Parecida...¡pero diferente!

BUSCAR EN ESTE BLOG

27 de julio de 2010

TRIUNFAR SOBRE LAS PRESIONES

TRIUNFAR SOBRE LAS PRESIONES
Por Bernardo Stamateas

Presiones, crisis. Todos hemos tenido presiones, hay presiones normales, las que se llaman crisis evolutivas : casarse es una crisis; tener un hijo es una crisis; tener un hijo adolescente es una crisis; mudarse es otra crisis; entrar en la menopausia es una crisis; salir del primario es una crisis; entrar en la universidad, salir de la universidad; cambiarse de casa son crisis normales, evolutivas y que a todos nos pasan.
Hay crisis que son inesperadas, accidentales : una muerte, que no esperábamos; la pérdida de un trabajo; un caño que se nos rompe en casa y no tenemos dinero para arreglarlo.
Hay crisis que vienen de pronto y uno enseguida se siente culpable y busca culpables.
Hay crisis que son estructurales, que vienen porque nosotros tenemos conflictos no resueltos : es la persona del alcohólico que no puede establecerse en ningún trabajo, porque las crisis son creadas por sus mismos conflictos; el hombre maltratador que no puede disfrutar de su familia porque tiene una violencia incontenible. Hay muchos tipos de crisis.
Acá tenemos la historia de una mujer, Agar, que había tenido un hijo con Abraham, pero cuando él logró tener un hijo con su primera esposa, Sara, dice que cargó un odre con agua, le dio un poquito de comida y la despidió. Esta mujer entró en una crisis tan grande que dejó al muchacho como a un tiro de piedra esperando morirse, y lo estaba mirando de lejos, lo único que le esperaba era la muerte.
Cuando una persona está en crisis, la crisis le hace sentir que Dios lo dejó y que es injusto.
Ella habrá pensado: ¿por qué Dios está con Abraham y no está conmigo? ¿Por qué Dios respalda a Abraham que tiene su casa, tiene su familia, tiene todo y yo que no hice nada ahora estoy esperando ver morir a mi hijo?
Cuando tenes una crisis cualquiera que sea te sentís injusto, por qué Dios bendice a unos y a mí no?
Crisis nos hace sentir envidia de las demás .
Crisis nos hacen ver que no hay posibilidades .
Cuando uno está presionado, cuando uno está en crisis, no ve alternativas, la única es morirse, es suicidarse; la única alternativa es deprimirse, abandonarse, por eso cuando una persona está en crisis, queda atascada en el problema, queda atascada en la crisis, pasan los años en lo físico pero en lo espiritual quedaron detenidos; y usan frases como las siguientes: " bueno, es lo que me tocó en la vida, llevaré mi cruz"; "tengo que perder para ganar: y bueno... perdí un montón de cosas, pero también gané otras" "Nací para sufrir por esto, es la cruz que me tocó"; "elegí mal y estoy pagando durante toda mi vida la consecuencia de mis errores"; "Dios le mandó esta enfermedad a mi mamá y tendré que aguantarla cuidándola yo toda mi vida"; "la vida es un sacrificio, todo cuesta y mucho"
Las crisis te enferman.
Dicen los que estudian el cuerpo humano, que cada órgano puede albergar una emoción reprimida; y que cuando una emoción se reprime puede meterse en cualquier órgano del cuerpo y ese órgano se enferma; porque cuando hay presión, toda esa crisis se mete en el cuerpo.
Hoy vamos a aprender como triunfar sobre las presiones; para ello hay que entender algunas cosas.
Por ejemplo, todos sabemos qué es un piano, sabemos que sale sonido, pero no sabemos cómo sacarle el sonido, cómo hacer que suene.
Tenes que entender algo, podes saber muchas cosas de Dios pero no saber como hacer que esas cosas te funcionen; y para aprender cómo te va funcionar la fe, eso se llama revelación.
Revelación es cuando Dios te enseña que la fe te funcione.
Y estás en una iglesia que no venís a escuchar que el piano es piano y que sale un sonido, sino a aprender cómo hacer que ese piano suene bien, cómo hacer que la fe te funcione.
VOY A APRENDER COMO TRIUNFAR SOBRE LAS PRESIONES DE LA VIDA.
1- DEBO LEVANTAR MI ESTIMA : la primera cosa que le dijo el ángel del Señor: ¡Levántate!. Vos tenés que aprender a levantar tu estima. Cuando uno mira, no mira con los ojos. Cuando uno ve, ve con el cerebro, los ojos lo único que hacen es captar la luz, que entra por los ojos pero la imagen se ve en el cerebro. Por eso cuando uno cierra los ojos igual ve, por eso cuando soñás estás con los ojos cerrados e igual ves, porque uno no ve con los ojos ve con el cerebro. Y cada cerebro es distinto, por eso cada uno ve de manera distinta. Lo que ves no es la verdad es lo que el cerebro te dice que es la verdad.
Cada cerebro es distinto por eso cada persona interpreta la realidad con su cerebro, con su manera de ser. Por eso vos tenés que entender que no tenés que ver la realidad con tu cerebro sino con tu espíritu . Todo lo que vos ves es relativo porque es la interpretación que entra por tus ojos y las imágenes que genera tu cerebro. Solo Dios es el que la verdad, y la verdad de Dios te será revelada en tu espíritu . Entonces, tenés que aprender a trascender la mirada de tus ojos. No tenés que moverte por la imagen que se reproduce en tu cerebro sino por la verdad de Dios desatada en tu espíritu.
Porque solo la verdad de Dios es la verdad verdadera y esa verdad siempre te hace libre.
DEBO DESPERTAR MI ESPIRITU PARA MOVERME NO CON LO QUE VEO SINO CON MI ESPIRITU.
Si tu espíritu está dormido, tu estima va a estar quebrada. Si tu espíritu está apagado, tus ojos van a funcionar por las imágenes de tu cerebro, pero si tu espíritu está levantado, si tu espíritu está despierto, vos no andás por vista, vos andás por fe. Vos no andás por las imágenes de tu cerebro, vos andás por la palabra que está en tu espíritu y tu espíritu manda esa palabra a tu cerebro, levanta tu estima. Porque tu estima no puede depender de lo que tu cerebro ve, sino de lo que Dios puso en tu espíritu. Por eso Dios le dijo a Agar ¡Levántate! ¡Levanta tu espíritu! ¡Despierta tu espíritu!
Hay gente dormida en su espíritu, entonces ve y dice: Nadie me quiere, porque eso es lo que su cerebro interpreta porque su espíritu está dormido.
Hay gente que dice: necesito la droga, necesito el alcohol. Porque ven y su cerebro les dice eso. Pero cuando tu espíritu despierta, despertás a la verdad del Señor.
Por eso la Biblia dice: " ¡Levántate! ¡Despierta tú que duermes!". Dios le dijo a Agar ¡Despertá! ¡Levantá tu espíritu!. Dios le dijo a Abraham ¡Levántate!, le dijo a Elías ¡Levántate!, Jesús le dijo al paralítico ¡Levántate! ¡Despertá tu espíritu para que tu espíritu levante tu autoestima! Porque vos no andás por lo que tu cerebro te dice sino por lo que Dios te prometió.
En una oportunidad estaba Helena de Troya, dice la historia que se cayó y se dio un golpe en la cabeza. Cuando despertó y preguntó ¿quién soy yo? Y le dijeron: sos una prostituta. Y ella empezó a vivir como prostituta, hablar y andar como prostituta. Pero un día, mientras iba caminando, dice la historia que alguien le gritó: ¡Salve Helena de Troya, la reina! Y la mujer despertó y recordó que ella era reina.
Dios tiene que despertarte: sos un hijo del Rey, todo lo puedo en Cristo. ¡Tenés que levantarte! ¡Tenés que despertarte a la realidad de lo que Dios dice de tu vida!
Jesús agarró los panes y los peces. Y la Biblia dice: "y alzó sus ojos al cielo". Enseñanza: nunca tenés que orar mirando la realidad de lo que hoy tenés. Vos tenés que aprender a mirar arriba, levantarte y decir: Señor, gracias, no por lo que tengo en la mano, porque en la mano tengo poco pero en el cielo hay abundancia y declaro por fe que habrá multiplicación.
TENES QUE LEVANTAR TU ESPIRITU Y TU ESTIMA SERA ALZADA AL NIVEL DE DIOS .
Cuando tu espíritu despierta y le dice a tu estima lo que Dios reveló cómo sos de verdad, entonces nunca más vas a ser co-dependiente, nunca más vas a buscar un hombre que te maltrate pero que te de un poquito de amor, nunca más vas a tener doble personalidad.
Cuando tu espíritu está dormido, tu estima va a tener doble personalidad, vas a ser hipócrita. Pero cuando tu espíritu se despierte a la verdad del Señor, entonces no vas a necesitar agradar a nadie, no te va a importar, porque ahora vos no andás por lo que tu cerebro ve, ahora andás por la verdad de Dios revelada en tu espíritu: porque Dios sabe quién sos vos, vos sos imagen y semejanza de él y todo lo podemos en Cristo que nos fortalece.
Cuando escuchás la voz del Señor, la voz te hace levantar.
Debo levantar mi espíritu para levantar mi estima. Y caminar, no en lo que mis ojos dicen a mi cerebro, sino lo que Dios dijo a mi espíritu.

2- DEBO APRENDER A LEVANTAR A LOS DEMAS.
Dice que el ángel le habló a Agar, que estaba con el muchacho tirado y le dijo: Tómalo y levántalo. Tenés que aprender, en momentos de crisis, a levantar al otro en vez de esperar a que te levanten.
Tenés que aprender, primero, a que Dios levante tu espíritu y luego vos levantes a otros. Cuando vos levantás a otro, la fuerzas de Dios se activan en tu corazón . TENES QUE LEVANTAR A LA GENTE QUE ESTÁ CAÍDA.
Declará: ESTOY PARA LEVANTAR LAS MANOS DEL CAÍDO SOY UNA PERSONA QUE SE HA DESPERTADO Y HOY LEVANTARÉ, RESTAURARÉ A LOS QUE ESTÁN CAÍDOS. Y DIOS ME DARÁ MÁS FUERZAS Y SALDRÉ DE MIS PRESIONES. Y DIOS MANIFESTARÁ SU GLORIA EN MI VIDA.
La Biblia dice "orad los unos por los otros para que sean sanados". El pasaje dice que si yo estoy enfermo, tengo que orar a otros para que Dios me sane.
DIOS LEVANTARÁ UNA IGLESIA DESPIERTA EN SU ESPIRITU QUE LEVANTARÁ A LOS CAIDOS.
3- DEBO ALIMENTAR MI FE CON PENSAMIENTOS POSITIVOS. Dice que cuando la mujer levanta al muchacho, el ángel le dice: haré de ti una gran nación. Un minuto atrás estaba por suicidarse, al otro minuto había una promesa grande de parte del Señor.
Tu fe puede contaminarse, tenés que ser un cristiano positivo. Si vos alimentás tu fe negativamente, tu fe se muere. Tenés que tener cuidado con lo que oís y con lo que hablás. Hay gente negativa.
Alimentá tu fe con pensamientos positivos. Alimentá tu motivación con pensamientos positivos.
Cada ves que vayas a hacer algo, preguntate por qué lo vas a hacer. Y si tu motivación no es positiva, no lo hagas. Tu motivación para todo lo que hagas tiene que ser positiva. Alimentá tus motivaciones con pensamientos positivos.
TODA SOLUCION A MIS PRESIONES ESTA EN EL AREA POSITIVA NO EN EL AREA NEGATIVA. UN CRISTIANO POSITIVO SE MUEVE A LO POSITIVO Y UN CRISTIANO NEGATIVO SE MUEVE HACIA LO NEGATIVO. PARA SALIR DEL PROBLEMA DEBO MOVERME HACIA LO POSITIVO: HABLAR POSITIVAMENTE, MOTIVARME POSITIVAMENTE, PENSAR POSITIVAMENTE.
Dios es positivo. Tenés que aprender a cuidar tu fe y a alimentarla. Dice Job 8:7 "Aunque tu principio haya sido pequeño tu postrer estado será muy grande" Declará: AUNQUE EL PRINCIPIO SEA PEQUEÑO, MI POSTRER ESTADO SERÁ GRANDE.
Porque tu principio pequeño pero positivo siempre te llevará a grandes resultados.
Tenemos que empezar con un paso. El ángel le dijo: ¡Levántate! Toma al muchacho. O sea, empezá a hacer pequeñas acciones positivas, porque aunque es pequeño, lo positivo siempre te llevará a la grandeza.
El primer paso siempre será una grandeza al final. Por eso Jesús dijo: "si tuvieres fe como la semilla de mostaza" que es la más pequeña, pero cuando crece es el árbol más grande. Porque lo pequeño positivo siempre es lo más grande.
Cuando tengas una presión no esperes que Dios descienda milagrosamente, sino que primero empezá a hacer algo positivo pequeño: tal vez un llamado, una carta, un saludo, una oración positiva por alguien.
Dice la Biblia que "la oración positiva del justo puede mucho"
TENEMOS QUE APRENDER A MOVERNOS POSITIVO.
El primer libro que escribí es de Aconsejamiento pastoral. Para el primer capítulo estuve como ocho meses: agarraba la hoja, no sabía escribir en la máquina. Yo escribía, me arrepentía, lo cortaba. Estuve meses enteros con cinco, seis hojas. Pero de ahí nació un texto, que se usa en muchas facultades teológicas del mundo: cuando lo pequeño es positivo, tranquilo hoy es positivo, pero tu grandeza mañana será poderosa en el Señor.
SIEMPRE HAY ALGO A LA MANO QUE PUEDO USAR POSITIVAMENTE .
Dios le dijo a Moisés: ¿qué tenés? La vara, usála. ¿qué tenía Agar? Un odre, úsalo.
Lo que tengas usálo positivamente nunca negativamente. Por eso NUNCA, NUCA DEBEMOS RENUNCIAR.
Declará: JAMAS DEBO RENUNCIAR.
Dice Eclesiastés 9: 1 "Me volví y vi debajo del sol y vi que la carrera no es de los ligeros, que la guerra no es de los fuertes, ni aún de los sabios el pan, ni de los prudentes las riquezas, ni de los elocuentes el favor"
No es importante que seas ligero, no es importante que seas fuerte, que seas sabio, que seas prudente, que seas elocuente, porque lo más importante en la carrera es que no te rindas. Porque si sos sabio y te rendiste, perdiste. Y si sos elocuente pero te rendiste, perdiste.
No renuncies. Siempre habrá presiones en tu vida para que renuncies. Y Jesús un día estaba en Getsemaní y Satanás mandó toda la presión para que renuncie. Y dice que Él transpiró gotas de sangre. Los amigos lo había abandonado, los discípulos estaban durmiendo, Judas le había traicionado, el ejército lo buscaba para matarlo, pero Jesús dijo "Señor, tu voluntad", que traducido es No voy a renunciar. Tengo presiones, me han abandonado, me han lastimado, no voy a renunciar la carrera.
Nunca permitas que tus presiones te hagan abandonar y renunciar.
Declará: QUIERO SER PROTAGONISTA Y NO "PERIODISTA".
En el Reino hay muchos periodistas cristianos. El periodista cuenta la historia, el protagonista la vive. Hay cristianos que son "periodistas", viven contando de los demás, pero Dios quiere que seas un protagonista. Conocimiento no es lo mismo que conocer. Conocimiento es todo lo que hay en tu cabeza de aquí para atrás, todo lo que vos viviste hoy es conocimiento. Todo lo que experimentas hoy es conocer. Dios nunca se mueve en tu conocimiento, porque tu conocimiento ya pasó. Dios se mueve en tu conocer. Por eso la Biblia dice "conóceme, conoceréis la verdad"
Conocer no es algo que pasó ayer, conocer es algo que me está pasando ahora. La comida de ayer es conocimiento, la comida de hoy es conocer.
El problema de muchos cristianos, que son "periodistas" y viven del conocimiento del ayer, pero no conocen a Dios hoy.
Hoy tenés que experimentarle.
Dice que Agar levantó el hijo y Dios le abrió los ojos. Dios nunca te hará abrir los ojos para ver la fuente de agua, hasta que no hagas una pequeña acción positiva. Dice que el ángel le habló desde el cielo, pero Dios intervino y le abrió los ojos del espíritu. Nunca renuncies.
Dios te dice: "hacé como Jesús que dijo Diablo, no voy a renunciar". Y cuando Jesús estuvo en la cruz, dijo terminé. Nunca renuncies a nada.
Declará:
1º NUNCA ESPERARÉ NADA DE NADIE. DECLARO MI LIBERTAD EMOCIONAL.
Nunca esperes que el otro te de felicidad, no esperes nada, porque la voz va a venir del cielo y Dios te va a dar fuerzas para levantar lo que se estaba muriendo delante de tus ojos. Tenés que ser libre emocionalmente. No necesitás a nadie, el gozo está en tu espíritu. Tenés que despertar tu espíritu para que tu estima sepa quién sos en Dios.
2º NADIE JAMAS ENTRARÁ EN EL ALTAR DE MI CORAZÓN.
Tu vida es para el Señor. Nunca estés eternamente agradecido, al único que le agradecemos todos los días es al Señor. Nunca abras tu corazón, tu corazón es para Él y entonces nadie jamás te va a lastimar.
3º NADIE PUEDE QUITARME NADA PORQUE TODO LO QUE TENGO VINO DE ÉL
Nadie puede robarte nada, vos cediste todo. Vos tenés control de tu vida. Dios le dijo a Agar "Abraham no puede robarte nada". La presión no va a robarte nada, va a revelar quién está adentro de tu corazón.
Te enseñaron mal cuando te decían Dios te catiga. ¿Saben qué hacía Dios cuando alguien tomaba su camino? No le hablaba. Cuando Dios quería estar cerca de alguien, le hablaba. El problema de la gente es que leen la Biblia pero no escuchan la voz. El problema de mucha gente es que leen el libro pero no escucharon a Dios. Necesitás no es conocimiento, es conocer hoy, que Dios te hable en tu espíritu. Cuando caminás en santidad Dios te sigue hablando, cuando tomás tu camino Dios te respeta. Por eso hubo años de silencio en la Biblia cuando la gente hizo lo que quiso, pero cuando la gente buscó a Dios, Dios reveló sus cosas íntimas a sus siervos.

No hay comentarios: