Decoración y diseño

BUSCAR EN ESTE BLOG

POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de cookies. Ver detalles aquí:

12 de julio de 2008

Vampiros emocionales

VAMPIROS EMOCIONALES
Te caen bien, confías en ellos, los invitas a que entren en tu vida, parecen cálidos, cordiales, brillantes, encantadores y cuando te das cuenta del error…ya es tarde…te dejaron vacío. Pero no se llevaron tu sangre sino tus emociones. Se alimentaron de ellas.
Dice el doctor Albert J. Bernstein “A veces brillantes, dotados y carismáticos, estas criaturas de la oscuridad pueden tener egos desmesurados o conciencias inestables, pueden ser monstruos coléricos, seres incapaces de asumir ninguna responsabilidad o individuos que no pueden hacer nada por sí mismos”
Daniel y Kathleen Rhodes dicen “desean aspirar la energía de otras personas, acechan a su presa en las sombras, no son gente especial, si no gente normal con la que convivimos todos los días. Estos "vampiros" manipulan, utilizan, y abusan psicológicamente de los amigos, parientes e incluso extraños, controlando situaciones y gente para sus propósitos, estos "chupadores de sangre" ganan fuerza para seguir haciéndolo una y otra vez.” Como son incapaces de generar la actitud positiva adecuada para sentirse bien por sí mismos, inconscientemente, para compensar esa deficiencia, buscan víctimas que les alimenten. Así, logran abastecerse robando la energía anímica de los que les rodean.
El agresor psíquico suele fijarse en las personas débiles y vulnerables mentalmente, y las escoge como víctimas. Lo primero que hace es sugestionar al sujeto con impresiones negativas que minan su seguridad. Su negatividad entra en nuestra mente cuando reaccionamos con inseguridad a las observaciones mal intencionadas que nos hace, porque siembra en nosotros la desorientación y, en pocos segundos, hemos comenzado a sentirnos mal por causa de estos comentarios. Sus observaciones son "aparentemente" inofensivas con un lenguaje suave y tenue, pero cargado de intenciones desmoralizadoras tratando de minar nuestra autoestima. Con ello comienza un proceso de destrucción por parte del ladrón de fuerza vital.

No hay comentarios: