Decoración y diseño

BUSCAR EN ESTE BLOG

POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de cookies. Ver detalles aquí:

5 de septiembre de 2008

No esperes nada de nadie (II)



A diario depositamos cientos de expectativas en los otros, esperamos que nos respondan de la misma manera en que nosotros lo hicimos, pero esto no siempre sucede así.
Si bien hay personas que son agradecidas y saben el valor de tu accionar, otras no lo son. Algunas res­ponden con la misma moneda, otras no. Y tú no po­drás cambiarlas.

"Si recibimos lo que esperamos nos alegramos, si no, nos decepcionamos", y una vez más nuestras expectati­vas están mal ubicadas. Si recibes lo que esperabas, es un bono extra, bienvenido sea, y si no, sigue adelante, no te detengas para escuchar las gracias.

Lo que hagas, hazlo de corazón. No esperes recompensa. Siembra en los otros, y sin darte cuenta, un día, esa siembra te va a recompensar. La cosecha será tan gran­de que no va a caber en tus manos.
Lo que hagas por los otros, en algún momento, quizás otra persona lo hará por ti. No im­porta el tiempo que se tarde, si sembraste, cosecharás.
Lava los pies de los otros, cálzate y si­gue caminando; esas pisadas que dejaste en el camino, en al­gún momento te van a alcanzar.
La calidad y la canti­dad de tu bendición empiezan y terminan siempre en ti y en los tuyos. No lo olvides!

No hay comentarios: