ahora vamos a llamar a su compañero que gana el doble que usted y va a aprender por qué gana el doble”. Lo llama al otro y le dice:  “Cómpreme cincuenta manzanas”.
El empleado fue buscó las fruterías, llegó y le dijo: “Jefe, no hay manzanas, pero averigüé que podemos regalarles un kiwi a cada uno –que sale la mitad de precio-, una mandarina y con los veinte centavos que nos sobran podemos poner una florcita y una cartita y dárselo a cada uno”.
Entonces el jefe lo miró y le dijo: “Ve por qué gana el doble?”
Y Dante dijo algo poderoso: “A veces Dios te manda a buscar manzanas y sabe que no hay, porque lo que quiere es que seas iniciador y tomes la iniciativa. Que busques y digas: “Señor esta puerta está cerrada, pero acá hay otras más que podemos abrir juntos”.
Tenés que ser iniciador de lo bueno, moverte rápido para las cosas buenas.Un hombre ateo se murió pero antes dijo: “yo le dejo mi finca al diablo y nada más”. Cuando los jueces tomaron el testamento dijeron: “Cómo hacemos para dejarle el terreno al diablo” Y dijo: “Ya sé como vamos a hacer, no hagamos nada, dejémoslo como está”.
Cuenta  la historia que creció la maleza, los espinos y el juez dijo: “La única manera que el diablo tome posesión de alguna cosa es no hacer nada con ella”. Si querés que el diablo tome posesión de tu vida, tranquilo, no hagas nada.
Me lastimaron  Hace veinte años que te lastimaron, sé rápido para lo bueno. Tenés que tener el espíritu de diligencia, porque la mano del diligente gobernará.
La gente diligente es humilde. Si querés ser grande tenés que servir. Dice el rabino Harold Kushner:
“La vida es como una lata de café instantáneo. Cuando tenés la lata llena, tomás los granos y los podés repartir; pero cuando en la lata queda un poquito menos de la mitad, ya no repartís tan fácil porque tenés poco. Así es la vida, se te fue la mitad y a algunos un poquito más. Cuando uno es joven vive la vida loca y regala el tiempo, pero cuando el tiempo avanza y la lata se va vaciando uno no tiene tanto para dar.” Tenés que aprender a administrar tus días y vivirlos en paz”.
Aprendé a cerrar todas las pérdidas. Aprendé a pedir perdón si te equivocaste,  a perdonar, porque eso es de príncipe. Y si te quedó algo, una emoción que no pudiste expresar, sacalo.
Y cuando sientas algo bueno hacia tus hijos, hacia tu familia, sacalo. (Especialmente hablo a los hombres que nos cuesta eso, sacalo; porque la lata se está bajando).
Salomón escribió Eclesiastés.
La vida es como subir una escalera, el tema es cuando subís pero la escalera está apoyada en la pared equivocada; y te das cuenta que gastaste años de tu vida para alcanzar la meta equivocada.
Eso le pasó a Salomón. Un día puso la escalera en el placer, se dio todos los gustos, pero cuando llegó arriba dijo: “Uy, me equivoqué de pared”.
Y la puso en la plata. Empezó a hacer mucha plata, y se equivocó, porque cuando alcanzó la plata dijo “No, no”.
Hasta que al final en el libro de Eclesiastés dice: “Me di cuenta que el fin de la vida es éste, teme a Dios, guarda sus mandamientos porque ese es el todo de la vida”. Y le dice a los jóvenes: “acuérdate de  los días de tu Creador”.
Jesús le dijo a Pedro: “Pedro me amas, Pedro me amas, cuando eras joven hacías lo que querías, pero cuando seas viejo te llevarán de un lado al otro”.
Pedro disfruta. Pedro aprovecha la próxima etapa de tu vida, cierra las pérdidas, liberate de los rencores, vienen días buenos. No importa las maldiciones que haya.
Dice la Biblia que Josabá escondió a su sobrino, tenía un papá malo, pero ella fue de buen corazón. No importa la herencia que hayas tenido, todo se puede romper en el nombre del Señor.
Tenés que aprender a tomar a tu Joas.
Joas es tu sueño, hay quienes lo quieren matar y es porque tu sueño va a reinar, va a bendecir a muchos, va a hacer que muchos conozcan a Cristo. Por eso buscan matar tu sueño. Josabá dijo: “Mi sueño y yo somos  lo mismo, entonces tomó a su sobrino y lo escondió en el templo”. Atalía mató a todos menos a Joas.
El enemigo nunca puede matar lo que se esconde en la presencia de Dios. Nunca el diablo puede tocarte si estás escondido con Cristo y Cristo vive en tí. Puede matar todo a tu alrededor pero ella lo escondió en el templo, porque el diablo anda como león rugiente pero no en el templo. El templo es la presencia, es la conexión con Dios. Yo soy el templo. El templo no es el edificio sino los que estamos son El.
El marido de Josabá era un sacerdote, lo cuidó y le enseñaron la Palabra y a los siete años Atalia murió, siete años, un niño.
Lo que es chico en Dios alcanza para destruir los gobiernos de maldad de este sistema.
No necesitamos tener cosas grandes en Dios sino cuidar lo que nos dio.
Cuidá la herencia que Dios te dio. Aprendé a cuidar, llevarlos al templo, llenarlos de palabra. Josabá tenías las cosas sanadas y le enseñó las cosas de Dios a Joas.
Hay gente que cuando se encuentra con otra habla de resentimiento, pero hay gente grande en el reino que cuando se encuentran con otro les trasmite paz divina.
El Señor va a cerrar todas las pérdidas que no estan cerradas. Todo será  roto, en el nombre del Señor. Algunos tendremos que confesar errores, otros tendremos que perdonar, y otros tendremos que declarar emociones que no fueron dichas, pero tenés que ser libre, cerrar tu pasado.
Pedro me amas? Vine a restaurarte, no vine a condenarte. Vine a bendecirte. Vine a buscarte. No te voy a dejar vendiendo peces porque te dije que serías pescador mío. No te voy a dejar metido en tu dolor Pedro; sé que te has atormentado porque me maldijiste, porque me negaste, porque me negaste, porque en el momento que yo más te necesitaba no me defendiste, pero no vine a reprocharte nada.
-Pedro me amas?
-Sí Señor te amo.
-Pedro me amas?
-Señor tu sabes que te amo.
-Pedro me amas?
-Señor te amo, te quiero.
-Sírveme.
Adorá al Señor! A ese que viene a buscarnos, a ese que es el papá bueno, a ese que entiende el dolor, a ese que sana. Vamos a meternos en su templo.
Hay gente que tiene que hacer las pases con el Señor; El no te mandó la muerte, El no te mandó la enfermedad; El estuvo a tu lado.
La maldad es parte de este sistema caído pero un día la muerte y la enfermedad serán echadas con Satanás al infierno, y esa es la esperanza que tenemos.
Mientras tanto caminamos en un mundo caído, perverso y podrido, pero sabemos que El está con nosotros. Yo sé Pedro que no me quisiste negar, sé que no quisiste enojar conmigo, por eso vine a decirte que me expreses tu amor. Hacé las pases con El, soltá toda bronca hacia El, porque El es bueno; es el Dios de toda Consolación, es el Rey de la Gloria, es el Principio y el Fin. Decile: ¡Te amo más que a mi vida Señor! 
Pastor Bernardo Stamateas 

No hay comentarios: